21 de noviembre de 2019. notifications
menu desktop_windows
Enlace copiado

Torreón es una de las ciudades con mayor consumo per cápita de cocaína, marihuana, anfetamina y metanfetamina en el país.

Así lo descubrió la investigación "Medición de drogas ilícitas en aguas residuales: estudio piloto en México", en la que participó el Instituto Nacional de Salud Pública y la Comisión Nacional contra las Adicciones junto a otras universidades y empresas, que a través del drenaje midieron el consumo de drogas de poblaciones específicas.

EL ESTUDIO

En México, según la Encuesta de Consumo de Drogas, Alcohol y Tabaco (Encodat), que recaba información cada cinco años, el consumo de drogas ilícitas se ha incrementado en la población de 12 a 65 años al pasar de 1.6 por ciento en 2008 a 2.9 por ciento en 2016-2017.

Sin embargo, dicha encuesta, argumenta el estudio, presenta deficiencias siendo algunas de ellas: su realización poco frecuente, su levantamiento en hogares que reduce la posibilidad de obtener representatividad de grupos vulnerables específicos y limitaciones en la validez de la información como resultad del estigma social en torno al consumo de las drogas.

Es debido a ello que se han desarrollado métodos alternativos para vigilar el consumo de las drogas, entre los cuáles se encuentra el monitoreo implementado en plantas de tratamiento de agua residual que dan servicio a áreas poblaciones definidas.

Dicho monitoreo permite estimar, por medio de la cromatografía, un método que produce manchas de colores tras identificar sustancias específicas en líquidos, el consumo per cápita de la población servida por el sistema de drenaje que alimenta la planta midiendo las concentraciones de anfetamina, metanfetamina, éxtasis (MDMA), marihuana, cocaína y heroína.

Lo anterior con la medición de metabolitos, sustancias que el cuerpo elabora o usa al descomponer alimentos, medicamentos u otras sustancias químicas,en aguas residuales, de los cuales se analizaron nueve y solo el proveniente de la heroína no arrojó resultados dada su volatilidad.

El muestreo se llevó a cabo en 20 ciudades de 13 estados del país, cada una de ellas considerando el tamaño poblacional, los niveles conocidos de consumo de drogas y niveles de violencia en relación a los homicidios y secuestros.

De esa manera, el análisis cubrió 31 plantas de tratamiento de aguas residuales y las descargas en 95 poblaciones específicas en los principales núcleos urbanos cuyas muestras provinieron de Centros de reinserción social (Cereso), Unidades de Tratamiento de Adicciones (UTA), así como centros educativos de nivel y medio superior. Las cuales enseguida fueron enviadas al laboratorio de la Universidad Jaume I de Castellón, España, para su análisis.

RESULTADOS

Para obtener el consumo de drogas expresado en miligramos consumidos cada día por mil habitantes se dividió entre el tamaño de la población entre 15 a 34 años de edad atendida por la planta de tratamiento de agua residual.

De ello, se descubrió que el nivel fue de medio a elevado en Torreón, ya que se consumen 383 miligramos por mil habitantes al día de mentanfetamina, 273 miligramos por mil habitantes al día de cocaína y 33 mil 360 miligramos de marihuana por mil habitantes al día, que representa la cifra más grande del estudio.

Como consecuencia, Torreón fue identificada junto a Nuevo Laredo y Culiacán (localidades con consumo más elevado de anfetamina y metanfetamina, respectivamente) como una urbe de alto consumo de drogas ilícitas.

Por un lado, la investigación dio a conocer que la cocaína fue la droga ilícita más detectada en las ciudades con 93.3 por ciento de los Cereso 92.9 por ciento de las UTA y en 89.5 por ciento de los centros educativos.

Por el otro, la anfetamina fue la menos detectada con 9.5 por ciento de los UTA, 6.7 por ciento de los Cereso y 5.3 por ciento de los centros educativos.

Según Tonatiuh Barrientos, investigador del Instituto Nacional de Salud Pública, las tres "son ciudades en el trayecto del trasiego de drogas, con patrones de consumo superiores al sur del país y con una población fluctuante", declaró para el diario El País.

A pesar de ser una muestra piloto, se busca que este tipo de estudios de aguas residuales aporten información complementaria a los sondeos, considerando que arrojan, en teoría, información menos sesgada y dan cuenta del uso de drogas en ciudades y regiones específicas, señaló Barrientos.

Este estudio, no refleja un estado conclusivo del consumo de drogas en los lugares muestreados, ya que sólo consideró el análisis de algunas plantas de tratamiento de aguas residuales en ciertas ciudades. Sin embargo, las estimaciones de la investigación son similares a las dela Encodat.

En este caso, las muestras se tomaron a finales de 2015, mas la investigación y verificación de la información duraron más de tres años, por lo que los resultados fueron publicados en julio de 2019.

Se busca que al igual que en otros países como Estados Unidos y Colombia, estos estudios sean una realidad en México con una política pública fuera de los laboratorios que permita actualizar con mayor frecuencia y precisión los datos que corresponden al consumo de drogas ilícitas en todo el país.

Lo anterior, gracias a que se trata en principio de un método de relativo bajo costo que permite la comparación entre sitios muestreados, ello frente a los escasos recursos orientas al servicio de salud pública en la república.

RELACIONADAS
COMENTA ESTA NOTICIA
Cargando comentarios...
Cargando más noticias...
Cargando tendencia...