16 de noviembre de 2019. notifications
menu desktop_windows
Deportes

El clásico español, en vilo hasta el miércoles

Ambos clubes tienen hasta el lunes para presentar alegaciones

EFE
MADRID, ESPAÑA, jueves 17 de octubre 2019, actualizada 7:52 am

Enlace copiado

El primer clásico de la temporada entre el Barcelona y el Real Madrid, previsto para el sábado 26 de octubre en el Camp Nou, permanecerá en vilo hasta el miércoles que viene, fecha en la que se reunirá el Comité de Competición de la Real Federación Española de Futbol (RFEF), que decidirá si finalmente se juega, se suspende o se permuta el orden del duelo y se traslada el primer envite al estadio Santiago Bernabéu.

Los incidentes acaecidos en las últimas horas en las calles de Barcelona y la atmósfera que se respira en la ciudad tras la sentencia del "procés", así como la convocatoria de una manifestación unitaria del soberanismo para dicho día, han provocado que LaLiga haya pedido formalmente a la Federación que el clásico altere su orden y que sea el Real Madrid quien organice el encuentro de la primera vuelta en el Bernabéu, para evitar posibles disturbios, antes, durante y después. "Causas de fuerza mayor", explica textualmente LaLiga.

El Comité estudiará el caso. Ambos clubes tienen hasta el lunes para presentar alegaciones, si bien la Federación entiende la urgencia del asunto y podría fallar incluso antes del miércoles, día de la semana habitual para organizar sus reuniones.

Y en este contexto, ¿qué dicen los clubes? El Real Madrid rechaza el posible cambio en el orden de los partidos y que el de la primera vuelta se dispute en el estadio Santiago Bernabéu. Fuentes del club indicaron que sería "adulterar la competición". El vestuario, por su parte, no tiene problema alguno en acudir el sábado 26 a disputar el partido al Camp Nou.

El Barcelona tampoco está dispuesto a que se cambie de escenario el partido, así informó una fuente autorizada de la entidad azulgrana.

El presidente de la Federación Catalana de Futbol, Joan Soteras, en radio Marca, mandó un mensaje rotundo. "La Federación Catalana de Futbol no va a suspender ninguno de los 5 mil partidos que se juegan este fin de semana en Cataluña".

Justo después de recibir la RFEF la petición de LaLiga de cambiar el orden del los clásicos Barcelona - Real Madrid, la Comisión Antiviolencia anunció que el encuentro "es de alto riesgo", algo habitual en este tipo de enfrentamientos.

Anoche, el Gobierno en funciones, se comprometió en un comunicado a garantizar la seguridad en Cataluña ante los actos violentos que se suceden desde hace tres días en las calles de Barcelona y otras ciudades y denunció que son acciones "coordinadas" para "romper la convivencia".

RELACIONADAS
COMENTA ESTA NOTICIA
Cargando comentarios...
Cargando más noticias...
Cargando tendencia...