18 de noviembre de 2019. notifications
menu desktop_windows
Espectáculos

Una gran velada en el Festival Revueltas

Dio vida al recién remodelado Teatro Dolores del Río

SAÚL RODRÍGUEZ / EL SIGLO DE TORREÓN
GÓMEZ PALACIO, DGO, miércoles 16 de octubre 2019, actualizada 9:20 am

Enlace copiado

En el escenario aguardaba un viejo piano de 119 años, que lucía su piel de madera oscura y mantenía en silencio el cantar de su alma. El instrumento fue paciente, esperó tácito a su cómplice, a quien lo haría hablar.

La primera velada de gala en el Festival Revueltas dio vida al recién remodelado Teatro Dolores del Río, en Gómez Palacio. El programa anunciaba la presentación del pianista duranguense Jorge Viladoms y del chelista venezolano Gregorio Nieto; dos cuerpos musicales, teclas y cuerdas en un mismo diálogo. El reloj tocó su sonata inicial cinco minutos antes de las ocho de la noche. Jorge Viladoms (Durango, 1985) volvió una vez más a la tierra gomezpalatina que vio nacer a su madre, proveniente de Suiza y envuelto en traje oscuro, como la piel del piano.

Tomó el micrófono, rememoró su infancia en la capital de Durango, esas vivencias que fluyeron por su voz en tintes de Hollywood, pues mencionó que de aquel tiempo sólo tiene recuerdos felices.

El pianista presentó la primera intervención de la noche: O canto do cisne negro del compositor brasileño Heitor Villa-lobos. Gregorio Nieto tomó su chelo, frotó el arco sobre las cuerdas y la noche trinó su magia. Después, hubo que darle turno a la muerte, a ese fin de todo ser humano. Viladoms empezó a tocar el piano a los 14 años, tras el deceso de su padre, esa ausencia revivió en la Elegía Op. 24 en Mi menor del francés Gabriel Faure y en el Oblivion de Piazzolla.

Pero la memoria del piano centenario comenzó a interrumpirse. Una falla en el pedal obligó a los artistas a pausar la presentación para que el afinador resolviera el problema. De regreso, la temática entre América Latina y París se apoyo en Maurice Ravel y en Manuel M. Ponce.

En su tercer y último concierto dentro del Festival Revueltas (pues antes tocaron en Santiago Papasquiaro y Durango capital), Jorge Viladoms y Gregorio Nieto volvieron a ser un mismo sonido.

Fotos

RELACIONADAS
COMENTA ESTA NOTICIA
Cargando comentarios...
Cargando más noticias...
Cargando tendencia...