12 de diciembre de 2019. notifications
menu desktop_windows
Enlace copiado

Oficialmente la Dirección de Medio Ambiente y Ecología contabiliza que este año han muerto alrededor de dos mil árboles de los que se han colocado en las campañas de reforestación. No obstante podrían ser muchos más con base en lo que muestran varios de los espacios públicos de la región. Y es que aunque esta dependencia los coloca y tiene un área destinada a darles seguimiento, el área de Servicios Públicos es la encargada de brindarles el riego necesario.

La cifra de mortalidad de árboles colocados en áreas destinadas a la reforestación se compone de dos porcentajes. Según la Dirección de Medio Ambiente, de un universo de unos 12 mil árboles muere un 10% de ellos, mientras que de los más de 4 mil que el Ayuntamiento compró, el 17 % no sobrevivió.

Según datos oficiales de la dependencia, en este año la Secretaría de Medio Ambiente (SMA) del Estado donó 8 mil árboles mientras que Grupo México otros 22 mil. Sin embargo, no pueden colocarlos de inmediato pues muchos de ellos son muy pequeños y por lo tanto, de ser colocados, tendrían una tasa de mortalidad más elevada.

Así, de 4,050 árboles adquiridos por el Ayuntamiento de Torreón, murió el 17%, es decir, cerca de 700 árboles. El total fue comprado por casi 1.5 millones de pesos por parte del Municipio con la justificación de que se trataba de árboles más grandes.

La realidad es que estos árboles no se adaptaron a las condiciones de la región, según dio a conocer el director de Medio Ambiente del Ayuntamiento de Torreón, Felipe Vallejo López, en su último informe.

Dicha vegetación fue comprada a Comercializadora Vivero Montemorelos. Se trata de árboles de dos pulgadas de diámetro, con una altura de 2.5 a 4 metros según el reporte de la citada dirección.

Actualmente, en la ciudad se cuenta con más de 36 mil árboles en el vivero, el problema es que el 70% de ellos tiene una altura de no más de 60 centímetros y el 30% restante es de un metro y medio por lo que su capacidad de sobrevivir aún es relativa al cuidado que se brinde en espacios públicos. Como consecuencia de lo anterior, el área encargada prefiere esperar a que sean más grandes los que se coloquen y por ende más fuertes.

Algunas de las estrategias que ha hecho la Dirección de Medio Ambiente en Torreón es la de buscar "padrinos" para estos árboles, es decir, empresas o ciudadanos que se hagan responsables del cuidado de los mismos en espacios que han sido reforestados.

Actualmente, en la mayoría de los espacios públicos a cargo del Municipio, así como en áreas con responsabilidad compartida con el Estado, hay árboles secos recién colocados. Tal es el caso del periférico, donde hay más lugares vacíos destinados a la colocación de un árbol que especies plantadas, lo que es evidente en el camellón central.

En muchos de los casos se aprecia falta de riego por parte de Servicios Públicos y además que éste se realice a las horas que debe ser, no en pleno sol del mediodía como ha ocurrido en varias ocasiones. Ante la falta de riego oportuno, sin importar su tamaño, los árboles están destinados a morir.

Actualmente en Torreón en 2019 se han colocado alrededor de 11 mil 518 árboles de los cuales 1,436 fueron para atender solicitudes de 40 escuelas; 2 mil 283 para 50 áreas verdes; 1,402 para 14 camellones y 6 mil 397 para atender solicitudes de 83 particulares, entre ellos varias empresas.

En el bulevar Laguna se colocaron 1,600 árboles, de los cuales Cementos Mexicanos (Cemex) se hace responsable. Otros 96 encinos se plantaron en la avenida Morelos, también se reforestó la Alameda Zaragoza, el Bosque Urbano, la calzada Juan Pablo II, el bulevar Libertad y el bulevar Centenario.

En 2018 se llevaron a diferentes áreas 12 mil 150 árboles, a decir de la Dirección de Medio Ambiente también hubo una tasa de mortalidad del 10%.

Actualmente la Dirección de Biodiversidad, a cargo de Fortino Domínguez, es la encargada de dar seguimiento -según informó Vallejo- mientras que la Dirección de Servicios Públicos es la responsable del riego oportuno.

SANCIONES

De acuerdo al reglamento de Desarrollo Sustentable de esta ciudad, es necesario obtener un permiso del área de Medio Ambiente para podar los árboles. Al pedir dicho permiso, el personal verifica si la poda es necesaria y el adecuado depósito de los desechos. De no ser atendida esta indicación, la ley contempla sanciones. La poda solamente es considerada necesaria cuando las ramas tocan cables de energía eléctrica o son un peligro para los ciudadanos.

La tala es sancionada, aunque el criterio aplicable para ello es relativo y depende

de la Dirección de Medio Ambiente, que es la que hace una evaluación del daño.

Regularmente se aplican multas de entre 5 mil y 10 mil pesos por parte de las autoridades municipales a particulares por talar un árbol afuera de su casa sin permiso del Ayuntamiento de Torreón. Tramitar el permiso para hacerlo es gratis pero 90 por ciento de las solicitudes no proceden porque las autoridades se encuentran con que la gente ya se aburrió del árbol que tenía.

La sanción por tala sin permiso podría llegar a superar los 42 mil pesos, pues la multa aplicable es de hasta 500 Unidades de Medida de Actualización (UMA), confirmó Felipe Vallejo.

La UMA es la referencia económica en pesos para determinar la cuantía del pago de las obligaciones y supuestos previstos en la legislación vigente. El valor de la UMA en 2016 era de 73 pesos, en este año pasó a 84.49 pesos.

El director de la dependencia dijo que para evitar inconvenientes, la ciudadanía debe solicitar un permiso de tala, siempre que esté justificada.

Tras la solicitud, la dirección manda personal a realizar una inspección para la valoración del árbol "lo cual no significa una autorización o que proceda la tala, ya que primero se tiene que verificar que en efecto sea una necesidad retirar el árbol", explicó el director.

Una razón sería que el árbol esté ocasionando daños a la vivienda o a la vía pública o que se encuentra en condiciones a punto de caer, por mencionar algunas.

Los permisos y multas aplican siempre que se encuentre el árbol en el exterior de la vivienda, en la banqueta, y no así los que se encuentren dentro de una propiedad.

ESPECIES

Una de las recomendaciones que hace la Dirección de Medio Ambiente a la ciudadanía que quiera plantar árboles es que estos sean nativos de la región como huizaches, mezquites y lágrimas de San Pedro, ya que se adaptan al clima semidesértico y generan un alto índice de supervivencia. También especies como el fresno, los cipreses y las lilas generalmente sobreviven.

De hecho, la dirección en mención ha optado por colocar en su mayoría especies que se adapten. No obstante, a pesar de que requieren de un riego de tres veces por semana, en varios de los casos, éstas no han sobrevivido. En algunos espacios públicos se nota la falta de riego mientras que otros, que contaban con riego por aspersión, los amantes de lo ajeno han hecho de las suyas, afectando su riego.

Recomendaciones

Las especies que sobreviven más:

* Aconsejan que los árboles a plantar sean nativos de la región, como huizaches, hezquites y lágrimas de San Pedro, ya que se adaptan al clima semidesértico.

* También especies como el fresno, los cipreses y las lilas generalmente resisten.

* En este año han muerto oficialmente unos dos mil árboles, pero la cifra podría ser mayor.

17 %

DE ÁRBOLES

que fueron adquiridos murieron porque no se adaptaron a las condiciones locales.

Fotos

RELACIONADAS
COMENTA ESTA NOTICIA
Cargando comentarios...
Cargando más noticias...
Cargando tendencia...