13 de noviembre de 2019. notifications
menu desktop_windows
Gómez Palacio y Lerdo

Moral y civismo

ENFOQUE

RAÚL MUÑOZ DE LEÓN
domingo 13 de octubre 2019, actualizada 11:01 am


Enlace copiado

Mucho se ha dicho, escrito y publicado sobre el propósito de Andrés Manuel López Obrador, presidente de la República, de hacer llegar a los estudiantes de educación básica, incluyendo ahora la preparatoria, el libro Cartilla Moral cuyo autor es el escritor regiomontano Alfonso Reyes.

En enero del presente año, el gobierno federal encabezado por el presidente de la República, comenzó la distribución de la Cartilla Moral que enfatiza el respeto a valores como el amor a la Patria, el cuidado a la naturaleza y el respeto a las personas. El documento se basa en la propuesta que Alfonso Reyes hizo en 1944 para formar moralmente a las y los estudiantes mexicanos. López Obrador dijo en el arranque que inició la distribución de la Cartilla Moral para fortalecer los valores de la población.

Tan importante y trascendente es la decisión presidencial de dotar de este documento a los alumnos mexicanos que se anunció la reimpresión de diez millones de ejemplares para cubrir la totalidad de los planteles en la estructura escolar del país.

Paralelamente, la señora Beatriz Gutiérrez Müller quien además de ser esposa del titular del Ejecutivo, es Presidenta del Consejo Honorario de Coordinación de la Memoria Histórica y Cultural de México, presentó en las últimas semanas del pasado mes de septiembre una Edición de Lujo de la Cartilla Moral en la Universidad Autónoma de Nuevo León, en un acto que contó con la asistencia del Rector, José Ángel Martínez Treviño.

Al hacer uso de la palabra en el mencionado evento, la señora de López Obrador, insistió reiteradamente en la necesidad de leer y releer la Cartilla Moral por ser un documento inspirador de la acción educativa de México. Dijo: "Lo que importa en el fondo es que el texto se lea. Si lo imprime uno, otro lo edita. Si esta es la edición 59, no importa. Es un texto que como lectores del siglo XXI, los invito a leer". La Cartilla Moral ha tenido varias reimpresiones desde 1944, año en que Alfonso Reyes la redactó por instrucciones de Jaime Torres Bodet, secretario de Educación Pública en el gobierno de Manuel Ávila Camacho.

Hace pocos meses el nombre del escritor regiomontano resurgió por la polémica reimpresión de la Cartilla Moral que elaboró hace 75 años, a petición del secretario de Educación Pública. Este Documento forma parte de los "Materiales Seleccionados para los Programas Emergentes de Actualización de Maestros y de Reformulación de Contenidos y Materiales Educativos", se lee en la Edición de 1992.

Alfonso Reyes Ochoa, hijo del polémico personaje de la Revolución, el General Bernardo Reyes, quien fue candidato a Presidente, es considerado como ensayista, poeta, crítico literario, diplomático, traductor, fundador de instituciones, entre otros atributos y adjetivos; nació en la ciudad de Monterrey el 17 de mayo de 1889. Fundador del Ateneo de la Juventud, cuyo antecedente fue la revista Savia Medicinal de 1906, dando lugar a la Sociedad de Conferencias que dio origen al Ateneo. Antes que todo, Alfonso Reyes fue literato, enamorado y seducido por las letras. Falleció en la Ciudad de México el 27 de diciembre de 1959. 130 años de su nacimiento; 60, de su defunción, se cumplen este año.

Escrita con sencillez, cortesía y claridad, la Carta Moral se ofrece como testimonio pedagógico de una selección de nuestros mejores escritores. Desde el Prefacio se advierte que estas lecciones están destinadas al educando adulto, pero también son accesibles al niño.

Dentro del cuadro de la moral abarcan nociones de sociología, antropología, política, ciencia, educación, higiene y urbanidad. Las frases son sencillas procurando que se relacionen unas con otras para ir preparando al lector en el verdadero discurso y en el tejido de los conceptos, pues a estos ejercicios llega el analfabeto cuando ha dejado de serlo.

La poesía de Keepling que se cita al final de la primera parte es útil en este sentido; está fraseada en trozos paralelos. Es un buen ejercicio de suspicacia, sin ser por esto nada difícil.

CONTENIDO.-

La Cartilla Alfonsina, llamémosla así, consta de 12 lecciones y dos resúmenes. Las que siguen, son algunas de ellas:

PRIMERA LECCIÓN.-

"El hombre debe educarse para el bien". Esta educación y las doctrinas en que se inspira, constituyen la moral o la ética. Todas las religiones contienen un cuerpo de preceptos morales que coinciden en lo esencial.

Podemos figurarnos la moral como una Constitución no escrita, cuyos principios son de validez universal, para todos los pueblos y para todos los hombres. Tales preceptos tienen por objeto asegurar el cumplimiento del bien, encaminando a este fin nuestra conducta

CUARTA LECCIÓN.-

"La apreciación del bien, objeto de la moral". Supone el acatamiento de una serie de respetos, que equivalen a los mandamientos de la religión. Son inapelables, y no se les puede desoír sin que nos lo reproche la voz de la conciencia; instinto moral que llevamos en nuestro ser mismo.

SEXTA LECCIÓN.-

"Después del respeto a la propia persona, corresponde examinar el respeto a la familia". Mundo humano que nos rodea de modo inmediato. La familia es un hecho natural característico de la especie humana. Los animales crean familia transitoria, y sólo se juntan durante el celo o la cría de la prole.

NOVENA LECCIÓN.-

"La Nación, la Patria, no se confunde del todo con el Estado". Éste, desde la independencia ha cambiado varias veces de forma y de Constitución, y no deja de ser la misma patria.

La Cartilla Moral que sedujo e inspiró a López Obrador para ordenar su reimpresión y distribución, postula; 1.- Respeto a nuestra persona, cuerpo y alma; 2.- Respeto a la familia; 3.- Respeto a la sociedad humana en general, y en particular a la sociedad en que vivimos; 4.- Respeto a la Patria; 5.- Respeto a la especie humana; 6.- Respeto a la naturaleza que nos rodea.

El tema de la moral, que será siempre controvertible, nos lleva, casi automáticamente a las lecciones de la materia de Civismo o Educación Cívica que cursamos en la secundaria. El curso constaba de tres etapas, grados o ciclos. En el primer ciclo el tema era El Hombre y la Sociedad, en que los temas a estudiar eran el origen de hombre, teorías o doctrinas sobre la organización de la sociedad, hasta el fin de ésta; la familia; cómo apareció en el horizonte del mundo; tipos o clases de familia.

El segundo ciclo era El Hombre y la Economía. Aquí teníamos oportunidad de conocer el concepto de necesidad; los grandes procesos económicos: producción, circulación, distribución y consumo. Los factores de la producción: naturaleza, trabajo, capital y organización; la empresa. La división del trabajo, necesidad y satisfactores; la riqueza, generación de ésta. La sociedad mercantil.

El tercero y último capítulo del curso estaba dedicado al hombre y su desarrollo social por eso llevaba como título: El hombre y el Derecho. Aquí nos adentramos en el mundo de las normas: jurídicas, sociales y éticas o morales, todas ellas dirigidas a la conducta del hombre para dirigirla a la realización del bien y al respeto de las personas entre sí para lograr la convivencia y la armonía sociales. El autor de los libros de texto era el maestro Benito Solís Luna.

[email protected]

Octubre 13 de 2019

RELACIONADAS
COMENTA ESTA NOTICIA
Cargando comentarios...
Cargando más noticias...
Cargando tendencia...