22 de noviembre de 2019. notifications
menu desktop_windows
Internacional

Guerra de EUA en Afganistán alcanza la mayoría de edad sin final a la vista

El presidente Trump dio por rotas las negociaciones de paz con los talibanes el mes pasado

EFE
KABÚL, AFGANISTÁN , lunes 07 de octubre 2019, actualizada 12:41 pm

Enlace copiado

La guerra de Estados Unidos en Afganistán cumplió este lunes 18 años, una mayoría de edad de un conflicto sin un final a la vista, después de que a raíz de los altos niveles de violencia el presidente estadounidense, Donald Trump, diera por rotas el mes pasado las negociaciones de paz con los talibanes.

"Es hora de que nos retiremos de estas ridículas guerras sin fin, muchas de ellas tribales, y devolvamos a nuestros soldados a casa", declaró Trump este domingo al justificar su anuncio de retirada de las tropas estadounidenses de Siria, un mensaje que bien podría referirse al conflicto más largo en la historia de EUA: Afganistán.

El 7 de octubre de 2001, Estados Unidos reaccionaba a los atentados del 11 de septiembre en Nueva York y Washington y a la negativa del régimen talibán de entregar a los culpables, entre ellos el multimillonario saudí Osama bin Laden, con el inicio de una serie de bombardeos respaldados en tierra por opositores afganos.

El régimen talibán cayó dos meses después, pero la guerra continúa, y tras casi dos décadas de conflicto el Gobierno de Kabul controla el 54 % del territorio afgano, mientras que los insurgentes dominan un 12 % y el restante 34 % está en disputa.

"Todos los bandos, después de 18 años de conflicto, deberían haber aprendido que esta guerra no tendrá un vencedor por la vía militar, por lo que ahora es responsabilidad de todas las partes sentarse a negociar y encontrar una solución política", declaró a Efe el analista Safiullah Mullakhil, miembro del centro de estudios Rana.

Mullakhil criticó que, mientras no se alcance un acuerdo, los que salen perdiendo en este "derramamiento de sangre" son los civiles, con decenas de miles de muertos, heridos y desplazados por la guerra.

Sólo en la primera mitad del año, según datos de la Misión de la ONU en Afganistán (UNAMA), 1,366 civiles murieron y 2.446 resultaron heridos, de los cuales alrededor de un 30 % son menores.

"Imagínese cumplir 18 años sin haber conocido nada más que conflictos y guerras durante toda su infancia y años de formación. (...) La violencia ha sido especialmente alta en los últimos meses; solo en agosto, una media de 74 personas fueron asesinadas a diario", denunció hoy en un comunicado el director para Afganistán de la ONG Save the Children, Onno van Manen.

Una cifra que aumenta cada día, con el último ataque de relevancia este mismo lunes en la provincia oriental de Nangarhar, donde 10 personas murieron y otras 27 resultaron heridas, en su mayoría civiles, tras la detonación de un vehículo cargado de explosivos al paso de un autobús con reclutas del Ejército.

Ante esta situación, representantes de EUA y los talibanes habían mantenido durante el último año nueve rondas de negociaciones en Doha en las que se llegó incluso a redactar un borrador de retirada, pero que Trump canceló de manera abrupta el mes pasado después de un atentado en Kabul en el que murió un estadounidense.

Los talibanes, sin embargo, llamaron hoy de nuevo a Estados Unidos a la mesa de negociación para que, a diferencia de "los últimos 18 años, no dejen pasar más oportunidades" y pongan "fin al uso inútil de la fuerza", reclamando que "tomen medidas sinceras para encontrar el camino lógico a seguir" hacia la paz.

El director de la Universidad Salaam de Kabul y miembro del Centro de Estudios Estratégicos y Regionales (CSRS), Misbahullah Abdul Baqi, recordó además que EUA no ha logrado ninguno de sus objetivos cuando invadió Afganistán en 2001: el fin del terrorismo y del cultivo de opio, y un sistema democrático fuerte.

Según Baqi, hoy los grupos armados proliferan en el país, el cultivo de opio logró el año pasado un récord histórico y la falta de seguridad y desconfianza en el proceso electoral se vio reflejada en las presidenciales de hace dos semanas con la baja participación.

En esas elecciones, cuyos resultados finales no se conocerán hasta el 7 de noviembre, depositaron su voto 2.7 millones de los 9.6 millones de afganos que estaban llamados a las urnas. "La gente ha perdido la fe", concluyó.

RELACIONADAS
COMENTA ESTA NOTICIA
Cargando comentarios...
Cargando más noticias...
Cargando tendencia...