15 de noviembre de 2019. notifications
menu desktop_windows
Torreón

'Recibí el riñón y volví a ver la luz', narra paciente trasplantado

'Tras una vida de estrés y tensión le doy valor al aire que respiro, al color de las plantas y pájaros', señala Ignacio Monsiváis, quien recibió un riñón

DIANA GONZÁLEZ / EL SIGLO DE TORREÓN
TORREÓN, COAH, lunes 30 de septiembre 2019, actualizada 7:40 am

Enlace copiado

"Cuando conseguí un donador abrí los ojos y volví a ver la luz, vi que había esperanza, yo para entonces me sentía muy deprimido, ahora le doy valor al aire que respiro, al color de las plantas, a los pájaros, al amor de mis seres queridos", dice Ignacio Monsiváis González, un profesor de primaria con Maestría en Matemática Educativa, quien recibió hace casi 6 años un trasplante de riñón.

El también ex piloto aviador militar, cuenta actualmente cuenta con 71 años de edad. Originario de San Esteban de Egipto, un poblado del municipio de Francisco I. Madero, Coahuila. Trabajó "levantando" la calidad educativa de varios planteles de Durango y tuvo varios negocios.

"Yo era un hombre de trabajo y muy exigente, un médico me dijo que todos mis males de salud se debían a mi actitud en el trabajo por el estrés y el nerviosismo. Yo estoy operado de la vesícula, soy diabético de hace 25 años, me operaron de las manos. Tenía yo entonces unos negocios que me ponían muy tenso", recuerda Don Ignacio.

Siendo el mayor de 9 hijos, al igual que en su padre, recaía en él una gran responsabilidad al ser uno de los principales sostenes del hogar para que sus otros 8 hermanos pudieran estudiar, situación que lo obligó a abandonar la milicia de manera muy temprana.

Don Ignacio Monsiváis tuvo en total 7 hijos producto de dos matrimonios y la vida ha sido a veces muy dura: "Uno de ellos se me suicidó", recuerda el hombre, quien no obstante no puede esconder su amor por la vida luego de haber recibido un trasplante de riñón el 5 de diciembre del 2013.

"Como todo, empieza uno que se siente enfermo. Yo era delgado y de repente engordé, me decían que me veía saludable, no sabíamos que la gordura era un efecto de la enfermedad. Yo retenía líquidos. Un día fui al ISSSTE de Gómez Palacio y un médico de Urgencias me tomó la presión. Estaba muy alta", recuerda.

Durante un año de tratamientos trató de rescatar sus riñones y que volvieran a funcionar como antes pero la conclusión médica fue contundente; Necesitaba un trasplante de riñón.

Mientras, para sobrevivir, sería necesario que le fuera practicada una Hemodiálisis, procedimiento indicado en casos severos de insuficiencia renal mediante el cual se filtra la sangre.

"Duré meses con Hemodiálisis, tres veces por semana y duraba tres horas, el problema es que en el ISSSTE hay muy poco equipo y se descompensa mucho la atención. Durante esos meses me dediqué con mas ahinco a realizar todo el protocolo necesario que además es extramadamente burocrático y lento son como 40 pruebas para determinar si es necesario o no realizarlo pero entonces un pariente me dijo que me regalaba el riñon y eso fue un regalo del cielo. Él es hijo de una prima de mi mamá. Tiene buen corazón. Me hizo saber que quería salvarme la vida y entonces él como donador también hizo las mas de 12 pruebas necesarias. No desistió pese al tiempo que tomó. Al estar todo en orden procedieron pero no fue fácil", recuerda.

Y es que requiriendo él un riñón y con la fortuna de contar con un donador se tuvo que enfrentar a la falta de criterio de autoridades del ISSSTE pues fue en ese tiempo cuando cerraron por cuestiones políticas la oportunidad de realizar los trasplantes de riñón en el Hospital General del ISSSTE de Torreón.

"Fui el último que se trasplantó aquí en el ISSSTE de Torreón, no se si le di lástima al Dr. Valdéz o qué pasó pero después de mucho al final me autorizó pero posteriormente a nadie después de mí", recuerda.

Posterior a la operación, al momento de requerir las medicinas supo que se cancelaron los trasplantes porque costaba mucho el mantenimiento de los pacientes.

CANCELAN CIRUGÍAS DE TRASPLANTES

"En ese tiempo hicimos paros, publicaciones, lo que hicieron fue quitar al director pero no resolvieron el problema de fondo y eso estaba atorado en el Estado porque de hecho desde México dieron la orden de que debían continuar los trasplantes pero el que estaba entonces de encargado del ISSSTE en Coahuila dio la orden de que no se hicieran", recuerda Don Ignacio.

En ese tiempo, el delegado federal en Coahuila del Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado (ISSSTE) era Sebastián Zepeda Contreras, quien renunció apenas en mayo de este 2019 a dicho cargo como parte de los reajustes que hizo el Gobierno Federal. Francisco Elizalde Herrera, subdelegado médico del ISSSTE, ya ocupaba este cargo en 2013 mientras que el Dr. Héctor Valdés Gutiérrez, era en ese mismo año el director del Hospital del ISSSTE de Torreón.

Los tres médicos negaron la autorización para continuar con los trasplantes de riñón en el ISSSTE de Torreón, política que hasta la fecha se mantiene pese a que el ISSSTE a nivel nacional promueve acciones en materia de servicios por trasplantes de órganos, servicios que no se prestan en la unidad de Torreón pese a contar en esta ciudad con los especialistas y mas en esta Semana de Donación de Órganos y Tejidos en la cual se recibió además la visita del presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador.

Incluso, recientemente la coordinadora nacional de donación en el Instituto, Lizaura Gómez Flores, informó que el director general del ISSSTE en el país, Luis Antonio Ramírez Pineda, impulsa de manera decidida la donación y que del 1 de diciembre de 2018 a la fecha, el Instituto concretó 26 donaciones multiorgánicas y 60 de tejidos (corneal, músculo-esquelético y de piel), que permitieron salvar la vida a 56 personas con 13 hígados y 43 riñones.

"Pero pasan cosas que vimos aquí en Torreón y que siguen vigentes, por ejemplo, el Dr. Héctor Valdéz Gutiérrez fue el director que en esos años cerró el programa pero sabemos que él solo recibía órdenes de sus superiores del ISSSTE en Saltillo y es que por esos tiempos se obtuvieron unos recursos para un hospital de especialidades del ISSSTE para Torreón pero supimos que Moreira prefirió llevárselo a Saltillo", recuerda. No obstante la necesidad en Torreón de que se puedan realizar trasplantes sigue vigente.

"El problema fue que e n el ISSSTE de allá no tienen los especialistas para trasplantes y en cambio en Torreón sí los hay, son cosas que uno ve, por ejemplo en este hospital de Torreón que sabemos que ya es insuficiente no es de especialidades pero se realizaron 50 trasplantes en su momento y todos exitosos, muchos luchamos en muchas partes para que siguieran pero no lo conseguimos incluso en su momento, el coordinador nacional de trasplantes le dijo al Dr. Valdez que no tenía ningún veto para seguir con los trasplantes y él solo se quedaba callado porque estaba siguiendo órdenes, por eso yo fui el último en recibir el trasplante", recuerda Don Ignacio.

SIEMPRE HAY ÁNGELES

No obstante, Ignacio Monsiváis también hace un gran reconocimiento a los profesionales de la salud que se comprometen en salvar la vida de las personas, pues en su caso fue un equipo de mas de 33 personas las que participaron para que su operación fuera exitosa, en especial agradece al Dr. Alejandro Gómez Alvarado, a quien considera un médico excepcional con gran calidad humana siendo el médico que le trasplantó el riñón.

´´"Una persona muy comprometida con su vocación... Muy pero muy humano". También a la enfermera Sandra Luz Sánchez Vitela, coordinadora de donación de órganos para trasplantes "Ella es un ángel, así le decimos todos los que fuimos trasplantados en ese tiempo. Muy movida, como pocas enfermeras que hay aquí".

Por supuesto, la vida para este paciente cambió después del trasplante, ahora es muy disciplinado con las comidas en cuanto a no comer irritantes y no bebe alcohol. Su fortaleza de carácter es innegable pues hace apenas tres años y medio que su esposa falleció en un trágico accidente automovilístico. Hoy recuerda a su compañera con amor y agradecimiento: "Ella me cuidó mucho, valoré todo lo que ella hacía, desde la limpieza, mis horarios de medicina, me movía, cuando no servía el elevador ella iba por el médico y lo bajaba hasta donde yo estaba casi de una oreja, me decía que todo iba a estar bien, que vendería lo necesario, era una mujer muy inteligente", recuerda.

Hoy Ignacio ve la vida desde otra perspectiva, luchó mucho por su vida pero hoy es sobreviviente de una enfermedad que condena día a día a muchas personas a la muerte ante la falta de donadores de órganos.

En el 2013, cuando él esperaba uno había 304 personas como él que necesitaban un trasplante y en espera de un donador. No obstante, hoy sonríe y asegura: "Tras un trasplante hay mucha esperanza de vida. Tengan fe en Dios, Dios nos da la licencia de estar", acotó.

CÓMO SER DONADOR

La donación es el acto de dar un órgano, tejido o células de sí mismo a otra persona que lo necesita para mejorar su salud.

Para que una donación se realice es necesaria la autorización de las personas que toman la decisión: el propio donador, sobre todo en la donación en vida, o de los disponentes, es decir las personas que deciden donar los órganos o tejidos de un familiar que perdió la vida.

Quien desee acreditarse como donador, puede consultar la página de internet del Centro Nacional de Trasplantes (Cenatra): https://www.gob.mx/cenatra/ -

Aquí puede usted conocer cómo se realiza una donación en vida o una donación cadavérica.

El proceso de donación se hace en hospitales autorizados por la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios de la Secretaría de Salud.

Si desea obtener el formato oficial para dar el consentimiento expreso para donar órganos, tejidos y células después de la muerte, para que éstos sean utilizados en trasplantes, y que no puede ser revocado por ningún tercero lo puede ingresar al sitio web del Cenatra descargar desde el siguiente enlace: https:// www.gob.mx /tramites/ficha/consentimiento-expreso-para-donar-organos-tejidos-y-celulas-despues-de-la-muerte-para-que-sean-utilizados-en-trasplantes/CENATRA1586.

Cifras

Según datos oficiales

*Hasta el primer semestre de este año, según el Cenatra, existen 15,939 personas en lista de espera de un riñón; 5,988 en la espera de una córnea; 311 en espera de un hígado; 37 en espera de un corazón; 12 la espera de pulmón.

*En total en el primer semestre del 2018 había 21,083 personas en lista de espera de un órgano en el país, y en el primer semestre del 2019 la cifra aumentó a 22,290 personas.

*Coahuila recién alcanzó sexto lugar, según cifras del propio Centro Nacional de Trasplantes (Cenatra), en donadores, al registrar a 2 mil 294 donadores voluntarios hasta junio de 2019.

*En Coahuila la lista de espera es de 3 mil 200 pacientes y en 2018 solo obtuvieron 13 donadores.

*Los jóvenes coahuilenses son quienes mejor han respondido a este programa, ya que el 90 % de las personas registradas corresponden a jóvenes de entre 25 a 30 años de edad.

RELACIONADAS
COMENTA ESTA NOTICIA
Cargando comentarios...
Cargando más noticias...
Cargando tendencia...