20 de septiembre de 2019 notifications
menu desktop_windows
Columnas Finanzas

Contexto lagunero

Terrible Déficit

JUAN MANUEL GONZÁLEZ
lunes 09 de septiembre 2019, actualizada 8:28 am


Enlace copiado

Es difícil para el arquero atinarle al centro, si no sabe dónde está el blanco” Losdatosalosqueharéreferencianospermiten conocer más la realidad que enfrentan las personas de la tercera edad en México, de ninguna manera pretenden ser pesimistas sino, al contrario, conocer la realidad para prepararnos en consecuencia.

De acuerdo con cifras del Consejo Nacional de Población del año 2017, en México existen 12 millones 973 mil 411 personas mayores de 60 años, de los cuales el 53.9% son mujeres y el 46.1 son hombres. Aunque una gran parte de las casas que proveen cuidadopermanente a adultos mayores no están registradas, lo que si se tiene registrado es que en estas instituciones residen 22, 611 personas, de las cuales 61% son mujeres y poco más de la mitad (55%) cuentan con una escolaridad máxima de primaria.

Respecto a la salud de los adultos mayores, el INEGI estima que más del 20% sufre algún trastorno mental o neurológico, siendo las enfermedades más frecuentes de esta índole, la depresión y la demencia. En su estudio La Demencia en México, Luis Miguel Gutiérrez muestra que el 26.9% presentan algún grado de discapacidad que les dificulta desarrollar de manera autónoma algunas actividades instrumentales -actividades que permiten a una persona vivir de forma independiente y autónoma- de la vida diaria: caminar, bañarse, acostarse o levantarse de la cama, vestirse.

Un 24.6% muestran dificultades para realizar al menos una de las cuatro actividades siguientes: preparación de alimentos, compra de alimentos, administración de medicamentos y manejo de dinero. En estos dos tipos de discapacidad, el número de personas que las padecen aumenta a medida que aumenta la edad, y es mayor en las mujeres.

Hay un aspecto que tiene una influencia predominante para el desarrollo de discapacidad y dependencia: las caídas, de acuerdo con la Encuesta Nacional de Salud y Nutrición. Al menos el 34% de quienes mostraron discapacidad o dependencia, sufrió una caída en los doce meses previos a la encuesta, siendo las mujeres las más afectadas.

Los datos de la Encuesta coinciden con los reportes de la Dirección General de Información de Salud de Nuevo León, los traumatismos constituyen la causa de hospitalización más frecuente, seguida por las enfermedades del corazón, hernias, enfermedades de la vesícula y enfermedades cerebrovasculares. La mayor parte de las causas de hospitalización de un adulto mayor son potencialmente generadoras de dependencia severa.

El Directorio Estadístico Nacional de Unidades Económicas (DENUE, 2017) indica que en todo el país existen registrados 1808 centros para el cuidado de adultos dependientes, de los cuales el 51% son privados. Del total de estos centros, 1, 020 (56%) proporcionan, además de cuidado, alojamiento permanente y se denominan casa-hogar. De los 1, 020, solo el 5% (51) corresponden a instituciones públicas. El 95 % restante esta formado por la iniciativa privada de tipo religioso, asociaciones civiles, organismos de asistencia o instituciones de financiamiento privado.

La infraestructura y los servicios otorgados por las casas hogar son los siguientes: de 7 a 20 dormitorios por casa hogar; de 10 a 29 camas por casa hogar; disponibilidad de espacios e instalaciones: sala de convivencia grupal 65%, consultorio médico o enfermería 65%, instalaciones para rehabilitación 32%; tiempo de residencia en casa hogar: desde unos días hasta 6 o más años 22, 547 predominando el grupo de3a6 años con un 48.6%. En cuanto a la disponibilidad de servicios: servicio médico 89%, medicamentos 64%, ejercicio o terapia física 80% y apoyo psicológico 60%.

Como se puede notar, el porcentaje más bajo de disponibilidad de servicios lo presenta el servicio de psicología, a pesar de que la depresión es una enfermedad muy frecuente en los adultos mayores, lo que puede estar relacionado a un sentimiento de aislamiento y soledad. Las fuentes de financiamiento son principalmente cuotas de usuarios o familiares, donaciones de particulares, donaciones de agrupaciones religiosas y colectas o rifas.

Los estudios de la calidad de vida han encontrado una relación muy importante entre ésta y el sentirse reconocidos como individuos autónomos, que tienen familiares y al mismo tiempo la libertad para mantenerse lo más activos posibles dentro de la institución en la que viven o pasan la mayor parte de su tiempo. La comunicación es, para los adultos mayores, la actividad más importante de su día.

En un estudio hecho por el DIF y por la UDEM en 54 casas de cuidado de Monterrey, se reportó falta de personal especializado para atender a los adultos dependientes por discapacidad intelectual o física y, además, la mitad de estos lugares son casas que se adaptaron y no cuentan con los lineamientos de seguridad determinados por Protección Civil.

Aquí quiero hacer una suposición muy conservadora en lo que respecta a los adultos mayores que requieren de cuidados temporales o permanentes en instituciones públicas o privadas. Si suponemos -repito, siendo muy conservadores- que el 1% de todos los adultos mayores requieren este tipo de cuidados, estamos hablando de 130 mil personas, y solo hay una capacidad instalada para el 17.3% (22, 611) de esas 130 mil, un reto enorme para México.

RELACIONADAS
COMENTA ESTA NOTICIA
Cargando comentarios...
Cargando más noticias...
Cargando tendencia...