18 de octubre de 2019 notifications
menu desktop_windows
Columnas Finanzas

40 años de evolución de la industria automotriz mexicana

ERNESTO M. HERNÁNDEZ
lunes 02 de septiembre 2019, actualizada 8:30 am


Enlace copiado

La historia de la industria automotriz en nuestro país es una historia de éxito. No sólo se ha consolidado como uno de los pilares de la economía nacional, sino su constante evolución ha atraído y desarrollado talento que hoy compite a nivel internacional.

Durante cuatro décadas de trabajo en este apasionante sector he sido testigo de cambios que pocas industrias han experimentado en México. Quizá la mayor transformación se dio a partir de 1994, con la entrada en vigor del Tratado de Libre Comercio de América del Norte.

Por aquellos años, en el mercado mexicano participaban sólo cinco marcas y el tamaño de la industria era de 620 mil vehículos. En contraste, al cierre de 2018 se registraron ventas superiores a 1.4 millones de autos y camionetas, y son casi 50 marcas que compiten por un espacio en el mercado mexicano. Al mismo tiempo, son ya muchas las armadoras que manufacturan vehículos en el país.

El potencial de ventas nacionales no es la única fortaleza en esta industria. La producción de vehículos es de hecho hoy una de las mayores cualidades del sector automotor mexicano, cuya capacidad y calidad son reconocidas globalmente. México cerró 2018 como el sexto productor mundial de autos, solamente detrás de China, Estados Unidos, Japón, India y Alemania.

La industria automotriz ha representado en los últimos años alrededor de 3% del PIB nacional y 18% del PIB de manufactura. Asimismo, este sector es uno de los principales receptores de Inversión Extranjera Directa (IED), aportando 12.5% del total entre 2000 y 2018, con casi 66 mil millones de dólares, de acuerdo con la Secretaría de Economía.

En otro orden de ideas, con más de 50 tratados de comercio internacional, la industria automotriz ha mantenido un dinamismo interesante. Este y otros factores dentro de los que destacan el acceso y el costo del crédito automotriz, han ayudado a que el tamaño de nuestro sector siga siendo relevante en el contexto global.

Hablando de empleo, una industria como la antes descrita presenta oportunidades enormes de atracción y desarrollo de talento. Empresas de proveeduría, plantas de manufactura, centros de distribución, inversionistas distribuidores y otros, participan en una gran cadena de valor que genera una importante derrama económica e innovación constante.

Se estima que al cierre de 2018, entre empleos directos e indirectos, el sector cobijaba a casi 2 millones de personas entre los que, por su sólida experiencia y capacidad, hay muchos ingenieros, licenciados y técnicos reconocidos más allá de nuestras fronteras. Esta cifra de empleo dimensiona la relevancia que tiene la industria al contribuir al bienestar de las familias mexicanas.

Comunidades enteras han progresado durante las últimas décadas gracias a la solidez de las empresas que se han instalado a lo largo y ancho del país, y que han conectado con sus habitantes, no sólo generando empleo, sino también con robustos programas de responsabilidad social y filantropía.

Para mí ha sido un privilegio y un honor haber participado 40 años en esta gran industria. A lo largo del tiempo tuve oportunidad de ver la evolución del mercado, la profesionalización del talento, el crecimiento de importantes grupos de distribución de vehículos, el desarrollo de la cadena de suministro, el avance de tecnologías, la sofisticación en los autos y de clientes perfectamente informados que exigen lo mejor.

El reto en el corto plazo es retomar crecimiento en un ambiente macroeconómico incierto y asegurar que industria, gobierno, sector financiero y academia trabajen en crear las condiciones propicias para el desarrollo y maduración de cadenas de suministro y evolución de tecnologías que satisfagan a los clientes.

Hacia adelante veo muchas oportunidades y potencial para que este sector siga siendo aún más relevante. Estamos viviendo una de las grandes revoluciones tecnológicas de la historia que impacta todos los aspectos de nuestras vidas, incluyendo por supuesto a la industria automotriz, que impulsará la manera en que nos moveremos en el futuro. Hay equipos en todo el mundo realizando investigación de nuevos trenes de propulsión, vehículos híbridos y eléctricos, y autónomos, así que vienen grandes cambios.

Después de cuatro décadas de trabajo me despido de mi querida General Motors de México dejándola con récords históricos en desempeño comercial, financiero y manufacturero. Agradezco a toda la gente que durante estos años me acompañó y que hizo esto posible.

Tengo la confianza de que la industria automotriz continuará siendo uno de los motores económicos de México.

Presidente y director general de General Motors de México, Centroamérica y Caribe

RELACIONADAS
COMENTA ESTA NOTICIA
Cargando comentarios...
Cargando más noticias...
Cargando tendencia...