05 de diciembre de 2019. notifications
menu desktop_windows
Internacional

Tienen primer cara a cara Trump y Macron

Pese a las fricciones del pasado, Trump llegó con aire conciliador a Francia

EFE
PARÍS, FRANCIA, domingo 25 de agosto 2019, actualizada 11:22 am

Enlace copiado

El presidente de Francia, Emmanuel Macron, y el de Estados Unidos, Donald Trump, mantuvieron este sábado una comida de trabajo previa al inicio de la cumbre del G7 en la que, pese a sus divergencias, ambos se mostraron conciliadores y con ganas de trabajar juntos.

Trump "es un invitado muy especial para nosotros", dijo Macron a la prensa al inicio de ese encuentro en Biarritz, en el suroeste francés, que se prolongó durante dos horas.

Se trata de su primera cita bilateral antes de que el conjunto de negociaciones comience con el resto del G7 (Alemania, Reino Unido, Italia, Canadá y Japón), y sirvió para que ambos tomaran el pulso a sus respectivas posturas.

La situación en Libia, Siria, Ucrania, Corea del Norte e Irán formaron parte de su agenda.

"Tenemos que trabajar muy duro porque creo que compartimos el mismo objetivo, asegurarnos de que no tiene acceso al arma nuclear", dijo Macron sobre Irán, pese a que Trump se retiró en 2018 del acuerdo nuclear internacional alcanzado tres años antes con la República Islámica.

"De hecho, tenemos mucho en común", añadió el mandatario estadounidense, que llegó a Biarritz acompañado de su esposa, Melania.

Trump se mostró satisfecho del ambiente encontrado hasta ese momento: "De momento todo bien. El tiempo es perfecto y todo el mundo se está llevando bien. Espero que consigamos mucho este fin de semana".

Este mismo viernes, no obstante, había reiterado su amenaza de imponer aranceles al vino francés en respuesta a la aprobación por Francia de la llamada "Tasa GAFA" (por Google, Apple, Facebook y Amazon), una ley que obliga a los gigantes tecnológicos a pagar un impuesto del 3 % sobre la facturación de su negocio digital.

Según fuentes del Elíseo, este encuentro sirvió para que ambos pudieran ir al "fondo del asunto" en temas que requieren ser abordados de "inmediato", y para que Macron creara "las condiciones para que haya un buen nivel de convergencia" en este G7.

Trump señaló a Macron que no quiere "la guerra con Irán, sino alcanzar un acuerdo", y admitió que aunque a su juicio es necesario presionar a China, entiende el impacto que esto tiene sobre la economía mundial, una postura que para Francia ofrece elementos de discusión.

El presidente francés, por su parte, le aclaró que la tasa "GAFA" no tiene como objetivo perjudicar a grandes empresas estadounidenses como Facebook o Amazon, sino adaptarse a las nuevas realidades.

"Lo que trasciende de esta comida es que hay intereses comunes, una agenda compartida entre miembros del G7 y que hay que trabajar para hacerla operativa", concluyeron las fuentes francesas, según las cuales esta conversación fue "muy productiva".

ESTALLAN LAS PROTESTAS

Miles de manifestantes salieron el día de ayer a las calles de las localidades francesas de Bayona y Hendaya para protestar contra la Cumbre del G7, sus políticas económicas y climáticas.

En Bayona, situada a unos ocho kilómetros de Biarritz, la policía francesa dispersó con gases lacrimógenos y chorros de agua a la movilización contra la cumbre del G7, que no contó con el permiso de las autoridades locales.

Los enfrentamientos comenzaron luego que varios de los asistentes de la marcha, que llevaban la cara y cabeza tapadas con pañuelos, comenzaron a lanzar objetos contra las fuerzas del orden, de acuerdo con la agencia de noticias Europa Press.

La policía arrestó a 68 manifestantes, de los cuales 38 se encuentran aún bajo custodia de las autoridades, indicó el diario local Le Monde.

Mientras que por la mañana, unos 15 mil opositores a la Cumbre del G7, entre los que había "chalecos amarillos", independentistas catalanes y activistas del medio ambiente, se manifestaron en la ciudad fronteriza de Hendaya, en los Pirineos franceses, a 30 kilómetros de Biarritz, donde este sábado inició el cónclave.

Algunos de los manifestantes llevaban botes salvavidas para recordar a las víctimas de la crisis migratoria en el Mediterráneo o con pancartas para demandar a los gobiernos detener la destrucción del planeta.

La protesta se desarrolló de manera pacífica horas antes de la llegada de los líderes del G7, sin que se registraran enfrentamientos con las fuerzas del orden, de acuerdo con la emisora Radio Francia Internacional.

Por solicitud de los organizadores de la movilización, los cuales habían desplegado su propio servicio de orden, la policía solo siguió con discreción a los manifestantes que realizaron un recorrido de tres kilómetros.

Al concluir la manifestación, los asistentes se dispersaron con calma, aunque algunos lamentaron el hecho de protestar tan lejos de la sede la cumbre, por lo que algunos de manera informal anunciaron que se reunirán en Biarritz, en el suroeste de Francia.

La víspera se registraron enfrentamientos en la localidad francesa de Urruña, a 23 kilómetros de Biarritz, donde se realizó la contracumbre del G7. Las autoridades reportaron 17 detenidos y cuatro policías con heridas leves.

RELACIONADAS
COMENTA ESTA NOTICIA
Cargando comentarios...
Cargando más noticias...
Cargando tendencia...