18 de octubre de 2019 notifications
menu desktop_windows
Columnas Finanzas

Empresa

Slim, Bremer y Romo, en el Palacio Sultán con el hijo de AMLO

MARIO MALDONADO
lunes 19 de agosto 2019, actualizada 1:21 pm


Enlace copiado

El pasado 14 de abril, tres empresarios ocuparon el palco de honor del estadio de beisbol de Monterrey, conocido como Palacio Sultán. Carlos Slim, Carlos Bremer y Alfonso Romo, el jefe de la Oficina de la Presidencia, se reunieron para ver el partido de grandes ligas entre los Rojos de Cincinnati y Los Cardenales de San Luis.

La presencia del magnate Carlos Slim no causó sorpresa, pues se ha hecho común que asista a eventos de trascendencia del llamado rey de los deportes, como sucediera en la inauguración en 2018 de la Serie del Caribe en Jalisco; aquella ocasión en compañía del expresidente de Estados Unidos, Bill Clinton, y de Bremer.

Tampoco fue sorpresa el arribo al palco del segundo piso de Alfonso Romo, a quien se le ve frecuentemente en la zona de Monterrey y en el municipio de San Pedro Garza García, donde reside, departiendo con empresarios a los que aprovecha para invitar a sumarse a la administración de Andrés Manuel López Obrador.

“Les conviene apoyar la Cuarta Transformación”, suele decirles.

Lo que sí causó extrañeza fue la presencia en el Palco Sultán de un joven de 26 años que los acompañaba, al que los empresarios, en especial Bremer, trataban con singulares deferencias y que entre las pausas del partido acaparaba la conversación de los hombres de negocios. Era el hijo del presidente López Obrador, Gonzalo Alfonso López Beltrán.

El más pequeño de los hermanos López Beltrán se situaba junto al anfitrión de la noche, el presidente de Value Grupo Financiero y principal patrocinador de los Sultanes de Monterrey, Carlos Bremer; el mismo que, según confirmaron fuentes que presenciaron la reunión, extendió la invitación al hijo de López Obrador.

La reunión quedó inmortalizada en una fotografía que tomó uno de los asistentes, en la cual Carlos Bremer sale abrazando a Gonzalo Alfonso, quien sonríe para la cámara.

El presidente y director general de Value Grupo Financiero saltó a la fama por su amistad con empresarios como Carlos Slim, con deportistas como Saúl “El Canelo” Álvarez y con estrellas del espectáculo como el cantante Luis Miguel, pero pocos conocían los vínculos que mantenía con el gobierno de la Cuarta Transformación, incluso antes de ser anunciado como el ganador de la subasta de la mansión de Zhenli Ye Gon.

No ha sido la única ocasión que Gonzalo Alfonso se reúne con Bremer y otros empresarios. Primero, por su afición al deporte de las novenas y también por una labor de acercamiento con el sector empresarial que le ha encargado su padre. Esto, mientras su hermano mayor José Ramón recorre municipios del Estado de México y Andrés Manuel opera la política de Ciudad de México. Fuentes cercanas a Bremer dicen que él ha sido el encargado de tender los puentes oficiales que Carlos Slim había dinamitado cuando salió a criticar la decisión de cancelar el aeropuerto de Texcoco.

Y así como aquella vez de la cena con la que Slim agasajó a Bill Clinton, en febrero, con una cuenta de 19 mil pesos a nombre de Bremer, habría sido también quien le pidió al dueño de Value pujar y comprar la mansión de Zhenli Ye Gon por 102 millones; esta vez para agasajar a otro personaje: Andrés Manuel López Obrador.

Banxico: es el Estado de derecho

La decisión de política monetaria que tomó el Banco de México (Banxico) el jueves pasado, de bajar la tasa de interés en 25 puntos base para dejarla en 8%, no ayudará en gran medida a estimular la economía, pero tampoco es suficiente para que los inversionistas miren a otros países.

México aún es el tercer país con las tasas de interés más altas, luego de Turquía y Argentina. La votación, 4 a 1, para recortar la tasa mostró que la Junta de Gobierno de Banxico tenía mayor consenso que el mercado, pues un día antes de la votación los analistas estaban divididos sobre la decisión.

Sin embargo, a pesar de que la baja de tasas —solicitada además por López Obrador— apunta a dinamizar la estancada economía, no será suficiente para impulsarla, sobre todo por los choques externos de la guerra comercial entre Estados Unidos y China, y el fantasma de la recesión que ya ronda.

Por eso, como bien lo dice el gobernador de Banxico, Alejandro Díaz de León, lo más importante para recuperar la confianza de los inversionistas corre a cargo del gobierno de la Cuarta Transformación, y se remite a un aspecto clave: que haya Estado de derecho.

Twitter: @MarioMal
Correo: [email protected]
RELACIONADAS
COMENTA ESTA NOTICIA
Cargando comentarios...
Cargando más noticias...
Cargando tendencia...