18 de agosto de 2019 notifications
menu desktop_windows
Finanzas

Tiembla economía argentina por elecciones

Por segunda ocasión, el Banco Central argentino subió la tasa de interés de referencia, que superó el 74 por ciento

AGENCIAS
BUENOS AIRES, ARGENTINA, miércoles 14 de agosto 2019, actualizada 9:06 am

Enlace copiado

El dólar y la bolsa volvieron a subir ayer martes en Argentina en la segunda jornada de inestabilidad financiera tras la derrota del presidente Mauricio Macri, quien atribuye la desconfianza inversora a su rival electoral, Alberto Fernández, que ha comenzado a dar algunas señales al mercado.

El valor de la divisa estadounidense, que el lunes se había incrementado un 19 por ciento, profundizo ayer su escalada, con un avance del 5.45 por ciento.

En el estatal Banco Nación, el precio del dólar cerró a 58 pesos para la venta al público, aunque en bancos privadas y casas de cambio llego a venderse a 61 pesos por unidad.

Por segunda jornada consecutiva, y en un intento por frenar la disparada del dólar, el Banco Central argentino subió la tasa de interés de referencia, que superó el 74 por ciento, e intervino nuevamente en la plaza cambiaria vendiendo dólares.

Mejores noticias venían desde la Bolsa de Buenos Aires, donde el índice S&P Merval, que este el sufrió una estrepitosa caída del 37.93 por ciento, recortaba este martes algo de ese derrumbe, con un avance a media rueda del 5.91 por ciento.

Pero en el mercado de bonos, los títulos públicos argentinos ahondaban su bajada, con caídas de entre el tres y el 12 por ciento, con el índice de riesgo país superando los 1.700 puntos básicos, el nivel más alto de los últimos diez años.

La hecatombe financiera hace prever que, tal como ocurrió el año pasado con varios episodios de sobresaltos cambiarios, la fuerte subida del dólar se traslade rápidamente a los precios de bienes de consumo masivo y golpee a la actividad económica en general, en recesión desde abril.

Mauricio Macri, que obtuvo el 32 por ciento de los votos en las primarias del domingo y tiene complicado el panorama para las presidenciales de octubre, ha prometido tomar medidas económicas orientadas a la clase media, pero en lo que se refiere a la reacción de los mercados ha optado por señalar a la oposición como responsable.

A su juicio, la opción que representa el peronista Alberto Fernández, que obtuvo el 47 por ciento de los votos y con un fuerte predicamento en la campaña en contra de la especulación financiera, representa un kirchnerismo, en el poder entre 2003 y 2015, que no genera confianza en los mercados.

Para Gabriel Torres, directivo de la calificadora de Moody's en Argentina, el triunfo de Fernández genera "mayores incógnitas sobre el rumbo que pudieran tomar las políticas económicas" después de las elecciones del 27 de octubre "y sobre su posible impacto en el perfil crediticio de Argentina".

Según el analista, el resultado obtenido por el peronista denota "demandas de la población por reorientar las políticas económicas una vez que el nuevo gobierno asuma el poder en diciembre".

Ante este escenario de creciente incertidumbre y volatilidad financiera, Moody's resolvió cambiar de "estable" a "negativa" la perspectiva de calificación B2 de la deuda argentina.

Alberto Fernández, quien lleva como compañera de fórmula a la expresidenta Cristina Fernández (2007-2015), rechaza la acusación de Macri.

"Él, en vez de decirle al mercado que no está en riesgo la economía porque los que vienen es gente sensata, le dice que somos una banda de locos. El único responsable de lo que pasa en Argentina se llama Mauricio Macri", aseveró el candidato a medios locales.

Con todo, Fernández empezó a dar algunas señales positivas a los inversores: aseguró que no planea un "economía cerrada" y con "cepo" y recordó que, de hecho, criticó las restricciones cambiarias y comerciales impuestas durante el Gobierno de Cristina Fernández.

Además, dijo que le gustaría contar con Roberto Lavagna, quien resultó tercero en las primarias del domingo y que desempeñó como ministro de Economía tras la crisis de 2001, con una gestión que logró reactivar la economía.

"A qué presidente no le gustaría tener a Lavagna como ministro de Economía. Es uno de los hombres más virtuosos. No sé qué quiere hacer Lavagna, que dicho sea de paso fue el único de los candidatos que levantó el teléfono para felicitarme", enfatizó.

Matías Kulfas, un economista cercano a Fernández, también salió a dar algunas señales al afirmar a medios locales que el espacio que representa el Frente de Todos tiene voluntad de "respetar los compromisos de la deuda externa" y está en "desacuerdo con un cepo cambiario".

Puntos clave

 

En el momento en el que salió el primer dato de las elecciones primarias argentinas del domingo, el panorama cambió por completo: el peso se desmoronó frente al dólar, la bolsa argentina reaccionó con una de sus peores jornadas históricas y la prima de riesgo se disparó a su máximo de la era Macri.

*Intranquilidad de los mercados: la mañana siguiente a las elecciones, Argentina se despertó con un fuerte revés de parte de los inversores locales y extranjeros, con un desplome histórico de la bolsa, que perdió un 37.93 % al final de la jornada, mientras el dólar pasaba de cotizar de 45 a 60 pesos.

*La crisis puede recrudecerse: la inflación creció un 2.7 % en junio, una cifra baja comparada con la de otros meses de la crisis, y se espera que el dato de julio siga esa tendencia, pero el problema es que esos datos positivos quedan desactualizados por el escenario poselectoral, que anticipa un nuevo golpe al poder adquisitivo de los ciudadanos. En el país suramericano, un 32 % de la población vive en la pobreza según datos oficiales, y parte de los que se encuentran al límite de la pobreza son susceptibles de sumarse a esa cifra si la crisis se recrudece.

*Medidaseconómicas: el presidente prometió tomar medidas ante la fuerte depreciación del peso, descartó cambios en su Gabinete y culpó al kirchnerismo de la jornada fatal en los mercados, esto mientras mandaba el aviso a los ciudadanos de que lo que sucedió el lunes es una muestra de lo que puede pasar en octubre si el Frente de Todos llega al poder, y él insiste en que el único camino posible para que Argentina mejore es el que propone su Ejecutivo.

*Incertidumbre: así como nadie vio llegar la sorpresa política del domingo que fue un vendaval económico el lunes, es difícil predecir qué sucederá hasta octubre, fecha de las presidenciales, y menos hasta diciembre, cuando asumirá el nuevo Gobierno. Hasta entonces, el presidente es Mauricio Macri, aunque también sea el candidato que lleva las de perder en la campaña que recién empieza otra vez.

Dudan sobre sus ahorros ante devaluación del peso

Ayer martes Argentina vivió, por segundo día consecutivo, pendiente de cómo evoluciona el peso, que se ha devaluado sin tregua frente al dólar estadounidense tras las elecciones primarias que el pasado domingo castigaron con severidad la gestión del Gobierno de Mauricio Macri.

Gabriel Kramarz, uno de los muchos argentinos que clava sus ojos en los tablones de cambio, asegura entre risas que no tiene ahorros y que de tenerlos esperaría a que se estabilicen los precios para convertirlos a dólares.

“Compraré (dólares) pero no con estos precios, esperaré si baja algo y compraré más barato”, afirmó.

A pesar de haber vivido durante más de medio siglo en su Argentina natal todavía se sorprende de una economía única por su volatilidad.

“Una cosa que era inesperada, tanta volatilidad de cambio y que bajen tanto las acciones de las empresas argentinas... No sé cómo seguirá esto. (...) Pensé que iba a subir el dólar pero no tanto, el cambio político va a ser importante”, añadió, para luego vaticinar que para el 27 de octubre, día de la primera vuelta de las elecciones presidenciales el dólar estará a unos “65 o 70” pesos por unidad.

Si bien la mayoría duda entre pesos y dólares algunos ciudadanos, más creativos o tradicionales, apuestan por otras vías.

“Hay que esperar que aclare un poquito y seguir ahorrando en ladrillos como me enseñó mi padre, inmigrante, cuando vino a Argentina”, señaló Abel Matuisi, quien afirma que el año que viene un dólar podrá cambiarse por “100 pesos”.

La mayoría de los ciudadanos, aunque se encuentran asustados, optan por el optimismo, sabedores de que el país ya salió de muchas crisis económicas en su historia.

Que Argentina es inestable es algo latente para todos los que se encuentran dentro de sus fronteras, sin importar que lleven toda una vida en el país o apenas unos años, como es el caso de Juan Pablo Padilla, quien llegó hace 8 años procedente de Colombia.

“Tiene que bajar (el precio del dólar) antes de las elecciones, yo lo que voy a hacer es aguantar con lo que tengo y antes de las elecciones volver a comprar y esperar a que sea lo que Dios quiera en las elecciones, es una ruleta”, aseveró.

“Yo soy un obrero como cualquier otro, y hay que poner el hombro como cualquier día para ganar el peso y está jodido para nosotros”, dice Ramón Alfredo Ayala con unas palabras que resumen a la perfección el sentimiento de un país al que la sobra experiencia en sobrevivir a las inclemencias de los mercados internacionales.

Después del ‘lunes negro’, bolsa se recupera

El índice S&P Merval de la Bolsa de Comercio de Buenos Aires recuperó ayer un 10.22 % después del “lunes negro” en el que registró una estrepitosa caída del 37.93 %, una de las peores de su historia.

El panel líder de la Bolsa argentina cerró en las 30.344, 56 unidades, en tanto que al concluir la jornada el S&P BYMA Índice General se ubicó en los 1.320.000.39 puntos, con un alza del 9.67 %.

El volumen de negocios operados en acciones totalizó 2.785, 1 millones de pesos (48 millones de dólares), con un resultado de 94 subidas, 14 descensos y cinco títulos sin cambios en su cotización.

A contramano de las acciones, los títulos públicos argentinos ahondaron su bajada, con pérdidas en promedio del cinco por ciento, mientras que el riesgo país superó los 1.700 puntos básicos, el nivel más alto de los últimos diez años.

El presidente de Argentina, MauricioMacri, quien obtuvo en las primarias del domingo pasado el 32 por ciento de los votos y ve así complicada su deseo de reelección de cara a los comicios de octubre, ha atribuido la inestabilidad financiera a la desconfianza que entre los inversores despierta su rival electoral, el peronista Alberto Fernández.

Según el economista Gustavo Ber, para poner fin al “pánico” entre los operadores será fundamental que la política, a través de las principales fuerzas, deje “los tironeos electorales de lado” y llegue a un “consenso para poder recorrer la transición de la manera más ordenada posible”.

A nivel cambiario, el precio del dólar estadounidense, que este lunes saltó un 19 %, profundizó este martes su escalada, con una subida del 5.45 %, hasta los 58 pesos por unidad.

RELACIONADAS
COMENTA ESTA NOTICIA
Cargando comentarios...
Cargando más noticias...
Cargando tendencia...