25 de agosto de 2019 notifications
menu desktop_windows
Columnas Social

Próxima meta: un récord Guiness

DR. LEONEL RODRÍGUEZ R.
miércoles 14 de agosto 2019, actualizada 8:52 am


Enlace copiado

SEGUNDA Y ÚLTIMA PARTE

Fue el pasado 13 de julio cuando inició la odisea de realizar un recorrido por el centro del país visitando la ciudad de Cuernavaca con el solo fin de saludar a buenos amigos, como Julio del Razo, periodista de profesión y un incansable corredor, quien por varios años radicara en esta ciudad y participó en un sinnúmero de carreras, entre ellas, varios maratones, así como a "mi viejo amigo, ahora amigo viejo", Enrique Oriard, y a su querida hermana Irma, radicados en esa ciudad.

Fue el lunes de julio pasado cuando iniciamos el recorrido y que por cuestiones geográficas optamos por empezar con Zimapán, en el estado de Hidalgo, lugar a donde llegamos después de más de diez horas de recorrido. A la mañana siguiente, nos dedicamos a "turistear": visitamos la Parroquia de San Juan Bautista, la cual data de la segunda década del Siglo XVI, considerada como uno de los templos del barroco mejor logrados de la Sierra Gorda y con un púlpito que se considera único en el mundo.

Por detrás del mismo se encuentra el parque "El Sabino", donde luce "El Ciprés Moctezuma", de un grosor y altura considerable al cual se le calculan más de un milenio de antigüedad. Fuera de la población, se encuentra el Cañón del Infiernillo, una maravilla natural que está formada por los ríos San Juan y Tula, sobre la cual se construyó una de las más grandes plantas hidroeléctricas de México. A media hora de Zimapán, se encuentra La Cortina, La Peña del águila, el Cañón del Epazote y el Cañón de las brujas. Es una verdadera aventura cruzar a través de cuatro impresionantes túneles que se ubican por debajo de la gigantesca presa.

Después de vivir esta inolvidable experiencia, continuamos por el mismo estado de Hidalgo, y de pronto, por un anuncio, nos hace saber que nos encontramos en el Estado de San Luis Potosí, pasando por varias poblaciones cuyos nombres no nos dicen nada. De pronto, vemos un letrero que nos anuncia: Xilitla: 40 kilómetros. Dado que los recuerdos que guardo de este lugar después de haberlo visitado hace más de siete años cuando recientemente les otorgan el nombramiento de Pueblo Mágico, tomamos la decisión de entrar al lugar y ver que tanto ha cambiado la población después de estos años. El nombre del hotel donde me había hospedado en aquella ocasión no se me había olvidado: Hotel Aurora. Hacia el mismo nos dirigimos con la suerte de encontrar habitaciones disponibles y sobre todo ver que la Señora Elena me reconoció (como yo la reconocí de inmediato) después de pocos segundos, optamos por pasar al menos unos dos días y recorrer el lugar y ver los cambios que percibimos en lo que corresponde al "Centro Histórico", mismas que le señalé a la señora Elena, la cual se sintió muy satisfecha y más aún cuando venían de un Embajador y Promotor de los Pueblos Mágicos.

Fueron un total de dos días y medio que disfrutamos de los cambios del lugar, visitar una vez más el atractivo más sobresaliente, como es el Jardín de Edward James, mismo que había recorrido en toda su extensión en mi primera visita a Xilitla. Para esta ocasión, contaban con otros atractivos, como eran que sus tres calles principales se encontraban completamente transformadas, ya que habían "logrado" rescatar aceras y parte de las calles y ya los automóviles utilizaban tan sólo un carril.

Por su parte, el programa de Pueblos Mágicos lograron rescatar, por su parte, las fachadas de sus edificios que seguramente los habitantes de Xilitla y más sus visitantes disfrutamos mucho mejor. La plaza principal y el Templo de San Agustín, y todos los edificios de sus alrededores, lucían sus nuevos "looks" para complacencia de todos los visitantes. Otro gran logro fue el Museo de Leonora Carrington, donde se exhiben decenas de obras escultóricas y dibujos que verdaderamente nos dejaron impresionados y nos invitan a conocer más de la vida de esta gran escultora.

Fueron un total de dos días y medio que pernoctamos en este verdadero paraíso natural, disfrutando de las atenciones de los directivos de los Pueblos Mágicos: Luis Emmanuel Aguilar Méndez y de Danae Hernández Moreno, y sobre todo, del hermoso Hotel Aurora y de la señora Ma. Elena, gerente y propietaria del mismo (continuará)...

RELACIONADAS
COMENTA ESTA NOTICIA
Cargando comentarios...
Cargando más noticias...
Cargando tendencia...