24 de agosto de 2019 notifications
menu desktop_windows
Columnas Finanzas

Empresa

La relación amor-odio de AMLO con los empresarios

MARIO MALDONADO
lunes 12 de agosto 2019, actualizada 8:29 am


Enlace copiado

"No quiero que dejen de invertir ni que se lleven su inversión a otro lado; en México van a haber las condiciones para seguir creciendo y generando empleos", les dijo Andrés Manuel López Obrador a algunos de los empresarios más importantes del país, apenas se sentó a la mesa para comer con ellos.

La comida fue promovida por Alberto Baillères, el segundo hombre más rico de México y el 152 del mundo, según el índice de multimillonarios de Bloomberg, cuya fortuna ha disminuido 13% el último año, al pasar de 11.1 mil millones de dólares a 9.7 mil millones.

Se llevó a cabo en la última semana de julio. Además del anfitrión, Alberto Baillères, asistieron Carlos Slim, Germán Larrea, Daniel Servitje, Antonio del Valle, Carlos Salazar, Fernando Chico Pardo y Alfonso Romo. Dato importante: ninguno de ellos forma parte del Consejo Asesor del Presidente. Poco más de dos horas estuvieron reunidos los multimillonarios mexicanos con Andrés Manuel López Obrador, a quien le aseguraron que ejecutarán la inversión de 32 mil millones de dólares prometida por el Consejo Mexicano de Negocios este año para reactivar la economía.

Pero le pidieron a cambio certeza en las políticas públicas y en los mensajes que envía todos los días en sus conferencias.

“No ayuda el cambio de discurso ni que se nos exponga como los culpables de la desigualdad y la pobreza”, dijo uno de ellos.

Andrés Manuel López Obrador se ha reunido en privado con los ultrarricos de México más de una decena de veces desde que ganó las elecciones el 1 de julio; lo mismo con las cúpulas de la IP, como el Consejo Coordinador Empresarial y el Consejo Mexicano de Negocios, que con grupos como el de Los 10 de Monterrey y el Grupo Jalisco, pero las pláticas poco han servido para generar confianza necesaria para abrir completamente la llave de la inversión y no los chorritos que hemos visto salir.

Aunque el Presidente dice que se lleva muy bien con los empresarios y que todos confían en su gobierno, no es así y por eso los acuerdos y promesas de inversión no han derivado en la generación de nuevos empleos ni en crecimiento económico.

Alberto Baillères, por ejemplo, es la antítesis de Andrés Manuel López Obrador: fundador del ITAM (el semillero de los ‘tecnócratas neoliberales’ que suele atacar el Presidente), dueño de El Palacio de Hierro, una de las cadenas comerciales de mayor lujo en México; amante de la fiesta brava y de romper el aire en un súper yate de 140 millones de dólares, el empresario mexicano dista mucho de lo que el Presidente considera que se debe hacer con el dinero.

“La felicidad no es sólo acumular bienes materiales, dinero, fama, títulos, la verdadera felicidad es estar bien con uno mismo, estar bien con nuestra conciencia, con el prójimo, esa es la verdadera felicidad, no el lujo, eso es efímero”, dijo López Obrador en enero.

Y criticó a los que “se han hecho a un lado por la búsqueda de lo material, por el predominio del individualismo, por triunfar a toda costa, sin escrúpulos morales”.

El Presidente no está de acuerdo con la concentración de la riqueza en pocas manos y quiere redistribuir el ingreso. Odia que 1% tenga más de 80% de la riqueza del país. Lo más coherente para buscar cerrar la brecha entre ricos y pobres sería hacerlo a través de políticas públicas eficientes, para que cada vez más mexicanos asciendan a la clase media, y no intentar quitarle a los multimillonarios parte de su fortuna mediante regulaciones, nuevos impuestos (a las herencias, por ejemplo) o cancelando sus contratos y concesiones.

Hasta ahora Andrés Manuel López Obrador no ha mostrado intenciones de hacerlo por la segunda vía, pero quienes lo conocen dicen que se puede desesperar muy pronto si su proyecto de nación y la llamada Cuarta Transformación no avanzan como él esperaba.

Esa imprevisibilidad del Presidente es la que sigue haciendo dudar a los empresarios, con los que Andrés Manuel López Obrador tiene una relación amor-odio.

Twitter: @MarioMal


Correo: [email protected]
RELACIONADAS
COMENTA ESTA NOTICIA
Cargando comentarios...
Cargando más noticias...
Cargando tendencia...