15 de septiembre de 2019 notifications
menu desktop_windows
Cultura Archivo

1936: Nace Marysole Worner Baz, notable artista plástica mexicana

UN DÍA COMO HOY...

AGENCIAS
CIUDAD DE MÉXICO, sábado 17 de agosto 2019, actualizada 12:55 pm


Enlace copiado

Contemporánea de la llamada “Generación de la Ruptura”, pero más cercana, por afinidad y convivencia, a los artistas europeos exiliados en México, la artista plástica Marysole Worner Baz, quien nació el 17 de agosto de 1936, destacó por su arte solidario, humanista y marcadamente sombrío.

Originaria de la Ciudad de México, Worner Baz, quien nació en el seno de una familia dedicada a la pintura, mostró su talento a temprana edad; a los ocho años creó su primer claroscuro donde se observa a una serie de personas con una hoguera en medio.

De formación fue autodidacta, la artista no fue una alumna brillante o destacada en la secundaria y puso en predicamento a su padre al decirle que no había nacido para estudiar. A partir de ese momento se dedicó a la pintura, cita una nota publicada en el diario La Jornada.

Fue pionera en integrar elementos prehispánicos a su obra. La temprana atención que logró de la crítica de entonces y el lanzamiento inicial de su carrera en Francia, le permitieron mantenerse al margen del enfrentamiento generacional que, a finales de los años 50 y principios de los 60, prevalecía en el ámbito de las artes plásticas mexicanas.

Su vida tuvo fuertes contrastes, de niña pasó directamente a sumergirse de lleno a la disciplina de la plástica, pasando por alto su juventud, y en uno de los mejores momentos de su trayectoria artística tuvo que retirarse del campo debido al alcoholismo que padecía.

En su primera etapa como pintora, a pesar de pertenecer a la “Generación de la Ruptura” -que representaba Manuel Felguérez, Vicente Rojo, Lilia Carrillo y Alberto Gironella, entre otros-, estuvo más apegada a los artistas europeos exiliados en México, como Remedios Varo, Leonora Carrington, Mathias Goeritz, Francisco Moreno Capdevila y Benito Messeguer.

De acuerdo con la biografía publicada en su portal de Internet, presentó su primera exposición individual en 1955 y contó con más de cinco décadas de trabajo, en las cuales exploró desde medios tradicionales hasta algunos acercamientos a los terrenos de la instalación, el arte efímero y los espacios invertidos.

Su creaciones se caracterizan por su vivacidad, fiereza y una profunda carga emotiva que puede distinguirse en sus paisajes, retratos y esculturas. Algunos de sus cuadros, especialmente en los que manifiesta su etapa como alcohólica, en la década de los 70, reflejan su fuerte carácter.

Fue justamente después de un largo proceso de rehabilitación, cuando la artista regresó al campo artístico con una visión y una obra más madura, sus siguientes exposiciones se montaron en los principales museos de México.

Falleció el 22 de junio de 2014, en Tepoztlán.

RELACIONADAS
COMENTA ESTA NOTICIA
Cargando comentarios...
Cargando más noticias...
Cargando tendencia...