20 de agosto de 2019 notifications
menu desktop_windows
Columnas la Laguna

NORMATIVIDAD AGROPECUARIA

HUERTO EN CASA

DR. AGUSTÍN CABRAL MARTELL
domingo 11 de agosto 2019, actualizada 9:25 am


Enlace copiado

Se recomienda iniciar con cultivos fáciles que no den demasiados problemas y que animen a las personas a continuar con el huerto en casa.

En general, darán mejores resultados aquellos cultivos a los que no le afecten graves enfermedades y plagas en el huerto, que tengan un ciclo corto y se puedan cultivar durante casi todo el año, por lo que se obtendrá cosecha a lo largo de todo el año. Que sean cultivos duros y de fácil manejo.

Hay varias especies que cumplen estos requisitos y que están adaptados al cultivo en recipientes. A continuación, se presenta la lista de los 5 indispensables para un huerto sin complicaciones.

Acelgas: Es un cultivo que no presenta problemas relacionados con la aparición de plagas y enfermedades. El único requisito es que necesita espacio suficiente para sus hojas y para desarrollar su gran sistema radicular, lo que se traduce en que es necesario dejar bastante distancia entre plantas y requiere 25 l de sustrato. Se puede cosechar durante todo el año, parando la siembra en invierno para que le afecten las heladas. Además, se pueden obtener las hojas cortándolas cuando se necesiten, por lo que con 1 o 2 plantas en el huerto es suficiente para una familia.

Lechugas: Al ser un cultivo rápido, pues a las 5 semanas de trasplantarse del semillero se puede cosechar, no da tiempo a que le afecten plagas y enfermedades. Igual que las acelgas, se puede cosechar por hojas y cultivar durante todo el año, aunque hay que tener cuidado en verano para que no florezcan antes de tiempo amargándose la planta.

Rábano: Junto a las lechugas, se trata de los cultivos más fáciles y de los que se obtienen más rápidamente (cosecha a las 4 semanas). Puesto que cada 2 semanas es aconsejable sembrar directamente sobre el sustrato en hileras, ya que no se hace plantel, para tener una cosecha continúa durante todo el año.

Ajo: Además de ser un cultivo fácil es indispensable en el huerto, porque al asociarse con el resto de cultivos debido a sus propiedades insecticidas es buen repelente de plagas.

También se trata de un cultivo bastante agradecido. Por un lado, es poco exigente en cuanto a riego y abonado y su plantación es fácil, sólo hay que poner un diente enterrado con la punta hacia abajo y de él a su vez saldrán varios ajos. En cambio, se pueden obtener dos tipos de cosecha si se plantan en otoño, una a los 2 meses que dará ajos tiernos y otra a los 4-5 meses que dará ajos secos.

Cebollas: Pertenece a la misma familia que los ajos, por lo que comparten el efecto repelente contra insectos, siendo otro cultivo indispensable en el huerto, y la posibilidad de obtener cebollas tiernas o secas. También igual que los ajos, al tener unas raíces muy cortas se adaptan muy bien al cultivo de recipientes, porque no necesitan un gran volumen de sustrato (3 l) y la distancia entre plantas es poca (15-20 cm). La única particularidad es que necesitan un mínimo de horas de luz diarias, por lo que mejor ubicarlas en un lugar que reciba bastante sol.

Estos son sólo algunos ejemplos de cultivos sencillos, pero si se quiere añadir más diversidad al huerto también se facilitarán las cosas con otros cultivos como: albahaca, puerro, remolacha, ruca, guisantes, nabo, entre otros.

Por otra parte, crear un pequeño huerto en casa ya sea en un balcón, en una terraza o en un patio, puede ser una actividad muy satisfactoria y enriquecedora, que permitirá entender mejor la Naturaleza.

La práctica de la agricultura doméstica, aprovechando cualquier espacio soleado de la casas, va a aportar multitud de beneficios, algunos de ellos son: Resulta una actividad muy divertida, relajante y que disminuye el estrés. Potencia la capacidad de observación del medio natural. Es una herramienta extraordinaria para la educación ambiental de la familia. Aumenta la sensibilidad hacia la sostenibilidad. Permite redescubrir el sabor de los alimentos. Seguridad de que lo que se consume no lleva ningún plaguicida ya que la misma persona lo ha cultivado siguiendo prácticas ecológicas. Motiva a las personas preocupadas por la calidad de los alimentos que se compran valorando su origen, los procesos de producción y distribución. Ayuda a valorar la figura del agricultor y la agricultura tradicional.

Así que señora ama de casa, esta es una gran actividad que ya se tiene en algunos países y que representa una gran oportunidad para fomentar, inclusive la unión familiar y consumir alimentos sanos.

RELACIONADAS
COMENTA ESTA NOTICIA
Cargando comentarios...
Cargando más noticias...
Cargando tendencia...