10 de julio de 2020. notifications
menu desktop_windows
Gómez Palacio y Lerdo

Piden productores apoyo emergente por falta de lluvia

IGNACIO ESPINOZA/EL SIGLO DE TORREÓN
CUENCAMÉ, DURANGO, miércoles 07 de agosto 2019, actualizada 9:34 am

Enlace copiado

Considerando que en los recientes 15 días han sido escasas o casi nulas las lluvias en el sur de Cuencamé, los productores agrícolas de esta región solicitan a los gobiernos Estatal y Federal que se implemente un programa emergente de apoyo que incluya el subsidio en semilla de avena, ya que opinan que es el único cultivo viable en estas condiciones de sequía.

Desde el punto de vista del productor Vicente Victorio Robles, originario de la comunidad Cuauhtémoc del referido municipio, es tal la desesperación de muchos campesinos que, incluso, han optado por sembrar en seco semilla de cebada, trigo y avena.

Agregó que el apoyo principal que entregó recientemente el Gobierno del Estado en la zona de los Llanos, a través de la Secretaría de Agricultura, Ganadería y Desarrollo Rural, se enfocó al municipio de Guadalupe Victoria, mientras que para Cuencamé se organizó la distribución de aproximadamente 20 toneladas de semilla de frijol y avena, una cantidad que consideró que alcanza alrededor de 300 hectáreas del primero de los granos.

Lamentablemente, subrayó el también Presidente del Consejo de Vigilancia del Sistema Producto Frijol del Estado de Durango, en Cuencamé se quedó sin sembrar una cantidad importante de dicho grano, ya que tan sólo en este municipio se trabajan por año más de 25 mil hectáreas, de tal forma que si se entregó semilla para sembrar en 300 hectáreas, se trata de una cifra muy reducida.

Añadió que en el municipio de Cuencamé se siembra un total de aproximadamente 45 mil hectáreas, de las cuales alrededor de 25 mil se destinan para el frijol, mientras que el resto se distribuye para cebada, avena, trigo y maíz.

Cuestionado sobre si la siembra de avena, cebada y trigo que se está realizando en tierra seca no corre el riesgo de que se pierda ante la escasez de lluvias, Victorio Robles comentó que en cuanto caigan las precipitaciones el cultivo se puede lograr, mientras que en el caso de la siembra con humedad, "si el grano revienta y no alcanza a subir, si no sube la raíz, ahí se vacía el grano y se pierde".

Con relación a la superficie de frijol que no se pudo sembrar por la falta de humedad, alrededor del 40 por ciento de la superficie, insistió en hacer un llamado a las autoridades de Agricultura, estatales y federales, para que se instrumente un programa emergente para la siembra de avena, ya que sería de beneficio para la agricultura y la ganadería en caso de que la sequía se prolongue, pues los agostaderos seguirán agotados.

RELACIONADAS
COMENTA ESTA NOTICIA
Cargando comentarios...
Cargando más noticias...
Cargando tendencia...