22 de enero de 2020. notifications
menu desktop_windows
Durango

Madera clandestina se eleva en la entidad

Productores forestales señalan que el problema es mayor al personal que se encarga de la vigilancia

SAÚL MALDONADO/EL SIGLO DE TORREÓN
DURANGO, DGO, viernes 26 de julio 2019, actualizada 8:55 am

Enlace copiado

El clandestinaje y robo de madera no se ha podido controlar y puede llegar hasta un 20 por ciento del volumen de extracción, muy a pesar de los esfuerzos de las autoridades federales.

Gerardo Andrade, presidente de la Asociación de Industriales Forestales de Durango, reconoció este problema, precisado justamente que a la producción total autorizada de extracción de madera, se suma dicho volumen ilegal extra.

"Es difícil determinar un número de volumen de madera clandestina, pero en el estado, de los volúmenes normales al año, entre el 15 y 20 por ciento más podrían ser clandestinos", comentó.

MADERA CLANDESTINA

Esta madera clandestina suele irse a industrias informales que trabajan tanto en el estado de Durango como en el de Chihuahua, porque el problema de clandestinaje se da más hacia la parte norte de la sierra del estado.

Estas empresas informales trabajan sin actividad regulada, sin darse de alta ante la Secretaría de Hacienda, ante el Seguro Social y varias de ellas sin tener contratos formales de energía eléctrica.

Sobre la actuación de las autoridades de la Procuraduría Federal del medio Ambiente (Profepa), o de la Secretaría del Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) y/o de la Comisión Nacional Forestal (Conafor), el empresario industrial reconoció que sí están trabajando.

Pero el problema, señaló Gerardo Andrade, es mucho más grande al personal que destinan estas empresas para vigilar y controlar la extracción forestal.

Este clandestinaje sí afecta mucho a las empresas legalmente establecidas porque entre los problemas que genera está que se abaratan los costos pero sobre todo se afecta al medio ambiente porque se pierde el control que se lleva del mismo en el bosque.

Por ello pidió a las autoridades federales de las dependencias ya citadas, destinar más personal para tratar de lograr un mayor control en el clandestinaje en la actividad forestal y mayor control en la regulación de los cortes de árboles.

Algunos aserraderos son informales y es ahí donde se concentra la mayor parte de la madera clandestina que se extrae del bosque duranguense, sigue siendo un problema para el sector forestal.

En regiones de Chihuahua, el crimen organizado es quien tiene el control. Medios nacionales señalan que se generan ganancias de hasta 70 mil pesos por el robo de madera y tala clandestina en comunidades, entre las que destaca la Sierra Tarahumara.

El negocio de la madera se ha vuelto en una de las principales actividades para el crimen.

RELACIONADAS
COMENTA ESTA NOTICIA
Cargando comentarios...
Cargando más noticias...
Cargando tendencia...