20 de agosto de 2019 notifications
menu desktop_windows
Internacional

Preocupa futuro alimentario

Se estima que en el 2050 alcance los 10 mil millones de personas

AGENCIAS
CIUDAD DE MÉXICO, domingo 21 de julio 2019, actualizada 10:55 am

Enlace copiado

El sistema alimentario mundial debe considerar cambios urgentes para garantizar alimentos adecuados para todos, sin destruir el planeta, ya que para el 2050 se estima que la población alcance los 10 mil millones de personas.

Este desafío requerirá cerrar una "brecha alimentaria" del 56 por ciento entre lo que se produjo en 2010 y los alimentos que se necesitarán en 2050, señaló el informe "Recursos Mundiales: Creando un futuro alimentario sostenible", del Programa de Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA).

Además, se require cerrar lo que llamó la "brecha de tierra" de casi 600 millones de hectáreas (un área casi dos veces más grande que India) entre el área de tierra agrícola global en 2010 y la expansión agrícola prevista para 2050.

Por último cerrar una "brecha de mitigación de gases de efecto invernadero" de 11 gigatones entre las emisiones esperadas de la agricultura en 2050 y el nivel necesario para cumplir con el Acuerdo de París.

El informe dado a conocer este miércoles apunta que para cerrar las brechas se requieren ajustes significativos en la producción de alimentos y cambios en el consumo de las personas.

"Millones de agricultores, empresas, consumidores y todos los gobiernos del planeta tendrán que hacer cambios para enfrentar el desafío mundial de los alimentos", señaló Andrew Steer, presidente y director ejecutivo del World Resources Institute (WRI).

"En todos los niveles, el sistema alimentario debe estar vinculado a las estrategias climáticas, así como a las protecciones de los ecosistemas y la prosperidad económica", refirió.

El directivo de WRI, organización de investigación global que abarca más de 60 países, consideró que "si bien la escala del desafío es mayor de lo que se suele pensar, las soluciones que hemos identificado tienen un mayor potencial del que muchos creen. Hay razones para tener la esperanza de que podamos lograr un futuro sostenible de alimentos".

"La oportunidad de transformar el sistema alimentario no debe ser ignorada. Recompensar a los agricultores por producir alimentos más diversos y nutritivos de una manera más sostenible ayudará a aumentar sus ingresos y crear empleos, construir sociedades más sanas, reducir las emisiones de gases de efecto invernadero y apoyar la recuperación de los servicios esenciales del ecosistema", dijo Laura Tuck, vicepresidente de desarrollo sostenible en el Banco Mundial.

"La financiación pública debe ser examinada y, si es necesario, rediseñada, para apoyar un uso más sostenible de los recursos naturales y alinear mejor la producción de alimentos con los objetivos de desarrollo sostenible de los países". anotó.

El informe elaborado por el Instituto de Recursos Mundiales, en colaboración con el Banco Mundial, el PNUMA, el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo y las agencias francesas de investigación agrícola CIRAD e INRA, presenta también algunas soluciones para revisar la forma en que el mundo produce y consume alimentos.

Entre los puntos pidió que se reduzca la pérdida y el desperdicio de alimentos, consumir dietas más saludables, además aumentar la producción de alimentos sin expandir el área de tierra agrícola a través de ganancias de rendimiento tanto para cultivos como para ganado.

También proteger y restaurar los ecosistemas naturales mediante la reducción de la deforestación, la restauración de las turberas y la vinculación de los rendimientos con la conservación del ecosistema.

Asimismo aumentar el suministro de peces mediante la mejora de los sistemas de acuicultura y una mejor gestión de las pesquerías silvestres; y por último reducir las emisiones de gases de efecto invernadero de la producción agrícola a través de tecnologías innovadoras y métodos de cultivo.

"La tecnología será una de las claves del éxito futuro del sistema alimentario. No hay un potencial realista para crear un futuro sostenible de alimentos sin grandes innovaciones", afirmó Tim Searchinger, autor principal del informe e integrante de WRI.

"La industria ya está creando avances emocionantes como alimentos que suprimen la formación de metano en los estómagos de las vacas. Necesitamos más fondos para investigación y desarrollo, y regulaciones flexibles para dar incentivos al sector privado para innovar", puntualizó.

"Este informe es claro sobre lo que está sucediendo en el sistema alimentario y las transformaciones que necesitamos hacer con urgencia", puntualizó el director ejecutivo del PNUMA, Inger Andersen.

"Un tema que es evidente es cuánto está cambiando la ubicación de las tierras agrícolas, tanto entre países como dentro de las regiones. Este cambio está haciendo que el desafío de la comida y el clima sea más difícil de resolver. Como resultado, el mundo necesita vincular mejor los esfuerzos para aumentar los rendimientos agrícolas con la protección de los bosques y otras tierras naturales", consideró.

"El llamado a la acción de este informe se puede resumir en tres palabras: Producir, Proteger, Prosperar. Estos no son intereses en competencia", consideró Achim Steiner, administrador del Programa de Desarrollo de la ONU.

"Es posible producir más alimentos en la misma cantidad de tierra agrícola que hoy, proteger los ecosistemas y hacer esto de una manera que garantice que los agricultores y otros puedan prosperar. Crear un futuro sostenible de alimentos no será fácil, pero se puede hacer", manifestó.

Insectos para sobrevivir

* La Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) señala que la entomofagia -consumo de insectos por los seres humanos- podría ser una alternativa saludable y menos agresiva con el medio ambiente, ya que para mantenerlos se utiliza menos tierra y agua que el ganado tradicional, además de ser más resistentes ante cambios agresivos del clima.

*Para lograr abaratar sus costos se tendría que fortalecer el abanico de oferta y demanda, lo cual requeriría un cambio de costumbres alimenticias de la población.

*Tanto las frituras como los insectos crujen durante los mordiscos, pero la diferencia, en principio, es que las primeras no aportan valores nutricionales, mientras que los insectos brindan hasta 70 por ciento de proteínas.

*De acuerdo con la publicación del ejemplar "¿Los insectos se comen?", de la investigadora del Instituto de Biología de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), Julieta Ramos-Elorduy B., los insectos son una fuente importante de proteínas, ya que el 60 y 70 por ciento de su masa corporal está constituida por éstas.

Lejos la alimentación sostenible

El mundo está lejos de cumplir la mayoría de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) ligados a la seguridad alimentaria para 2030, señaló hoy la Organización de la ONU para la Alimentación y la Agricultura (FAO).

La agencia publicó una primera evaluación de 18 indicadores de cuatro de los quince ODS pactados por la comunidad internacional en 2015, a partir de los datos disponibles de 234 países y territorios.

En algunos casos se han registrado progresos, pero el resultado a nivel global es negativo, entre otras cosas por el aumento de la prevalencia del hambre, considerada la ¿tendencia más preocupante?, dijo a Efe el jefe de Estadísticas de la FAO, Pietro Gennari.

El número de personas que pasan hambre creció en 2018 por tercer año consecutivo hasta casi 822 millones de personas, equivalente al 10,8% de la población mundial.

Gennari subrayó que se han encontrado ¿dificultades en casi todos los ámbitos relacionados con la alimentación? como por ejemplo, la disminución de la inversión pública en agricultura a pesar de la importancia que tiene para erradicar la malnutrición.

Entre 2016 y 2017, por ejemplo, se observó un aumento moderado de los precios de los alimentos en todas las regiones, mientras que las anomalías en los precios, que impactan en el acceso a los alimentos, afectaron a un tercio de los países pobres sin acceso al mar, muchos de ellos en África y Asia.

Y en AL sufren 42.5 millones

El número de personas que pasan hambre en Latinoamérica y el Caribe creció en 2018 por tercer año consecutivo hasta afectar a 42.5 millones de personas, en parte por la desaceleración económica y la situación en Venezuela, según la ONU.

El nuevo informe sobre el estado mundial de la seguridad alimentaria y la nutrición, presentado hoy por cinco agencias de Naciones Unidas, sostiene que el porcentaje de hambrientos en la región aumentó del 6.2 % de la población en 2015 al 6.5 % en 2017, nivel que se mantuvo al año siguiente.

La principal razón de ese incremento se encuentra en Sudamérica, que acoge a la mayoría de las personas desnutridas de la región y donde la prevalencia de subalimentación subió del 4.6 % en 2013 al 5.5 % en 2017.

La ralentización y la recesión observadas entre 2012 y 2016 en las economías de la zona están asociadas al declive de los precios internacionales de las materias primas que exportan en un contexto de débil recuperación de la crisis financiera global.

La crisis en Venezuela también explica el incremento del hambre en Sudamérica, pues la proporción de personas que padecen hambre se multiplicó casi por cuatro, del 6.2 % entre 2012 y 2014 al 21.2 % entre 2016 y 2018, hasta los 6.8 millones de venezolanos.

A nivel subregional, los mayores índices del hambre se dieron en el Caribe, donde ese problema afectaba el año pasado al 18.4 % de la población (7,8 millones de individuos), y en Centroamérica, con el 6.1 % (11 millones en total), aunque ambas tasas han bajado respecto a 2010.

RELACIONADAS
COMENTA ESTA NOTICIA
Cargando comentarios...
Cargando más noticias...
Cargando tendencia...