22 de octubre de 2019 notifications
menu desktop_windows
Deportes

Talento lagunero en el futbol americano

Héctor Ramírez destaca sobre el emparrillado

AARÓN ARGUIJO GAMIOCHIPI / EL SIGLO DE TORREÓN
TORREÓN, COAH, jueves 18 de julio 2019, actualizada 8:26 am

Enlace copiado

El deporte suele abrir diversas puertas, tal es el caso del joven lagunero Héctor Ramírez Beltrán, a quien el futbol americano le ha permitido conocer diferentes ciudades y recibir una educación de élite, al tiempo que demuestra su talento sobre el emparrillado.

Para este joven gomezpalatino, el deporte "de las tackleadas" era un asunto desconocido hasta el año 2005, cuando comenzó su camino en la Asociación de Futbol Americano Infantil de La Laguna (AFAIL), pasando luego por el sistema de preparatoria o "High School" en los Estados Unidos, para hoy estar enfundado en el jersey de los Borregos del Tec de Monterrey, en la capital neoleonesa. Conocido como "el McNabb" por su parecido físico con un exjugador de la NFL, este "chavo" transita su camino, demostrando el tesón y la resilencia propios del espíritu de los laguneros.

FUE JAGUAR

Fue prácticamente por casualidad, que Héctor se encontró con este deporte, el que de inmediato se convirtió en parte fundamental de su vida: "todo empezó en el año 2005, yo la verdad no sabía nada de americano, no había visto la NFL, mi papá es más de soccer y beisbol, mis primos son los que sabían un poco más, porque mi tío sí había jugado en sus años. Iba a su casa, nos poníamos cascos y jugábamos, me vio mi papá y me llevó a entrenar con los Jaguares, porque mi papá conocía al coach Raymundo, me dijo que si no me gustaba, me podía salir cuando quisiera, pero al terminar el entrenamiento yo ya estaba enamorado del deporte", relató.

/media/top5/McNabb5jpg.jpg

También fue por casualidad que siendo un niño, le pusieron un apodo que le perdura hasta estos días: "mi papá me compró un casco en El Parralito, era un casco verde y lo usaba para entrenar, entonces un coach me dijo que me parecía a Donovan McNabb, un jugador de las Águilas de Filadelfia, me dijo que lo buscara en la tele ese fin domingo, que era el número 5. Lo hice y me gustó mucho cómo jugaba, su liderazgo, entonces me empezaron a decir "McNabb" y así me dicen todavía, de hecho le voy a las Águilas debido a eso".

La disciplina y la búsqueda constante de mejorar, son características del futbol americano que se impregnaron bien en los valores de Héctor, que se propuso llegar más lejos: "estuve en Jaguares del 2005 al 2013, en ese lapso empecé a alimentar la idea de irme a Estados Unidos, a seguir el "Sueño americano", como le llaman, se me dio la oportunidad de arreglar la visa, me gradué de secundaria y me fui a estudiar la preparatoria a McAllen, Texas, de 2014 a mayo de 2018, un tío me abrió las puertas de su casa y entré a la Nikki Rowe High School, para ponerme el uniforme de los Warriors", contó.

NO FUE FÁCIL

Durante su etapa en la High School, Ramírez Beltrán demostró su talento sobre el emparrillado, luciendo como corredor y regresador de patadas, se ganó el reconocimiento de sus compañeros y coaches, además del de los directivos de la escuela y de la comunidad, ya que el futbol americano es prácticamente una religión en Texas. Sin embargo, el destino le tenía destinada una dura prueba: "en mi cuarto año tuve cuatro lesiones, me esguincé el tobillo derecho dos veces, el hombro derecho me lo luxé y me fracturé el quinto metatarso del pie izquierdo, me tuvieron que operar, me pusieron un tornillo y caí en depresión, ya no quería jugar, ni siquiera quería estudiar, pensé muchas cosas negativas, porque además yo estaba solo en Estados Unidos, me pegó más el estar sin mi familia, aunque estaba mi tío", ademitió Héctor.

/media/top5/McNabb4jpg.jpg

Poniendo a prueba su carácter, el joven recurrió a la resilencia y siguió dando pasos hacia adelante: "ese negativismo lo cambié por algo positivo, empecé a pensar en soluciones y vi que el coach Juan Wong estaba en Borregos Monterrey, él había salido de aquí de La Laguna y yo siempre lo vi y lo sigo viendo para arriba. Su primo fue mi coach en los Jaguares, así logré contactarlo y me pidió mis highlights (videos), mi peso, estatura, toda la información, se la mandé y me respondió con una noticia que me cambió la vida, pues me dijo que sí les había llamado la atención a los coaches".

BORREGO LAGUNERO

El proceso de reclutamiento se realizó en McAllen, los Borregos enviaron a cinco coaches para hacerle pruebas a Héctor, quien había recibido llamadas de universidades de Estados Unidos, pertenecientes a División II y III de la NCAA. Tras recuperarse de la operación, Ramírez Beltrán realizó el try out y apenas regresando a casa, recibió la llamada de Juan Wong, quien le confirmó que había interés real por parte del Tec de Monterrey y la decisión estaba solamente en manos del joven, quien habló con sus padres y en un acto que le organizó la escuela estadounidense, firmó su beca para jugar con los Borregos.

/media/top5/McNabb2jpg.jpg

Héctor ya disputó su primera temporada con los Borregos, logró llegar a la final de la Conferencia Premier en la Comisión Nacional Deportiva Estudiantil de Instituciones Privadas (Conadeip). "Los Borregos ya son mi familia, me enamoré de la escuela, del programa, de los coaches que son muy buenos, ya traigo bien puesta la camiseta de los Borregos Monterrey. En mi año de novato estuve de receptor y regresando patadas, en Mexicali me tocó regresar un kick off hasta el touch down, me probaron también como corredor y he anotado también jugando esa posición, fue un primer año que me encantó y buscaré más y más", afirmó.

Durante el primer semestre del año, Héctor y todos los Borregos realizaron una intensa pretemporada, trabajando en pista, gimnasio y asimilando el sistema del coach Carlos Altamirano, al tiempo que el joven lagunero estudia la licenciatura en Negocios Internacionales. Los Borregos Monterrey empezarán una nueva temporada el próximo 7 de septiembre, recibiendo a los Borregos de Puebla, donde estará un lagunero dando su mayor esfuerzo y demostrando que aquí nace talento de importación, con ese espíritu de vencer al desierto y así vencer cualquier adversidad, en el intento de ser mejor.

RELACIONADAS
COMENTA ESTA NOTICIA
Cargando comentarios...
Cargando más noticias...
Cargando tendencia...