17 de agosto de 2019 notifications
menu desktop_windows
Finanzas

Blazer RS, tan capaz como aparenta

AGENCIAS
CIUDAD DE MÉXICO, miércoles 17 de julio 2019, actualizada 9:12 am

Enlace copiado

Un consumidor arraigado en la compra de Chevrolet usualmente asocia esta marca a las bondades de Yukon, Silverado, Camaro, etcétera. Son productos robustos, rudos, caracterizados por tener varias décadas en el mercado y usualmente un número de cilindros que tiende al ocho.

Cuando a este consumidor se le expone a un producto de entre mediano a compacto usualmente no tendrá la amplia sonrisa y pecho henchido, pero en el caso específico de la Blazer, en particular en su versión RS, sí hay motivos para sonreír.

El segmento de SUVs medianas en lo general estaba asociado a productos francamente timoratos. Mustias cajitas suaves que a todo le tiran y, bueno, no se puede decir "y a nada le dan", porque si a algo le han dado es a vender como pan.

Desde hace años las marcas premium, especialmente las europeas, vieron la oportunidad de llevar vida a los SUV, y bajando desde el tamaño completo dieron impulso a la idea de acentuar lo deportivo con lo utilitario.

La evolución natural fue luego complementar gama con opciones de tamaño más reducido, más adecuadas para urbes saturadas, y un manejo dinámico acorde a la experiencia europea. Hasta aquí todo muy lindo, pero para un amplio segmento de consumidores un SUV mediano de comportamiento deportivo, aunque resulte deseable y conveniente, resulta inalcanzable. Finalmente, este año Detroit se pone a la par en este nicho y la apuesta de Chevrolet está en Blazer.

Para el ojo casual éste parecería otro deportivo utilitario mediano, pero es en el acelerador donde reside la diferencia en Blazer. El combinar un 3.5 litros V6 de 308 caballos de potencia con tracción integral sobre un paquete ligero y plantarlo en una suspensión inteligente, le ha dado un vigor que no remite a un centro comercial sino a una pista de competencia.

La suspensión de nueve velocidades con modo semimanual y el selector de tracción para calle, hielo o performance completan el paquete. No hay duda del trabajo de la tracción integral de doble embrague. La probamos en ciudad y carretera, y en cada entorno el resultado es sorprendente.

El nombre es lo único "vintage" en este producto. El aspecto exterior, a la par del lenguaje de diseño planteado por Camaro permea a la Blazer e, incluso hay quienes le han llamado "El Camaro hecho SUV", pero en realidad se quedan cortos.

Camaro es un producto que requiere, en sus versiones más capaces, un conductor técnico. En Blazer los cambios de carril, el curveo al límite, la recuperación, es de un deportivo, pero gracias a su tracción integral, bajo peso y sistema de estabilidad, no presenta el sobreviraje natural del Camaro.

La amplia fascia frontal basada en el tema del hexágono es el elemento preponderante al frente, acompañada de delgados faros principales con acento LED, y en la base faros "de niebla", que en realidad iluminan más que los regulares, complementan la abundante oferta de lúmenes al frente. Las líneas angulares están presentes armónicamente a todo lo largo de los costados, con una base perimetral en plástico negro acabado piano. Los rines de 20 pulgadas calzan llantas Continental CrossContact orientadas a uso en asfalto.

Al interior la atmósfera en la versión RS da el primer golpe con el potente aroma a piel auténtica, en un habitáculo de un carácter performance. La reminiscencia al Camaro está presente también al interior, pero con una sobriedad que le cae de perlas a un vehículo que prescinde de excesos en cromo. Como lo comentaba con el compañero de viaje, no necesitamos disfrazar de Michael Kors estos productos usando brillos absurdos. Complementa la experiencia al interior el amigable sistema activo de cancelación de ruido para disfrutar el equipo de audio Bose.

El tablero de instrumentos central cuenta con una combinación de pantalla LED para algunos indicadores y agujas físicas para otros, perfectamente integradas. Los asientos forrados en piel con acentos en color rojo ofrecen generoso soporte; las plazas delanteras cuentan con calentador y enfriador, además de contar con memorias y la función de moverse en automático para abordar y salir del vehículo. El techo acristalado con barrera de luz robotizada le da amplitud a una cabina que pudiera sentirse estrecha para quienes el aspecto de avión caza no les viene en gracia.

RELACIONADAS
COMENTA ESTA NOTICIA
Cargando comentarios...
Cargando más noticias...
Cargando tendencia...