26 de agosto de 2019 notifications
menu desktop_windows
Columnas Deportes

El Consultorio Deportivo

JORGE GALVÁN / EL SIGLO DE TORREÓN
TORREÓN, COAH, lunes 15 de julio 2019, actualizada 8:46 am


Enlace copiado

El cáncer es una enfermedad en la cual el organismo produce un exceso de células malignas conocidas como cancerígenas o cancerosas, con crecimiento y división más allá de los límites normales, llamadas metástasis. Es causado por anormalidades en el material genético de las células. Estas anormalidades pueden ser provocadas por agentes carcinógenos, como: La radiación de diferentes fuentes como la ionizante y ultravioleta, productos químicos procedentes de la industria, humo del tabaco y de la contaminación en general y agentes infecciosos.

Contrariamente a lo que se pensaba hace tiempo, la ciencia médica acepta que el ejercicio es beneficioso para gran cantidad de patologías, incluso en muchas de gravedad, como es el caso del cáncer. Hasta hace poco, los médicos recomendaban a sus pacientes con cáncer evitar todo tipo de actividades que pudieran acarrear fatiga. Los estudios han demostrado, sin embargo, que el exceso de descanso reduce las reservas de energía provocando debilidad del sistema musculo esquelético, lo cual da por consecuencia que las actividades necesarias para la vida diaria se vuelven mucho más difíciles.

Así mismo la actividad física puede tener repercusiones favorables sobre la calidad del sueño y se ha visto que ayuda a contrarrestar el insomnio que padecen muchos enfermos de cáncer. Si el tratamiento ha provocado pérdida de masa muscular, el ejercicio ayudará a recobrar algo de la fuerza que se ha perdido. Gracias a la actividad física se han reducido los niveles de estrés, ansiedad y depresión, lo que permite sobrellevar la enfermedad en mejor forma.

Se recomiendan actividades que faciliten el mejoramiento del estado físico general tales como las que permiten desarrollar tono y fuerza muscular y las que mejoren la resistencia aeróbica. Sin embargo, existen limitantes para la prescripción de actividad física, entre estas se encuentran: Una cirugía reciente, o tratamientos de quimioterapia, por lo que es recomendable no ejercitarse en las 48 horas posteriores a esta ni tampoco hasta que sus efectos secundarios como las náuseas hayan desaparecido por completo.

¡Hasta la próxima!

[email protected]
RELACIONADAS
COMENTA ESTA NOTICIA
Cargando comentarios...
Cargando más noticias...
Cargando tendencia...