22 de agosto de 2019 notifications
menu desktop_windows
Nosotros

Pequeñas especies


domingo 14 de julio 2019, actualizada 4:34 am


Enlace copiado

UNA MALA ALIMENTACIÓN

Cuando vi por primera vez a "Facundo", me pareció un excelente ejemplar de la raza Golden Retriever, tenía cuatro meses de edad, un cachorro vigoroso y juguetón, con un pelaje sedoso de color dorado, llegó a la clínica para sus primeras vacunas.

No pasaron muchos días cuando regresó "Facundo" con problemas gastrointestinales, estuvo en observación algunas horas, efectivamente traía inflamación abdominal y vómito, afortunadamente se le aplicó un tratamiento el cual respondió a la perfección y no supimos de él en algunas semanas. Por lo regular, en la primer consulta, hago las recomendaciones necesarias acerca de la alimentación de los cachorros a base de croquetas específicas para su edad, nada de sobrantes de la comida casera, no chocolates, prohibido los huesos de pollo, mantener lejos de su alcance la basura, etc. Tal parece que algo falló, sólo pasaron algunas semanas y de nuevo se presentó la misma sintomatología; sin embargo, "Facundo" salió una vez más de su problema digestivo. En esta ocasión, más que un tratamiento médico, se recomendó un buen manejo a base de cuidados, higiene, alimentación, alojamiento, etc., lo que en medicina veterinaria llamamos Zootecnia. Por tercera vez, se enfermó "Facundo", sólo que en esta ocasión se trataba de un cuadro mucho más severo, presentaba signos de deshidratación, dolor abdominal, anorexía, diarrea sanguinolenta y vómito. Inmediatamente se hospitalizó, como se trataba de un cachorro inquieto se tuvo que sedar, lo hacemos con doble fin, para administrar tranquilamente el suero por vía endovenosa y así no se quite la venoclísis y también como analgésico, ya que en la mayoría de las veces, el solo hecho de sentir dolor, es la causa principal de muerte en las mascotas. En los dos primeros días, se registró una mejoría sustancial, de veinte veces que presentaba vómito al día disminuyó a sólo dos en veinticuatro horas, lo mismo sucedió con las evacuaciones sanguinolentas. Al tercer día, "Facundo" parecía darse por vencido, no comía ni bebía, la alimentación era a base de papillas y suero oral, su administración... (Más en la pág. 3)

PEQUEÑAS ESPECIES

(VIENE DE LA PÁG. 2)

...era cada dos horas y no era de su completo agrado. Desafortunadamente, en estos casos cuando queremos indagar sobre la historia clínica del paciente, encontramos alguna omisión sobre "algo", en ocasiones hasta como detectives tenemos que actuar, recuerdo a uno de mis maestros que decía;: cuando vayan a revisar algún animal enfermo a un rancho, crean siempre la mitad de la historia clínica de los propietarios o del encargado, e indaguen por su cuenta realmente los antecedentes del animal enfermo, revisen a su alrededor las cajas de medicina que ya han aplicado, pues al no responder a la automedicación, entonces es cuando les hablan a ustedes y les dejan toda la responsabilidad del animal cuando no responden al "tratamiento" que ellos dieron. En ocasiones, la servidumbre les arroja sobrantes de la comida y es lógico que los cachorros lo consuman, otras de las veces cuando hay trabajadores en la casa, también son muy afectos a darles de su comida, hacer recomendaciones a los niños o tener cuidado con sus amiguitos cuando van de visita, que no les den alimento alguno.

Del tercer día en adelante, "Facundo" no mostró mejoría, siempre permaneció canalizado con suero y su medicación fue vía endovenosa, nunca faltó la atención por parte de sus dueños o del personal hospitalario, "Facundo" falleció al sexto día, no sin haber hecho todo lo imposible por salvar su vida. Que importante es seguir las recomendaciones de su veterinario, tenga la seguridad que el siempre deseará lo mejor para su familia y para su mascota.

TAGS
Temas del día
  • Metrobús
  • Celso Piña
  • Taxistas
  • RELACIONADAS
    COMENTA ESTA NOTICIA
    Cargando comentarios...
    Cargando más noticias...
    Cargando tendencia...