16 de julio de 2019 notifications
menu desktop_windows
Columnas Finanzas

Contexto lagunero

Por qué nos sentimos exhaustos en el trabajo

JUAN MANUEL GONZÁLEZ
lunes 08 de julio 2019, actualizada 7:55 am


Enlace copiado

Muchas personas están exhaustas en su trabajo, aburridas de manera permanente, sin logros y sin reconocimientos. Por todo ello les gustaría renunciar, pero se detienen, dudando que esa sea la mejor decisión. Aunque cada persona sabe lo que más le conviene en su situación, ya hay investigaciones útiles que nos pueden ayudar a determinar si podemos mejorar en nuestro trabajo actual o definitivamente debemos buscar otro empleo.

El estar exhaustos en el trabajo tiene explicación y además se puede predecir y actualmente existe un diagnóstico médico oficial para esta situación, de acuerdo con la Organización Mundial de la Salud. Existe un modelo llamado Áreas de la Vida del Trabajo, desarrollado en las universidades de California en Berckley y la Universidad Acadia de Canadá. Este modelo identifica seis áreas en las que se puede experimentar desbalance en el trabajo y que pueden provocar que las personas se sientan exhaustas.

Algunas personas son capaces de lograr cambios en estas áreas y logran permanecer en su trabajo sin mayores problemas, mientras que otras piensan que el desbalance es muy grande y mejor deciden moverse a otro empleo. Aquí presento las seis áreas que pueden hacer que una persona se sienta exhausta en su trabajo y cómo se puede intentar solucionar cada una de ellas: Carga de trabajo. Cuando una persona siente crónicamente que tiene una sobrecarga de trabajo permanente, las oportunidades para restaurar este problema no existen.

Entonces, para poder manejar esta situación, la persona debe analizar que tan capaz es de planear su trabajo, priorizar las tareas, delegar las actividades, saber cuándo decir no y dejar de ser tan perfeccionista.

Percepción de estar perdiendo el control. En esta situación la persona siente que está perdiendo autonomía acceso a los recursos de la empresa y capacidad de influir en las decisiones que se toman en el día a día. En este caso, uno debe detenerse y pensar cuál es exactamente la razón de estar sintiendo que se pierde el control y pregúntese a sí mismo qué puede hacer para cambiar la situación, coméntelo con su jefe, lo peor que usted puede hacer es precisamente, no hacer nada.

Premios y recompensas. Si los premios y recompensas, extrínsecos e intrínsecos están por debajo de lo que merece por el esfuerzo y el tiempo dedicados, entonces usted siente que la inversión que hace no es redituable.

Determine exactamente lo que necesitaría para sentirse recompensado justamente. Probablemente deba pedir un aumento o una promoción, probablemente necesite una retroalimentación positiva y cara a cara con su jefe y determine si existen algunas oportunidades de recibir mejores recompensas que las que ha recibido hasta la fecha.

Compañeros de trabajo. ¿Con quien trabaja o quienes le rodean en su trabajo? ¿Qué tan confiables y productivas son sus relaciones con los demás en el trabajo? Por lo general no escogemos a nuestros compañeros de trabajo, nos tocan porque el destino así lo decidió, pero usted puede mejorar la dinámica de las relaciones con sus colegas y con sus clientes. Puede ser tan simple como charlar con ellos y escucharlos. El sentirse exhausto se contagia, de modo que, para elevar su compromiso en el trabajo, debe usted aumentar la moral en el grupo. Si usted ha hecho todo lo que puede al respecto y las relaciones no se mejoran y el ambiente sigue igual, entonces considere un cambio de empleo.

Justicia. ¿Siente usted que es tratado con justicia y equidad en el trabajo? ¿Se le reconocen sus esfuerzos y resultados, o son otros los que se cuelgan las medallas y el trabajo suyo ni se nota? Coméntelo con su jefe, muchas veces se logra lo que uno quiere hasta que lo comenta directamente, pida ser mencionado en los logros, pida hacer una parte de la presentación de resultados, pregunte por que no se le toma en cuenta.

No encajar con los valores de la empresa. Si usted valora mucho algo que la empresa no valora igual, su motivación para trabajar muy duro y perseverar, puede disminuir drásticamente. Los ideales y la motivación tienden a arraigarse en los individuos y en las organizaciones.

Observe cómo toman sus decisiones su jefe, su equipo y la organización y determine si están abiertos a los cambios. Si sus valores difieren mucho de los valores de quienes tienen influencia en las decisiones, necesita buscar trabajo en una empresa que sea congruente con usted. Sentirse exhausto en el trabajo no es solo sentirse cansado.

Es una situación multifactorial que requiere varias soluciones. Pero si usted encuentra que, a pesar de todos sus esfuerzos para contribuir y hacer cambios en la empresa, la situación no mejora, entonces, decida si tiene sentido permanecer o busque la forma de encontrar otro empleo.

[email protected]
TAGS
RELACIONADAS
COMENTA ESTA NOTICIA
Cargando comentarios...
Cargando más noticias...
Cargando tendencia...