22 de octubre de 2019 notifications
menu desktop_windows
Internacional

Analizan cierre de albergues por ataque

Señalan a aviones de la fuerza aérea del LNA como responsables del ataque

NOTIMEX
TRÍPOLI, LIBIA, viernes 05 de julio 2019, actualizada 8:07 am

Enlace copiado

El Gobierno de Libia reconocido por la comunidad informó este día que examina el cierre de los centros de detención de migrantes en el país, tras los bombardeos del martes pasado contra las instalaciones de Tajoura, que dejaron 53 muertos, incluidos seis niños, y 130 heridos.

"El Gobierno está considerando el cierre de los centros y liberar a los inmigrantes ilegales para preservar sus vidas y seguridad", indicó el ministro del Interior, Fathi Bashagha, en un comunicado publicado esta tarde, en medio de reportes de que guardias dispararon contra migrantes que intentaban huir de los ataques.

La noche del martes pasado, dos ataques aéreos golpearon el centro de detención de Tajoura, ubicado en las afueras del este de Trípoli, capital libia, donde se encontraban al menos 600 refugiados y migrantes de varios países africanos, incluidos mujeres y niños.

Bashagha destacó que la medida es para garantizar la seguridad de los tres mil 800 refugiados y migrantes detenidos en Libia, en medio del conflicto armado y los combates que libran desde abril pasado, fuerzas del primer ministro Fayez al-Sarraj, y del Ejército Nacional de Libia (LNA), leales al mariscal Khalifa Haftar.

Existe una suposición generalizada de que aviones de la fuerza aérea del LNA fue responsable de los dos ataques contra las instalaciones de Tajoura, aunque el mariscal Haftar se ha deslindado por completo y acusa a las fuerzas de seguridad libias, que niegan de manera tajantes estar detrás.

Sin embrago, la Oficina de Coordinación de Asuntos Humanitarios de las Naciones Unidas (OCHA, por sus siglas en inglés) denunció este jueves que tenía información de que los guardias libios dispararon contra refugiados y migrantes que intentaban huir de ataques aéreos contra el centro de Tajoura.

En un informe de actualización de los bombardeos la agencia de la ONU confirmó que hubo dos ataques aéreos, uno que impactó en un garaje desocupado y otro en un hangar, donde se encontraban alrededor de 120 refugiados y migrantes.

"Hay informes de que después del primer impacto, algunos refugiados y migrantes fueron atacados por guardias cuando intentaban escapar", dijo el informe de OCHA, publicado este jueves en la ciudad de Ginebra, sede del organismo.

De acuerdo con los testimonios de varios sobrevivientes, emitidos en mensajes a través de la red social de Twitter, luego del primer bombardeo, los refugiados comenzaon a escapar, pero la policía abrió fuego, según reporte de la televisión árabe Al Yazira.

El reporte de OCHA confirmó la muerte de 53 personas a consecuencia de los bombardeos, aunque admitió que el número de víctimas podría aumentar, ya que las operaciones para la recuperación de cadáveres en la zona continuaban este jueves.

"Todavía hay unas 500 personas en el centro de detención en Tajoura, al este de Trípoli, con cuatro nigerianos en libertad para ser enviados a la embajada de Nigeria este jueves y un plan para enviar a 31 mujeres y niños a las instalaciones de la agencia de refugiados de las Naciones Unidas en Trípoli", apuntó.

Libia está sumergida en una crisis desde la caída su líder histórico, Muamar Gadafi, en 2011, con una dualidad de poderes, entre un gobierno en Trípoli y reconocido a nivel internacional, y el que tiene su sede en Tobruk, respaldado por Haftar, además de choques entre grupos rivales, la proliferación de facciones yihadistas y mafias que trafican con migrantes a Europa.

Además, es uno de los principales puntos de partida para que los migrantes africanos que huyen de la pobreza y la guerra lleguen y buscan llegar a Italia en barco, aunque muchos son interceptados en el mar y son devueltos por la guardia costera libia, con la aprobación de la Unión Europea (UE).

Los obligan a limpiar sus armas

Los migrantes que sobrevivieron el mortal ataque aéreo sobre un centro de detención libio dijeron el jueves que fueron reclutados por la milicia local para trabajar en un taller de armas.

La decisión de almacenar armas en la instalación en Tajoura, en el este de Trípoli, pudo haber sido el objetivo del autonombrado Ejército Nacional Libio, que está en guerra con una serie de milicias aliadas con un débil gobierno reconocido por la ONU en la capital.

El gobierno de Trípoli culpó del ataque del miércoles, donde murieron al menos 44 migrantes y 130 más resultaron heridos, al ENL y sus partidarios extranjeros. El ENL, dirigido por el capitán general Khalifa Hifter, dijo que tenían en la mira un cercano puesto miliciano, pero niega haber atacado el centro donde eran detenidos los migrantes.

Hifter, cuyas fuerzas controlan gran parte del oriente y sur de Libia, recibió apoyo de Egipto, Emiratos Árabes Unidos, Arabia Saudí y Rusia.

Mientras tanto, la ONU y grupos humanitarios en parte culparon de la tragedia a la política de la Unión Europea de asociarse con milicias libias para evitar que migrantes crucen el mar Mediterráneo para buscar una mejor vida en Europa. Los opositores de la política dicen que deja a los migrantes a merced de los traficantes despiadados o confinados en centros de detención cerca del frente que con frecuencia carecen de agua y alimentos adecuados.

Los peligros a los que se enfrentan los migrantes desesperados fueron evidenciados el jueves cuando la agencia de migraciónde la ONU reportó que un barco con 86 migrantes proveniente de Libia se hundió durante la noche en el Mediterráneo y sólo tres personas estaban confirmadas como sobrevivientes.

Alrededor de 6.000 migrantes, la mayoría de otras partes de África, son detenidos en centros de detención en Libia después de ser interceptados por la guardia costera financiada por la UE. En Tajoura, cientos de migrantes son detenidos en varios hangares junto a lo que parece ser un escondite de armas.

RELACIONADAS
COMENTA ESTA NOTICIA
Cargando comentarios...
Cargando más noticias...
Cargando tendencia...