22 de julio de 2019 notifications
menu desktop_windows
Columnas Deportes

Consultorio Deportivo

CINE PRINCESA

JORGE GALVÁN ZERMEÑO/EL Siglo de Torreón
TORREÓN, COAH, lunes 27 de mayo 2019, actualizada 9:22 am


Enlace copiado

A la memoria de mi abuelo Darío y de mi hermana Patricia.

Antes de dar a usted del porqué de este título para una columna de deporte, comento y pido me perdonen por la omisión del nombre de un amigo y compañero muy querido del Santos Laguna campeón del 2001 imperdonable haber omitido el nombre de Rubén “Gato” Chávez qepd que se encargó de la preparación de los por porteros de ese bien recordado equipo campeón, su calidez hizo que Rubén fuera muy queridos entre los compañeros y hoy lo seguimos recordando ¡Un abrazo hasta el cielo!

Y volviendo al título de esta colaboración el pasado sábado 25 de este mes que ya termina se cumplieron cien años de la inauguración del entonces moderno y lujoso Teatro Princesa, años después convertido en cine, la evocación es por los años de mi niñez que viví junto a mi hermano Rubén Darío casi por completo entre palomitas de maíz, un “Lucky” (refresco de máquina), entre los sonidos del piso de machimbre y observando algunos vestigios de su pasado glorioso acompañando un día sí y otro también a mi abuelo Darío por muchos años operador en su caseta de proyección. Los intermedios, costumbre desaparecida al igual que la exhibición de dos o tres películas con permanencia voluntaria, eran llenados con imágenes provenientes del resto del mundo, en especial de España, los documentales en nostálgico blanco y negro eran ricamente aderezados con las voces de Fernando Marcos, Pepe Alameda y Paco Malgesto, se narraban de acuerdo a la tendencia de la dictadura los triunfos del Real Madrid, ocasionalmente del Atleti de Madrid y de Bilbao y muy, pero muy lejanamente del Barcelona, esto último lejos de enfriar mi curiosidad por los culés la alimentó, veía en ellos a un equipo combativo de uniforme que retrataba muy similar al del Atlante que daba la pelea a cualquiera, quien diría que con los años a su espíritu se agregaría una gran clase, era la década de los sesenta, tiempo de sequía con apenas dos Copas de España y dos de las llamadas Copas de Ferias y un polémico segundo lugar con un polémico 0-1 contra el Real Madrid en casa.

Las elegantes y agradables voces de Don Fernando Marcos y Don Pepe Alameda hacían la alegría de los presentes narrando las faenas de Joselito Huerta, algún reportaje del Maestro Silverio Pérez, Armillita y Garza, la evocación al recuerdo de Manolete, la elevación a las alturas de Luis Miguel Dominguín, Antonio Ordoñez y “El Viti” que me hicieron admirar a estos dos últimos, Don Paco Malgesto aparecía para dar a la nota el ambiente festivo, antecedente de las notas de “color” actuales que hacían notar la presencia de famosos en los tendidos o la intimidad de los hogares de las figuras del momento, los tiempos pasan, el Princesa como lo llamábamos es hoy un estacionamiento, su demolición me causó honda pena y la comparé a la escena de la hermosa película homenaje al cine “Cinema Paradiso” de Giuseppe Tornatore, la vida o tal vez mi imaginación hacen que encuentre un enorme parecido físico y humano con “Alfredo y Toto” los personajes de la cinta y mi muy agradable infancia. El entorno era de lo más fascinante en la misma cuadra de la Valdés Carrillo los vecinos eran de lujo, la cafetería POP de Don Pedro “Charolito” y Juanita Orta, Pedro Rojas Cid y su puesto de revistas en el que se conseguían las publicaciones beisboleras Hit y Súper Hit, Futbol y Balón, Box y Lucha, el legendario Apolo Palacio y la Copa de Leche, al lado opuesto la taurinísima dulcería Martin, tiempos idos de grato y cariñoso recuerdo del Cine Princesa ¡Hasta la próxima!

[email protected]
TAGS
Temas del día
  • Migrantes
  • Chapo Guzmán
  • Pemex
  • RELACIONADAS
    COMENTA ESTA NOTICIA
    Cargando comentarios...
    Cargando más noticias...
    Cargando tendencia...