18 de noviembre de 2019. notifications
menu desktop_windows
Deportes

El Autismo no es una barrera en el deporte

Los estadios laguneros promueven la inclusión

Aarón Arguijo Gamiochipi/EL SIGLO DE TORREÓN
TORREÓN, COAH, jueves 23 de mayo 2019, actualizada 8:45 am

Enlace copiado

El deporte se ha caracterizado por ser un factor de inclusión en la sociedad, dentro y fuera del terreno de juego se fomenta la unión, la cohesión social e incluso la hermandad, pero en estos tiempos, abarca algo más, tan actual, como necesario: la tolerancia.

Según datos estadísticos de instituciones especializadas en la salud, 1 de cada 160 niños que nacen, es propenso a manifestar el Trastorno del Espectro Autista (ASD, por sus siglas en inglés) o, como se dice coloquialmente, es autista. No es una enfermedad el autismo, no es algo contagioso, pero tampoco es algo que la sociedad haya entendido o aceptado en su totalidad, quizá por temor, por el hecho de que se han popularizado los "niños autistas" o más probablemente, por la poca información que se tiene al respecto, para fomentar una cultura de igualdad, aceptación y respeto.

/media/top5/1183469jpeg.jpeg

Jesús Esteban Rascón Martínez participó en el protocolo de la Liga MX en un duelo de Santos Laguna en el Estadio Corona.

ENTENDIENDO EL AUTISMO

Define el Instituto Nacional de Trastornos Neurológicos y Accidentes Cerebrovasculares, con sede en Maryland, Estados Unidos, que el Trastorno del Espectro Autista "son un grupo de trastornos complejos del desarrollo neurológico, que se distinguen por patrones de comportamiento repetitivos y característicos, así como dificultad para la comunicación e interacción social. Los síntomas están presentes desde una edad temprana y afectan el funcionamiento diario". Añade que "algunos niños y adultos con este tipo de trastorno, son completamente capaces de realizar todas las actividades de la vida diaria, mientras que otros requieren ayuda substancial para realizar las actividades básicas".

Es decir, una persona que experimenta el trastorno del autismo, no es tan diferente a cualquier otra persona, así mismo, un niño con autismo, no es diferente al resto de los pequeños de su edad, gusta de jugar, divertirse y descubrir nuevas actividades de entretenimiento día con día. Bajo esta premisa, en la Comarca Lagunera se promueve constantemente la inclusión de las personas con autismo, especialmente los niños y los espectáculos deportivos no son la excepción, sabiendo que en esta región, se cuenta con una amplia gama de deportes, cuatro equipos profesionales y escenarios dignos para el disfrute de los aficionados.

TAMBIÉN SON AFICIONADOS

Fernando Vázquez Camacho, presidente de la Fundación Sonrisa Azul, que atiende a personas con autismo, en especial a niños, se ha encargado de fomentarles el gusto por el deporte, al tiempo que promueve la comprensión y respeto de los laguneros hacia quienes experimentan ese trastorno. "El autismo no es un obstáculo para poder disfrutar del deporte, nosotros vivimos dos experiencias en una, primero como papás, vivimos con el "queremos, pero no me animo", porque si vamos al beisbol, habrá gente que se apasione con el juego y que va a verlo con detalle, entonces no va a estar muy contento de que mi hijo esté brincando delante de él, o que mi hijo esté emocionado y gritando, pero nos estamos quitando ese miedo, gracias a las directivas que nos están ayudando", describe.

"Me hablaron del Unión Laguna, nos dieron boletos y mi hijo (que vive con autismo) lanzó la primera bola, fue una experiencia muy bonita porque fuimos en bola, todos los niños gritan, pero somos de los mismos y no pasa absolutamente nada, fue una experiencia muy padre para papás y para los niños, que estuvieron felices y conviviendo. Mi abuelo fue cátcher del Unión Laguna y era un tema importante el asistir, ahora que mi hijo pudo estar en el estadio, fue un regalo muy bonito", añadió.

Habló también de la experiencia vivida junto a los pequeños con autismo, asistiendo a un partido en el estadio Corona: "te tienes que sentar lejos de alguna porra, porque sí les puede llegar a molestar el ruido fuerte a los niños, así que tratamos de aislarlos un poco, además de vigilar y si se empiezan a tirar, a agredir, mejor nos retiramos, nosotros como papás nos quisiéramos quedar hasta el final, pero si el niño se pone molesto, pues te lo llevas, otro día iremos, no pasa nada, finalmente tratas de estar en paz con tus vecinos de asiento, a quienes no les pasa nada malo, pero no se trata de molestarles", explicó.

Los estadios son escenarios al aire libre, que facilitan un poco más la visita de los pequeños con autismo, pero un recinto cerrado tampoco es un impedimento: "fuimos a la lucha libre y fue algo muy diferente, donde las máscaras, los colores, las luces, el humo, eso fue el espectáculo, eso fue la lucha para ellos, se impactaron positivamente con el show, los gritos, fue muy emocionante, nuestros niños jugaron mucho, tiraron las papitas que les compramos, pero está bien, nosotros como papás estamos acostumbrados y deseamos que la gente se acostumbre también, para que no los vea como seres extraños", dijo Vázquez Camacho.

NO HAY OBSTÁCULOS

El autismo no es un impedimento para que una persona lleve una "vida normal", tampoco lo es para que puedan disfrutar de los deportes: "como papás, quizá al principio había miedo, pero las directivas de los equipos, los organizadores deportivos nos han ayudado y hemos perdido ese miedo, ahora andamos buscando a dónde irnos, a los toros, días de campo, toboganes, a misa, no son niños o personas que deban estar encerrados, así que buscamos que vayan ganando un lugar en la sociedad, en nuestras visitas a lugares, siempre hemos tenido un aprendizaje y creo que es mutuo, también aprende la gente con la que hemos convivido, buscando que cada vez sean más", concluyó.

RELACIONADAS
COMENTA ESTA NOTICIA
Cargando comentarios...
Cargando más noticias...
Cargando tendencia...