20 de octubre de 2019 notifications
menu desktop_windows
Columnas Deportes

Recuerdos del Ayer

EL LAGUNA DEL TORNEO 75-76

Sergio Luis Rosas/ EL SIGLO DE TORREÓN
TORREÓN, COAH, viernes 03 de mayo 2019, actualizada 9:34 am


Enlace copiado

El desaparecido equipo Laguna había disputado dos Liguillas de Descenso, la primera en la temporada 72-73, la segunda en el torneo 7374, salvándose en ambos casos con Claudio Lostaunau como técnico – jugador y Claudinor Barbosa como entrenador, respectivamente. Para el campeonato 75-76 la directiva contrató a José Antonio Roca, quien había sido campeón con América en 1970, para formar un equipo protagonista.

La simple llegada de José Antonio Roca a La Laguna causó gran expectación. Lo primero que hizo la directiva fue reforzar el equipo con jugadores nacionales y extranjeros de buen nivel. De Argentina llegaron Alejandro Juan Onnis del equipo Atlanta y Hugo Carril del Rosario Central. Regresaron a la Comarca dos jugadores que fueron símbolo del Torreón, el defensa central Oscar Rolando Pierucci y José “La Caica’’ Zamora, después de militar un año con los Leones Negros de la U de G, que en 1974 habían adquirido la franquicia de los Diablos Blancos.

Del América trajo José Antonio Roca al guardameta Pedro Soto, al defensa lateral José “El Palillo’’ Martínez, el zaguero central Campos y el extremo izquierdo Sinué Girón. Del Atlas vinieron José “El Burro’’ Cedano y Agustín Loza, y del Monterrey llegó Basilio Salazar. El tradicional uniforme de la Ola Verde sufrió cambios, desapareció el color blanco y fue cambiado por el amarillo, surgiendo así los “Verdi Cremas de Roca’’ ante la protesta enérgica de don Pedro Valdez, uno de los fundadores del equipo Laguna, quien se alejó de la directiva por este motivo. El armado del plantel dio resultado y al mando de José Antonio Roca tuvo un buen desempeño, despertó la pasión entre los aficionados, el desaparecido Estadio de San Isidro se llenaba en cada juego y los seguidores de los “Verdi Cremas de Roca’’ acariciaban la Liguilla por el campeonato, pero vino una racha de seis penaltys fallados en forma consecutiva que le impidieron hacer realidad este sueño.

La mala racha dio inicio el domingo 18 de enero de 1976 en el partido de la jornada 12 contra Pumas en el Estadio de San Isidro y se extendió hasta el domingo 13 de junio contra el Atlante en la fecha 33, en la cual Oscar Rolando Pierucci acabó con el Maleficio de forma dramática, pues la pena máxima que ejecutó y anotó, debió repetirse, pero afortunadamente rompió la racha. Los penales fallados fueron tres en forma consecutiva por José Antonio Rodríguez, quien era el tirador oficial de los “Verdi Cremas de Roca’’, Alejandro Juan Onnis, Agustín Loza y el brasileño Carlos Eloir Peruci fallaron uno cada uno.

Esta mala racha se inició contra los Pumas, dirigidos en ese entonces por el húngaro Arpad Fékete. Antes del primer penal fallado, se marcó uno a favor del Laguna al minuto 14, el cual si fue anotado. El defensa central Miguel Mejía Barón cometió falta dentro del área a Alejandro Juan Onnis, el árbitro Rubén Solís Celada marcó la pena máxima. José Antonio Rodríguez la ejecutó con tiro raso y colocado a la base del poste, a la derecha del guardameta Rubén Montoya para el 1-0 a favor de los laguneros.

La anotación fue en la portería Sur del Estadio de San Isidro, cuya barda colinda con la calle Madrid. Cabe hacer mención que antes de que José Antonio Rodríguez ejecutara ese primer penal, desde la banca el técnico Arpad Fékete le señalaba al portero Rubén Montoya hacía donde lo tiraría Rodríguez, pero el arquero argentino no le hizo caso y Toño anotó. Fékete conocía bien a Rodríguez, pues lo había traído del Atlas al Laguna en 1972.

Antes de que concluyera el primer tiempo los Pumas empataron el marcador en un centro de Arturo Vázquez Ayala, rematado de cabeza por Miguel Mejía Barón, quien le ganó en la salida al guardameta Pedro Soto. Apenas había iniciado el segundo tiempo cuando Carlos Eloir Peruci fue trabado dentro del área por Héctor Sanabria, el silbante Solís Celada no dudo en marcar el penalty. De nueva cuenta se paró Fékete de la banca para darle indicaciones al guardameta Montoya. José Antonio Rodríguez se vio obligado a cambiar la ejecución y en esta ocasión falló, su disparo fue por encima del travesaño de la portería Norte (conocida como la Herradura) y dio origen a la mala racha.

En la jornada 15, el domingo ocho de febrero de 1976, el equipo Atlético Español visitó al Laguna y llegó a estar en ventaja de dos goles a cero, pero en la segunda parte la Ola Verde logró empatar el marcador con goles de José Antonio Rodríguez y Carlos Eloir Peruci. Al minuto 89 se marcó la pena máxima en contra del equipo visitante. Toño Rodríguez la ejecutó, pero el guardameta Julio Aguilar detuvo el disparo. Fue el segundo penal fallado.

En la fecha 17, el domingo 22 de febrero de ese año, Laguna recibió a los Tiburones Rojos del Veracruz. Fue un partido infumable y para “colmo de males’’ José Antonio Rodríguez falló su tercer penal consecutivo, en esta ocasión estrelló su disparo en el travesaño de la portería jarocha. El resultado fue empate sin goles.Cero y van tres.

El sábado 28 de febrero el Laguna visitó al Monterrey en la jornada 18 y perdió por dos goles a uno, en tiempo de compensación el árbitro Domingo de la Mora marcó una mano de Magdaleno Cano dentro del área y decretó el penalty a favor de los laguneros. Hubo cambio de tirador y la responsabilidad recayó en Alejandro Juan Onnis, quien voló su disparo y la mala racha aumentó a cuatro.

En la fecha 20, el domingo 14 de marzo de 1976, el Laguna recibió a los Leones Negros de la U de G y perdió por un gol a cero. Al minuto 45 el defensa lateral Daniel Montes de Oca detuvo con las manos un disparo de Hugo Carril, el árbitro Jesús Mercado marcó de inmediato la pena máxima. El zaguero Agustín Loza se encargó de ejecutarla, pero el guardameta lagunero Rubén “El Gato’’ Chávez (QEPD), quien jugaba en la U de G, le adivinó la trayectoria del disparo y lo atajó. Cero y van cinco.

La psicosis había invadido el vestidor del Laguna, en la fecha 24, el domingo 11 de abril recibió al equipo América ante un lleno completo en el desaparecido Estadio de San Isidro. Era un partido especial para el técnico José Antonio Roca, quien la temporada anterior había dirigido a las Águilas y le hubiera gustado ganarles. Fue una falta de Mario “El Pichojos’’ Pérez sobre Hugo Carril dentro del área. Carlos Eloir Peruci, el goleador histórico del Laguna, tomó el balón y se perfiló para ejecutar la pena máxima, pero el guardameta Francisco Castrejón en un buen lance atajó el disparo ante la desilusión de los aficionados laguneros, que no podían dar crédito al sexto penalty fallado.

La temporada transcurrió, habían pasado casi cinco meses y no fue hasta la jornada 33, el domingo 13 de junio de 1976, frente al Atlante cuando el Laguna logró romper el maleficio de los penales fallados. En este encuentro se marcaron dos penas máximas a favor de la Ola Verde, a los minutos 36 y 65, respectivamente, en esta ocasión se designó como tirador oficial al defensa central Oscar Rolando Pierucci, quien anotó los dos penales y rompió la mala racha. Laguna le ganó al Atlante por cuatro goles a dos. El primer penalty debió repetirse, ya que el silbante consideró que Reginaldo Ramírez ingresó al área antes de tiempo, sin embargo, Oscar Rolando Pierucci no se amilanó y lo hizo efectivo. El segundo penal lo ejecutó muy bien ante la algarabía de los aficionados laguneros, que de esta forma veían como terminaba la pesadilla de los penales fallados.

El Laguna consiguió esa inolvidable temporada 75-76 su máxima puntuación en Primera División con 39 puntos en 38 partidos, su marca fue de 12 partidos ganados, 15 empates (ganándose el mote del “Rey del Empate’’) y 11 derrotas, con 53 goles a favor y 46 en contra, con un porcentaje de eficiencia de 51.3, ocupando el noveno lugar de la tabla de posiciones entre 20 equipos.

Sus goleadores ese torneo fueron Carlos Eloir Peruci con 18 tantos y José Antonio Rodríguez con 13. La “Cereza del pastel’’ fue el debut del lagunero Hugo René Rodríguez Corona en Primera División. Han pasado 43 años de aquella inolvidable temporada y aún vive en el recuerdo de los aficionados. ¡Hasta el próximo miércoles!

[email protected]
RELACIONADAS
COMENTA ESTA NOTICIA
Cargando comentarios...
Cargando más noticias...
Cargando tendencia...