11 de diciembre de 2019. notifications
menu desktop_windows
Nacional

Policía detiene a 300 de caravana migrante

Este grupo de migrantes -más de 2 mil- ingresó a territorio mexicano el pasado 12 de abril

AGENCIAS
TAPACHULA, CHIS, martes 23 de abril 2019, actualizada 9:21 am

Enlace copiado

Más de 300 migrantes, en su mayoría centroamericanos y cubanos, fueron detenidos en Chiapas por la Policía Federal y agentes del Instituto Nacional de Migración (INMI) en un operativo sorpresa cuando avanzaban del municipio de Mapastepec a Pijijiapan.

Los agentes interceptaron a la caravana en el poblado de Echegaray -donde se localiza un punto de revisión migratoria-, donde tomaron por la fuerza a hombres, mujeres y niños y los subieron a vehículos oficiales.

Este grupo de migrantes -más de 2 mil- ingresó a territorio mexicano el pasado 12 de abril de forma violenta y decidió avanzar por su cuenta hacia la frontera norte sin registrarse ante autoridades mexicanas, además a ellos se sumaron personas que estaban esperando en Tapachula ser atendidas por el INMI.

El operativo Los policías y agentes de migración se desplegaron en dos grupos al frente y en la parte de atrás del grupo sobre la carretera costera para arrestar a los migrantes que, agotados después de caminar más de 10 horas bajo una temperatura de más de 38 grados, fueron sorprendidos en su marcha.

Los agentes instaron a los migrantes que iban hasta adelante a descansar y esperar a los rezagados a fin de que se reagruparan para seguir avanzando, pero cuando esas personas se iban reuniendo para recuperar fuerzas los agentes aprovecharon para detenerlos.

En la vanguardia del grupo, las fuerzas de seguridad forzaron a adultos y menores a subir a las camionetas conocidas como perreras. Las mujeres y niños lloraron y gritaron desde dentro, pues en el camino se quedaron ropa, zapatos, maletas y carruajes de bebés.

En el segundo operativo los migrantes, que ya se habían percatado de la acción de las autoridades, caminaron en bloque y optaron por armarse de palos y piedras para defenderse; mientras, a la distancia, delegados de la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) observaban los operativos.

Jesús Salvador Quintana, director general de la Quinta Visitaduría de la CNDH, aseguró a la agencia AP que tenían personal suficiente para poder determinar e investigar los operativos, pero aclaró que no intervendrían en la acción de las autoridades.

"Durante el operativo, algunos corrieron y se internaron en el monte, otros tomaron piedras y las lanzaron a los policías, pero cientos fueron arrestados", afirmó un testigo que pidió no ser identificado por razones de seguridad.

Kevin Escobar, un hondureño de 27 años, desafió a las autoridades migratorias mexicanas junto a por lo menos 500 migrantes más al cruzarse a una propiedad privada donde los funcionarios no podían ingresar. "¿Por qué me quieres detener?", les cuestionó a gritos Escobar.

Luego les dijo que no quería volver a San Pedro Sula por la presión y violencia de las pandillas.

Los migrantes detenidos fueron subidos a varias camionetas y a una decena de autobuses y presuntamente fueron llevados a la estación migratoria Siglo XXI de Tapachula -en la frontera con Guatemala- desde donde serán deportados a sus países de origen. En tanto, la caravana quedó dispersa en Pijijiapan.

LAS CARAVANAS

Esta es la primera vez que se conoce que las autoridades migratorias intervienen el núcleo de la caravana.

El viernes pasado, se registraron algunas detenciones en el municipio de Mapastepec, donde miles de personas esperaban una respuesta de las autoridades para regularizar su situación migratoria.

Sin embargo, el INMI no ha informado sobre los operativos y detenciones, aunque la CNDH aseguró haber entrevistado con más de 200 personas arrestadas en Mapastepec.

Hasta ahora, lo único que ha informado Migración es que son 5 mil 336 los migrantes que están siendo atendidos en albergues o estaciones migratorias de Chiapas y más de mil 500 de ellos en espera para ser retornados.

A principios de año, el INMI entregó más de 12 mil visas humanitarias que permiten a los migrantes transitar libremente por el país durante un año. Pero en la actualidad sólo se otorga a los migrantes tarjetas de visitante regional, que restringen su movilidad a estados del sur, por lo que la mayoría ha rechazado este nuevo documento.

En tanto, en Honduras se hizo pública una nueva convocatoria para salir en caravana hacia Estados Unidos para el próximo 30 de abril. De acuerdo con la invitación, la salida será de la Central de Camiones Metropolitana de San Pedro Sula.

RELACIONADAS
COMENTA ESTA NOTICIA
Cargando comentarios...
Cargando más noticias...
Cargando tendencia...