17 de octubre de 2019 notifications
menu desktop_windows
Lector opina

Foro del Lector


martes 23 de abril 2019, actualizada 10:03 pm


Enlace copiado

Trabajo y desarrollo personal

Vivimos en una sociedad impregnada de pragmatismo. Como consecuencia, se suele valorar excesivamente la dimensión técnica del trabajo, en detrimento de su dimensión humana y de su significado ético. La formación profesional se limita así muchas veces a preparar para el trabajo como un recurso de supervivencia relacionado con el beneficio económico, olvidando que es un importante medio para el desarrollo, personal.

Necesitamos trabajar para algo más que ganar dinero. Cuando hacemos un trabajo que nos pide dar lo mejor de nosotros mismos, es cuando conseguimos la autorrealización y los momentos de felicidad. Para Carl Rogers, eminente psicólogo humanista, a las personas nos motivan dos grandes necesidades: ser parte de un equipo y el autodesarrollo personal; con el buen trabajo se consiguen ambos objetivos. En su obra “El buen trabajo”, E. F. Schumacher señala que el fin principal del trabajo humano es usar y perfeccionar nuestros talentos y habilidades naturales y servir a los demás, para así liberarnos de nuestro innato egocentrismo.

De los educadores (padres y profesores) se espera que promuevan esa oportunidad en la familia y en la escuela; un trabajo realizado con libertad y responsabilidad, con motivos elevados, con competencia y actitud de servicio hacia los destinatarios de ese trabajo.

Pero eso es irrealizable desde una mentalidad pragmática o utilitarista, porque ahoga los más nobles y genera reduccionismos educativos

Xus D Madrid

Girona, España

.

***

Precaución con smartphones o portátiles

Los ópticos-optometristas recomiendan tomar precauciones a la hora de regalar smartphones, portátiles o tabletas a los niños, ya que, si no cuentan con un control parental continuo, pueden afectar negativamente a la salud visual.

Además, aconseja tener en cuenta las propiedades de las pantallas, apostando por aquellas que cuentan con características menos nocivas para la salud visual. De esta forma se evitará el riesgo de padecer alteraciones como el enrojecimiento o la fotofobia, es decir, la sensibilidad a la luz.

El CNOO matiza que estar conectado a las pantallas un elevado número de horas produce una disminución en la frecuencia de parpadeo, lo que obliga a hacer un esfuerzo aún mayor que repercute en el desgaste ocular.

Además, existen monitores que ofrecen gráficos con cortes o incorrecciones, por lo que muchas veces es conveniente cambiar la configuración de la pantalla para adaptar la luz de forma correcta. En definitiva, no dicen que ojo con abusar de los smartphones o portátiles, especialmente los menores

Pedro García

Girona, España.

RELACIONADAS
COMENTA ESTA NOTICIA
Cargando comentarios...
Cargando más noticias...
Cargando tendencia...