08 de diciembre de 2019. notifications
menu desktop_windows
Columnas Social

Piénsale piénsale

RESUCITO MI AMOR Y MI ESPERANZA

Arturo Macías Pedroza
domingo 21 de abril 2019, actualizada 1:25 pm


Enlace copiado

Este Domingo de Pascua, nos trae a la memoria aquella María Magdalena del Evangelio (Jn, 20, 1-18) que fue al sepulcro de Jesús muy de madrugada. Su tristeza es más viva entre nosotros que hemos llorado a tantas víctimas de la violencia. Por experiencia personal, se sabe que la visita al sepulcro de una persona amada es un coloquio en el cual los recuerdos se entrecruzan y se agolpan en la mente y parece que el tiempo se suspenda en la memoria del pasado que se quisiera hacer presente, se quisiera actualizar. Y aquello que interrumpe esta especie de suspensión temporal aturde, disturba, fastidia, el silencio y la quietud son la dimensión verdadera del coloquio de recuerdos entrelazado con quien no está más, pero que constituye aún nuestro presente. Pero en la mañana de la resurrección hay un dinamismo inusual: todos corren, se precipitan, se maravillan, parecen todos atrapados por un frenesí, un activismo que es propio de quien vive una experiencia intensa, que absorbe todas las energía humanas. Inicia, por signos y señales, en esta luz aún incierta de la mañana y del conocimiento, la energía vital de la fe. Frecuentemente, se recrimina a los cristianos una pasividad de fondo ante los acontecimientos del mundo, como si el mensaje de Jesús se redujera a una especie de consolación espiritual. Al contrario, el amor a Jesús es, como cualquier enamoramiento, una inquietud, una transformación, un insomne y activa preocupación en la maravilla de acontecimientos que abre siempre horizontes nuevos. En el impulso de una persona hacia la otra, no existe la pasividad, existe sólo el momento de la intuición: María Magdalena intuye que Jesús no está ya en el sepulcro, está segura, más allá de la constatación: algo inaudito ha sucedido y el primer impulso e comunicarlo. La vida terrena de Jesús, terminada trágicamente sobre la cruz, tenía el sabor de la nostalgia antes de sacar la dimensión de eternidad que su resurrección marcaría en su conciencia. La primera testigo de la resurrección, de la necesidad de plenitud humana. La soledad, la aflicción, la angustia indecibles, consecuencia de los que se abren incondicionalmente al otro, se troca en experiencia de lo sobrenatural. Haber vivido junto al amado, la llevó a profesar que es el camino, la verdad, la vida, que Él era la plenitud humana, que no se termina con la muerte. Que vive una dimensión más allá del tiempo, de la historia. "Mi Señor", aquel que reviste mi humanidad de la gloria de Dios. Ella está consciente que su Amor es eterno y que está con ella y la envía a comunicarlo, con un inquieto e infatigable andar, con el corazón colmado de alegría, a aquellos que aún no saben que Él ha resucitado. El creer y el saber que Jesucristo ha resucitado es el inicio de una nueva vida, como oferta de sí mismo a los demás en Su nombre y siguiendo Su ejemplo. Es el inicio de la transformación del mundo a través de los varios modos que el amor sugiere a cada uno de nosotros para proclamar, como María Magdalena: "He visto al Señor". No sólo, por tanto, la historia de la dolorosa finitud humana, sino la esperanza de la gloria del Resucitado, la esperanza que aquello que es pasajero se hace eterno y absoluto.

La contemplación de Jesús en la cruz en días pasados, trajo a la mente de muchos, los asesinatos actuales de otros inocentes, la ineptitud y perversidad de otros Pilatos y Herodes, la traición de otros Judas y la cobardía de otras turbas manipuladas, nos han hecho recordar los derrotados, los destruidos y apabullados por la violencia y la corrupción. Pero la Pascua es la convicción de que el que aparentemente había sido derrotado es ahora el Viviente. El nuevo Adán, la fuente nueva de la humanidad, hecha no para la muerte, sino para la vida en plenitud, aunque a través de la muerte. "El misterio del hombre - escribe el Vaticano II en la Gaudium et spes (n. 22) - no se esclarece plenamente sino en el misterio del Verbo encarnado." Encarnado, por tanto, capaz de morir, pero para salir vencedor en el enfrentamiento final. Gozo inmenso de Pascua: ¡Contemplar al nuevo Adán! La Magdalena lo ha encontrado en el jardín nuevo. La humanidad no está hecha para la muerte, un poder más grande la ha atrapado, no un poder anónimo, no una fuerza cósmica, sino el amor vivido hasta sus últimas consecuencias, por cada uno de nosotros y por todos; el amor que nos espera y nos acompaña hoy y cada día.

RELACIONADAS
COMENTA ESTA NOTICIA
Cargando comentarios...
Cargando más noticias...
Cargando tendencia...