21 de mayo de 2019 notifications
menu
Cultura

Música para vivir el caos

El lagunero aborda su propia filosofía a través de varios instrumentos

ROBERTO CARSON/ EL SIGLO DE TORREÓN
TORREÓN, COAH, jueves 18 de abril 2019, actualizada 10:06 am

Llegó directo de "Matamordor", Coahuila con lentes oscuros y un tambor batá bajo el brazo. León 'Escargoth' Calandrelli es un músico multiinstrumentalista de 28 años de edad que viaja con la música a donde quiera que vaya sin avizorar un punto final. Se adapta a la arbitrariedad del constante movimiento y en su paso deja una estela de sonido.

Ordena su mochila en una mesa cercana al escenario de Sinfonía Café y explica el nombre de "Escargot", palabra francesa para denominar a la concha en espiral del caracol, que aunque es común verlos cocinados sobre platillos parisienses, en esta ocasión para León, es una referencia directa a los trazos de la cotidianidad.

"Es lo que me gusta, toda esta cuestión del 'espiralito' y su relación con el caos", explica mientras acomoda su pendiente de concha de caracol, dando verdadero sentido a su propia vocación y reforzando su autodefinición: un artista en potencia.

"Empecé en el arte por una debilidad bruta de tratar de entender qué es lo que sucede, esta confusión me orilló al arte y en el arte trato de desenvolver todos los embrollos y misterios que hay en la mente, lo que puede llegar a esconderse detrás".

/media/top5/matamordorjpg.jpg

PRIMERO, LA CURIOSIDAD

León, con 8 años desarrollando su música de manera profesional, define que 'Escargoth' comenzó su camino desde los 14 años, cuando las dudas existenciales comienzan a atiborrar el ocio.

"Primero intenté refugiarme en dos o tres libritos 'locos' ya que mi papá daba clases de Filosofía y Letras en el Tec de Monterrey y básicamente tenía libros para confundirme aún más". Esta afirmación, entre risas, lo lleva a rememorar que el aprendizaje lo llevó a tomar la guitarra para experimentar aleatoriamente con ella.

Bajo esta escuela en casa, fue a los 17 años que decidió emprender una búsqueda por la enseñanza formal en música, por lo que tocó las puertas de varios lugares, entre ellos la tradicional tienda y escuela de música Gonher, donde aprendió bajo la batuta del maestro Juan Barrios, un nombre más que conocido dentro del café Sinfonía.

"En ese momento le expliqué que no quería ser multiinstrumentalista sino compositor y luego de un par de cachetadas me dio a entender que debía estudiar música en lugar de instrumento". Debido a que en La Laguna no existe la carrera Escargoth rodó hasta Aguascalientes, donde estudió por un año un curso intensivo en composición y arreglo orquestal. "En este tiempo ya pude entender y leer este idioma musical en el que me sentí muy agusto, sobre todo siendo capaz de expresar lo que no podía a través de palabras, sino de sonido", recordó.

GÉNERO: ABSTRACCIÓN

Calandrelli asume que aunque se adentra bajo el esquema musical del jazz fusion, lo que en realidad produce es mera abstracción, lo que es resultado de una amplia cama musical, también producto de lo que sus padres guardaban en los estantes de su casa.

"Desde muy pequeño escuchaba a los Tres Tenores, Stravinsky, Chopin, escuchaban más música clásica que jazz pero se me hizo un oído natural hacia la música de este tipo. Luego ya con el Internet fui conociendo a más instrumentistas, personajes que cambiaron el rumbo de la historia de la música, quienes son en verdad los grandes compositores e intelectuales". Con estos nombres, León se refería a John Coltrane y Miles Davis, artistas con los que "hizo click" desde que los escuchó.

Ahora, su hábito como músico lo ha llevado a ser parte de varias bandas de jazz en La Laguna, sin embago, acorde a su propia filosofía no es parte formalmente de ninguna de ellas.

"Cada vez voy cambiando mi estilo aunque improvise sobre las mismas bases, trato de nunca sonar igual. La cosa es sobrevivir del arte, al principio tenía mis reservas en cuanto a mi propia música pero ahora conformo varios grupos, lo que me ayuda a tener un ingreso".

Y es precisamente esto, el hecho de vivir de la música, lo que ha detenido la carrera de varios artistas a lo largo de la historia, pero que Calandrelli adoptó como si fuera un género musical: improvisando.

"Perder el miedo a vivir de la música fue algo que aprendí a base de errores, algunos garrafales, principalmente a la hora de tocar frente a un público".

Aunque realmente, la escencia de Escargoth resuena en la idea de producir música original como el placer de hacer lo que realmente le gusta, por lo que mantiene que su objetivo permanente es la creación musical y sobre todo, la bifurcación de su talento con el trabajo de otros. Siempre en un movimiento circular.

RELACIONADAS
COMENTA ESTA NOTICIA
Cargando comentarios...
Cargando tendencia...
Cargando más noticias...