21 de septiembre de 2019 notifications
menu desktop_windows
Internacional

Arquitectos no tienen la prisa de Macron

EFE
PARÍS, FRANCIA, jueves 18 de abril 2019, actualizada 8:34 am


Enlace copiado

La urgencia del plazo de cinco años que ha dado el presidente francés, Emmanuel Macron, para reconstruir Notre Dame no es la misma que plantean los arquitectos, que abren una reflexión sobre la conveniencia de no limitarse a reproducir de forma idéntica materiales y técnicas medievales. "Para nosotros, el objetivo no es ir lo más rápido posible", al tratarse de un edificio que debe durar siglos, explica el presidente del Colegio de Arquitectos francés, Denis Dessus.

Macron se marcó este martes como meta que Notre Dame esté lista para los Juegos Olímpicos de París en 2024. La arquitecta Christiane Schmukle Mollard, que ha trabajado en la renovación de la catedral de Estrasburgo, muestra sus dudas de que se pueda acabar en cinco años, y calcula que "harán falta tal vez diez para los detalles".

Para Schmukle Mollard, una cuestión fundamental para avanzar rápido es que todas las empresas implicadas se constituyan en un grupo integrado. Al mismo tiempo, señala que una concentración de especialistas en ese tipo de restauraciones en Notre Dame podría suponer retrasos en otras obras patrimoniales. El copresidente de la organización de empresas de restauración de monumentos históricos (GMH) Frédéric Létoffé estima, por su parte, que el tiempo "razonable" de una restauración sería "entre diez y quince años".

Dessus pone el acento en que lo que hay que hacer en primer lugar es consolidar el edificio y hacer un diagnóstico preciso de su estado, teniendo en cuenta que ha sufrido dos impactos, el del fuego pero también el del agua utilizada en la extinción.

Solo después llegará el momento de abordar el proyecto arquitectónico y entonces también habrá que tomar la decisión sobre si se busca reproducir el perfil medieval de Notre Dame, acercarse a la arquitectura neogótica planteada en el siglo XIX por Viollet-Le-Duc o dar una interpretación más contemporánea. El inspector general de los monumentos históricos, François Goven, está convencido de que "la importancia simbólica hará que se reconstruya de forma bastante fiel".

RELACIONADAS
COMENTA ESTA NOTICIA
Cargando comentarios...
Cargando más noticias...
Cargando tendencia...