21 de abril de 2019 notifications
menu
Cultura Archivo

1871: Llega al mundo Enrique González Martínez, uno de los 'siete dioses mayores de la lírica mexicana'

UN DÍA COMO HOY...

AGENCIAS-EL SIGLO DE TORREÓN
CIUDAD DE MÉXICO, sábado 13 de abril 2019, actualizada 5:41 pm


Médico, profesor de filosofía y de literatura francesa, Enrique González Martínez fue considerado maestro de las jóvenes generaciones literarias mexicanas durante medio siglo.

Enrique González Martínez nació el 13 de abril de 1871 en Guadalajara, Jalisco, donde a los 10 años de edad ingresó a la Preparatoria del Seminario Conciliar y al mismo tiempo en el Liceo de Varones.

En 1886 ingresó a la Escuela de Medicina y el 7 de abril de 1893 se tituló de médico cirujano y partero; fue nombrado profesor adjunto de fisiología y en 1896 emigró a Sinaloa, donde se casó con Luisa Rojo en 1898, con quien tuvo tres hijos: Enrique, María Luisa y Héctor.

Comenzó a colaborar en revistas de la Ciudad de México y de otras partes del país y en 1903, la Imprenta Retes de Mazatlán publicó el primer volumen de versos de González Martínez, Preludios, donde ya se encuentran rasgos de perfección formal.

Cuatro años después, en 1907, se trasladó a Mocorito, Sinaloa, para ejercer su profesión y publicar sus tres libros siguientes: Lirismos (1907); Silénter (1909), que le dio la oportunidad de ser nombrado miembro de la Academia Mexicana de la Lengua.

Con su obra Los senderos ocultos (1911) marcó la ruptura del autor con el modernismo y lo colocó en un lugar importante dentro de la literatura mexicana. González fungió como prefecto político de El Fuerte y Mazatlán. Asimismo, llegó a ser secretario general del gobierno de Sinaloa.

El poeta ingresó al Ateneo de la Juventud y un año después ocupó la presidencia de ese organismo y fundó la revista Argos y además, fue subsecretario de Instrucción Pública y Bellas Artes en el gobierno de Victoriano Huerta (1913) y secretario general del gobierno de Puebla (1914).

Regresó a la Ciudad de México en 1915 para enseñar la literatura y publicar La muerte del cisne; dos años más tarde dio a conocer El libro de la fuerza, de la bondad y del ensueño (1917) y ese mismo año publicó Pegaso, y un año después Parábolas y otros poemas (1918).

En 1920 se inició en la diplomacia al ser nombrado ministro plenipotenciario en Chile (1920-1922), Argentina (1922-1924), España y Portugal (1924-1931). En este ámbito, logró elevar la representación de México en España a la categoría de embajada.

En 1931, trabajó en la Fundación Rafael Dondé y en el Banco Nacional de Crédito Agrícola. Para 1938 publicó El diluvio de fuego, poema trágico que dibuja la Segunda Guerra Mundial. En 1939 dio a conocer Tres rosas en el ánfora.

Ya en 1942 se le nombró miembro del Seminario de Cultura Mexicana y un año después se convirtió en uno de los miembros fundadores de El Colegio Nacional. En su libro Bajo el signo mortal (1942), el poeta se duele de la muerte de su hijo Enrique.

En 1944 recibió el Premio de Literatura Manuel Ávila Camacho y en 1948 publicó Vilano al viento y un año más tarde Babel, con el que fue propuesta para el Premio Nobel de Literatura.

El portal ntrguadalajara.com asegura que Gonzaléz Martínez mantuvo una relación muy estrecha durante largos años con Pedro Henríquez Ureña, uno de los críticos más acertados de América Latina quien según el portal, lo consideró como uno de los siete dioses mayores de la lírica mexicana.

Enrique González Martínez tomó posesión como Miembro Fundador de El Colegio Nacional el 15 de mayo de 1943 y nueve años después, el 19 de febrero de 1952, murió en la Ciudad de México, donde sus restos descansan en la Rotonda de las Personas Ilustres.

RELACIONADAS
COMENTA ESTA NOTICIA
Cargando comentarios...
Cargando tendencia...