27 de junio de 2019 notifications
menu desktop_windows
Espectáculos

Sin Cortez, queda un vacío en La Laguna

Fallece el cantautor argentino que llegó con música a los rincones del alma

ALDO MAGALLANES / EL SIGLO DE TORREÓN
COMARCA LAGUNERA, viernes 05 de abril 2019, actualizada 10:24 am

Enlace copiado

No era de aquí, ni era de allá; sin embargo, en varias ocasiones le perteneció a la Comarca Lagunera.

Alberto Cortez, quien falleció ayer en Madrid a los 79 años por complicaciones de unas úlceras gástricas y por las cuales estuvo internado desde el pasado 27 de marzo, estuvo en varias ocasiones en la región. La que se volvería su última visita ocurrió el 16 de octubre de 2016. Se presentó en la explanada de la presidencia de Gómez Palacio, motivo del Festival Revueltas.

En aquella ocasión Gómez recibió con los brazos abiertos al cantante. Él supo agradecerles su cariño con canciones, poesía, anécdotas y la sencillez que le había caracterizado desde que irrumpió en la música en 1957.

Al dar las 20:10 horas, los organizadores anunciaron el arribo del cantautor. El ídolo de los presentes apareció en el entarimado, apoyado por una persona de producción, se sentó en un sillón y con un atril dio inicio a la esperada velada.

"Distancia, A mis amigos y Mariana fueron las primeras melodías que interpretó ante sus fieles seguidores, entre los que destacaba un grupo de jóvenes que conocían las citadas piezas musicales.

"Pido muchas disculpas al respetable por cantar sentado; no es que tenga hemorroides, por fortuna, pero lo que tengo es una operación que luego les cuento en qué parte del cuerpo me la hicieron, es por eso que no puedo estar de pie", pronunció el artista antes de entregar su clásico Mi árbol y yo.

Con una expresiva sonrisa, Alberto agradeció a su fiel pianista Fernando Badía el acompañamiento musical que una vez más le brindó. Enseguida, el laureado artista recordó a los perros de la calle con su emotiva canción Callejero.

Te llegará una rosa, Como el primer día, A partir de mañana y En un rincón del alma complementaron el repertorio de Cortez, quien para la ocasión vistió de negro.

Torreón se queda también con un gran recuerdo del maestro Alberto Cortez. El 10 de noviembre de 2009 demostró en el escenario del Teatro Isauro Martínez por qué ha sido uno de los grandes de la canción latinoamericana.

Una sencilla escenografía y el extraordinario acompañamiento del pianista mexicano Patricio Peña bastaron para que el cantante se robara la atención de los laguneros con la canción Yo no quiero llamarme como me llamo.

Cortez se dio tiempo para hacer reír, soñar y llorar a uno que otro asistente que revivía entre verso y verso, los entonces 10 años de historia musical del hombre que compartió parte de su enorme repertorio en el Isauro Martínez

Literalmente "en un rincón del alma", quedaron no solo los temas musicales que el argentino interpretó, sino también parte de los versos que entre canción y canción iban apareciendo, como es costumbre en los espectáculos que ofrecía Alberto Cortez, quien además dio gala de su enorme capacidad vocal.

Una gran despedida ofreció la audiencia cuando entonó No soy de aquí ni soy de allá, intercambiando nostalgias por aplausos y versos por recuerdo, con un público en su mayoría adulto.

Inolvidables

Sus últimas presentaciones en La Laguna:

- 16 de octubre de 2016, presidencia de Gómez Palacio

-10 de noviembre de 2009, Teatro Isauro Martínez

- 28 de mayo de 2006, Teatro Alberto M. Alvarado

- 27 de febrero de 2003, Teatro Alberto M. Alvarado

/media/top5/cortezsiglo1jpeg.jpeg /media/top5/cortezsiglo2jpeg.jpeg /media/top5/cortezsiglo3jpeg.jpeg

Sus emblemáticas canciones

Alberto entonó muchos clásicos.

=> Callejero: Un tema dedicado a los perros de la calle. "Libre como el viento era nuestro perro, nuestro y de la calle que lo vio nacer".

=> Cuando un amigo se va: Como su nombre lo indica, habla del fallecimiento de un gran amigo, su padre. "Cuando un amigo se va, se detienen los caminos y se empieza a revelar el duende manso del vino".

=> Mi árbol y yo: La perfecta metáfora de cómo pasa la vida, cómo en un momento se abandona la infancia para entrar a la adolescencia y luego a la madurez. "Mi árbol quedó y el tiempo pasó, y hoy bajo su sombra que tanto creció tenemos recuerdos… Mi árbol y yo".

=> No soy de aquí, ni soy de allá: "No sigo el camino pues lo seguro ya no tiene misterio", decía Alberto de esta canción. "No soy de aquí, ni soy de allá, no tengo edad ni porvenir, y ser feliz es mi color de identidad".

=> Te llegará una rosa: El amor a flor de piel en la letra de esta canción. "Te llegará una rosa y día a día será como quitarle al calendario las hojas que nos faltan todavía para dejar de ser dos solitarios".

'Nací en un lugar de muchas lagunas'

Durante la visita que hizo en 2016 a Gómez Palacio, el maestro Alberto Cortez no ofreció entrevistas porque llegó a la región directo a cantarle a su público.

Cuando visitó Torreón en 2009 sí habló con El Siglo de Torreón, aunque brevemente. Comentó que pronto lanzaría el disco Uno que sabe cómo es uno, donde le cantaba a la vida y al hombre.

El argentino de igual manera dijo que le emocionaba venir a la región porque "nací en un lugar de muchas lagunas".

"Cuando veníamos para el teatro por carretera me fijé en lo inmensa que debió ser La Laguna, porque yo soy un hombre de campo, nací en un lugar de muchas lagunas, lo que me trajo el recuerdo de mi tierra", dijo entre risas.

RELACIONADAS
COMENTA ESTA NOTICIA
Cargando comentarios...
Cargando más noticias...
Cargando tendencia...