17 de julio de 2019 notifications
menu desktop_windows
Finanzas

Van por fin de guerra comercial

Esta será la primera vez que se ven en persona antes del encuentro a finales de febrero

EFE
PEKÍN, CHINA, viernes 29 de marzo 2019, actualizada 9:55 am

Enlace copiado

Los representantes de China y EUA iniciaron hoy en Pekín una nueva ronda de negociaciones, que se prolongará hasta mañana, en la que ambas partes parecen estar cada vez más cerca de un acuerdo que ponga fin a la guerra comercial iniciada hace ya un año.

El representante de Comercio Exterior de EUA, Robert Lighthizer, y el secretario del Tesoro, Steven Mnuchin, llegaron esta mañana a Pekín al frente de una delegación de altos funcionarios y poco después se reunieron con la delegación china, encabezada por el viceprimer ministro, Lu Hei.

Se trata de la primera vez que ambas delegaciones se ven en persona desde un encuentro a finales de febrero en Washington, tras el que el presidente estadounidense, Donald Trump, afirmó que se encontraban "muy cerca del acuerdo".

Trump llegó incluso a sugerir entonces que él mismo y el presidente chino, Xi Jinping, darían su bendición al entendimiento en un encuentro en su residencia privada de Florida antes de que acabase el mes de marzo.

Sin embargo, el acuerdo aún no se ha concretado, pese a que el mandatario estadounidense asegurase la semana pasada que las conversaciones con China "avanzan muy bien".

Los negociadores han mantenido este mes multitud de contactos telefónicos y a través de videoconferencia.

Una de las cuestiones centrales que queda por cerrar en las negociaciones es la de si el acuerdo llevará consigo la supresión de todos los aranceles por ambas partes.

China demanda que el pacto final incluya ese extremo mientras que EUA se resiste a levantar por completo los gravámenes por temor a que Pekín acabe incumpliendo sus compromisos. Según algunos analistas, la negativa de Washington a suprimir todos los aranceles una vez alcanzado un acuerdo ha llevado a China a retroceder en algunas de las cuestiones a las que se había comprometido a finales de febrero, lo que ha complicado el proceso.

La semana pasada, Trump afirmó que mantendría algunos aranceles sobre los productos chinos "por un periodo sustancial" hasta estar seguro de que Pekín cumplirá los acuerdos.

Hasta el momento, Estados Unidos ha impuesto gravámenes a las importaciones chinas por valor de 250 mil millones de dólares, mientras que el gigante asiático ha hecho lo propio a las estadounidenses por 110 mil millones de dólares.

Washington ha gravado al 25 por ciento importaciones de bienes tecnológicos e industriales por 50 mil millones de dólares y al diez por ciento compras de productos -incluidos muebles- y materiales de construcción por 200 mil millones de dólares.

Entre las principales demandas de EUA en la negociación está el garantizar la igualdad de competencia de las empresas estadounidenses con las chinas, poner fin a las prácticas contra la propiedad intelectual y acabar con la transferencia forzada de tecnología por parte de las compañías norteamericanas a las chinas.

Ambas partes trabajan sobre un documento de 150 páginas, en el que se plasmaron los avances alcanzados a finales de febrero y del que -según informa hoy el diario independiente chino South China Morning Post- los norteamericanos no han facilitado una versión en chino, lo que ha sentado muy mal a la parte asiática.

Prosur, nuevo intento de integración

Desde los tiempos del libertador Simón Bolívar, los países de América Latina han intentado diversos formas de unificación para participar en el concierto mundial con una sola voz, sin lograrlo. Argentina, Chile, Brasil y Perú intentan ahora el Foro para el Progreso de América del Sur (Prosur).

La búsqueda de la integración latinoamericana estuvo vinculada en su origen con la lucha por la libertad e independencia de las antiguas colonias españolas en el siglo XIX.

El prócer de la independencia de América del Sur, Simón Bolívar, concebía en el siglo XIX una confederación latinoamericana en la que sus países integrantes se organizaran y alcanzaran una forma de colaboración para evitar la recolonización europea o una nueva colonización por parte de Estados Unidos.

Las múltiples iniciativas regionales en América Latina, que han estado y están muy lejos de alcanzar los resultados de la Unión Europea (UE), fueron impulsadas precisamente por la formación de la Comunidad Económica Europea (CEE) en 1957.

RELACIONADAS
COMENTA ESTA NOTICIA
Cargando comentarios...
Cargando más noticias...
Cargando tendencia...