23 de abril de 2019 notifications
menu
Columnas la Laguna

EL COMETA HALLEY PRONTO SE VERÁ

HIGINIO ESPARZA RAMÍREZ
martes 26 de marzo 2019, actualizada 8:46 am


-No se vayan, el cometa Halley pasará bien visible a las cuatro de la mañana. Nos iremos en caravana a las orillas del Nazas, a la altura de la colonia "Los Ángeles", el mejor punto para observarlo a simple vista, invitó el profesor Joaquín Sánchez Matamoros a trabajadores y empleados que cubrían la jornada nocturna del diario defensor de la comunidad y a los del día si eran gustosos de ir.

Redactores, linotipistas, formadores, prensistas y colados concluyeron sus tareas unos después de la media noche del 9 de febrero de 1986 y otros a las tres de la madrugada. Ninguno abandonó el edificio, atendiendo la convocatoria del astrónomo, filósofo, escritor, columnista, romancero y administrador nocturno de El Siglo de Torreón.

Abordaron sus vehículos -los que tenían, los que no, no- y partieron en convoy hacia las afueras de la ciudad de Torreón a las playas de piedras y arena del Nazas. Como todos eran trabajadores de noche, no se habían dado cuenta de que el cielo estaba densamente nublado y no se veían ni la luna ni las estrellas. De la Vía Láctea ni sus luces. La escasa iluminación de las farolas callejeras caía abatida por la niebla circundante configurando un paisaje silente y misterioso.

Entre la oscuridad los coches rodaron por las márgenes del río y se detuvieron detrás del vehículo insignia. Sólo el profesor Sánchez Matamoros llevaba binoculares; los demás la pura vista, del mismo modo nublada por las deshoras de la prometedora aventura por los cielos laguneros.

¡Chin! exclamó el maestro oprimiendo contra sus ojos los catalejos con lentes empañadas por falta de aseo. -No se ve nada de nada… y movía desconcertado la cabeza poblada por un pelo igual de alborotado que el dueño.

-Esto no estaba previsto en mis investigaciones, pero pérense, no se desesperen. Orita se abre el horizonte, intentó justificar el maestro.

Adormilados por una desvelada seca y ajena al horario de "La Fama", un club social ubicado a media cuadra del periódico, los compañeros se acostaron en el suelo de tierra pedregosa y pronto comenzaron a roncar. Las oscuras nubes ni siquiera se movían y el cometa pasó de largo. No hubo avistamiento. Una hora después comenzó el regreso, cada quien por su lado.

Antes de despedirse del grupo y pedir disculpas por los nublados "aguafiestas", aseguró que en el próximo perihelio del Halley, no habría oscuridades cósmicas.

-Por lo tanto -exclamó optimista- nos veremos de nuevo en este mismo lugar el 28 de julio venidero.

Olvidadizo como lo son todos los sabios, no aclaró que el Halley pasa dos veces por encima de la Tierra cada 75 años, por lo cual el siguiente avistamiento -si no se nubla el cielo- será precisamente el 28 de julio del 2061 a las 4 AM.

-¡No se preocupe! Aquí estaremos al pie de la colina, le prometimos con ánimos futuristas y ojos de búho. -¿Y hora para dónde?, nos preguntamos. La Fama, con nuestras oficinas habilitadas como barra de cantina se cansó de esperarnos y cerró. -Ni modo, a entrar de puntillas en la casa para no despertar a la vieja, no queda otra. Lo bueno: no habrá cruda mañana.

RELACIONADAS
COMENTA ESTA NOTICIA
Cargando comentarios...
Cargando tendencia...