22 de abril de 2019 notifications
menu

Construido con recursos federales desde la pasada administración estatal, el Hospital de Especialidades de esta ciudad está convertido en un "elefante blanco" pues aunque su construcción ya está completamente terminada, no se han generado los recursos necesarios para su equipamiento.

A esto se suma el gasto operativo que habrá de generar, el cual se calcula entre los 250 y los 300 millones de pesos anuales, una cifra mucho mayor a la que representa el Hospital General B, y que tendría que absorber el gobierno estatal.

A mediados de septiembre de 2015, en una superficie de terreno de 34 mil metros cuadrados inició la construcción después de que en varias ocasiones se postergó el arranque de las obras, mismas que concluyeron en 2017 y estuvieron a cargo de la empresa constructora Prodemex.

El entonces gobernador, Jorge Herrera Caldera aseguró que empezaría a funcionar en los siguiente dos años y que quien lo sustituyera en el cargo (José Rosas Aispuro Torres) no tendría que preocuparse por recursos, porque ya estaban autorizados y garantizados en el Fidecomiso del Sistema de Protección Social en Salud, mejor conocido como el Seguro Popular, para la construcción y el equipamiento.

Se refería a los 1,200 millones de pesos que se gastaron en la construcción y que finalmente, no alcanzaron para la totalidad del proyecto porque a la fecha, se requieren más de 550 millones de pesos para equiparlo.

hgdgp

Aún no hay respuesta de la Federación para aportar más de 550 millones de pesos para el equipamiento del nuevo hospital. (EL SIGLO DE TORREÓN)

A inicios de la actual administración se obtuvieron recursos adicionales para terminar la construcción y reponer algunos faltantes que no se incluyeron en el proyecto original, como la construcción del Banco de Sangre.

A la par, se dio a conocer el hallazgo de irregularidades en el ejercicio de estos recursos, mismas que han ameritado auditorías, tanto por parte de la Secretaría de la Contraloría del Estado de Durango (Secoed) como de la Auditoría Superior de la Federación, las que hasta ahora no han concluido ni fincado responsabilidades a quienes incurrieron en el mal manejo de los fondos.

Mientras tanto, el Hospital General B, que atiende a la población sin seguridad social, está rebasado en su capacidad física, humana y material para atender a unos 680 mil beneficiarios de los 12 municipios de la región lagunera de Durango.

Sus instalaciones de más de 60 años de antigüedad, ya presentan daños estructurales en cimientos y muros, hay un deterioro generalizado y el espacio que ocupa, de 4,867 es insuficiente para atender una demanda de servicios de salud en crecimiento.

A la urgencia de que empiece a operar el nuevo hospital, que habrá de contar con área de Oncología, se suma el hecho de que la Comarca Lagunera presenta una alta incidencia de casos de cáncer, cuyos pacientes son referidos a los hospitales de Durango y Saltillo, incluso a otras regiones para su atención.

"EL MEJOR HOSPITAL PÚBLICO DE LA LAGUNA"

Herrera Caldera se refirió así a este hospital cuando estuviera en funcionamiento, creando una enorme expectativa que los laguneros no han visto cumplida porque, simplemente, el nosocomio sigue sin operar.

Los más de 550 millones de pesos de equipamiento, se requieren para el acelerador lineal con que se brindará radioterapia a pacientes con cáncer; equipo médico instrumental, talleres de biomédica, entre otras necesidades.

Según el proyecto, el hospital contará con 120 camas censables, 33 consultorios, seis quirófanos, tomógrafos y equipos de resonancia magnética

Habrá además dos salas de radioterapia y 22 camas en el área de urgencias -14 para adultos y ocho pediátricas-, así como ocho más en tococirugía; dos salas de expulsión y un quirófano especial para las mujeres que sean programadas para cesárea, incluso un área de trato amigable para las mujeres embarazadas que están a punto de dar a luz, con lo cual se evitaría que el alumbramiento se diera en el exterior.

Contaría también con Cardiología Intervencionista, Cirugía Laparoscópica o de mínima invasión, quirófano de Neurocirugía, Rehabilitación y Banco de Sangre.

Con todas estas especialidades, se incrementaría la atención a población de otras entidades como Coahuila, Zacatecas y Chihuahua, aunque la plantilla laboral se ampliaría de 646 plazas del actual hospital, a más de 900.

550 MDP

se requieren para equipar el nosocomio, que ya se ha convertido en un ‘elefante blanco’.

RELACIONADAS
COMENTA ESTA NOTICIA
Cargando comentarios...
Cargando tendencia...