19 de abril de 2019 notifications
menu
Espectáculos

Vende su último vínculo con su ex

AGENCIAS
MADRID, ESPAÑA, sábado 23 de marzo 2019, actualizada 9:46 am

La actriz Melanie Griffith se ha desprendido de su casa de Aspen, de 700 metros cuadrados, que era su refugio junto a amigos y familia y lo único que seguía compartiendo con su exmarido, Antonio Banderas.

Unos cuatro millones de dólares, más de 3.5 millones de euros, se ha embolsado Melanie Griffith por la venta de uno de sus más queridos refugios: su casa de la montaña en Aspen, Colorado, EUA.

El refugio en las montañas en el centro del país era uno de los más queridos de la actriz. Una propiedad que seguía vinculándola con su exmarido, el actor malagueño Antonio Banderas, pues la compraron juntos.

La casa de la intérprete, una construcción de 1994 clásica, en madera con tejados de pizarra negra a dos aguas, rodeada de flores y árboles, tiene casi 700 metros cuadrados, cinco dormitorios, seis cuartos de baño, una inmensa chimenea de piedra en el salón de grandes techos de madera, sala de billar y una bodega en el sótano con capacidad para 9,000 botellas de vino, según explicó la cadena CNBC. La construcción tiene otras dos alas conectadas que servían de apartamentos.

Griffith y Banderas compraron la casa, a 20 minutos en coche del centro de la ciudad, en el año 2002, y ahora pertenecía a Melanie, que la ha usado con familia y amigos tanto en verano como en invierno, tal y como ha contado a CNBC un agente de la inmobiliaria Coldwell Banker, que la sacó a la venta y ahora la ha colocado en el mercado. La pareja se divorció en junio de 2014 y este era el último resquicio que quedaba de su matrimonio de 18 años y una hija en común, Stella del Carmen.

Al parecer, la actriz se decidió a venderla porque ya pasa poco tiempo en ella, disfrutando de su terraza al aire libre rodeada de árboles y flanqueada por montañas. Solía ir allí con sus hijos, pero ahora la familia ha hecho de Los Ángeles, en California y a 1,600 kilómetros de distancia, su cuartel general. Aunque en 2015, cuando decidió sacarla a la venta, pedía por ella nada menos que 9.9 millones de dólares (8.75 millones de euros), en 2017 la rebajó un millón de dólares y en 2018 decidió darle un empujón a la transacción y la puso en 4.8 millones de dólares (4.25 millones de euros), dejándola después en poco más de 4.3 millones (3.8 millones de euros).

A Griffith le costó seis años conseguir que su entonces marido Antonio Banderas se animara a esquiar en Aspen.

"Pero en cuanto lo probó, le encantó. Tanto que dijo: 'Vamos a buscar una casa", explicó la actriz a la publicación económica Bloomberg hace un año.

"Quería gastar como máximo cinco millones de dólares, pero todo lo que miraba no bajaba de 10 o 12 millones, y eran casas enormes o loquísimas y no eran de nuestro estilo", relató.

Entonces encontró esta construcción de madera "donde no ves nada más que naturaleza salvaje", se enamoró de ella y la compró por 3.55 millones de dólares.

"Los niños han crecido y yo me he divorciado, ya no voy mucho", explicó sobre los motivos de la venta.

RELACIONADAS
COMENTA ESTA NOTICIA
Cargando comentarios...
Cargando tendencia...