21 de abril de 2019 notifications
menu
Lector opina

Foro del Lector


miércoles 20 de marzo 2019, actualizada 9:28 pm


El mensaje subliminal de Yalitza

Es cierto que ROMA, la película de moda y nominada diez veces a los premios Oscar ha depositado sobre la mesa la precaria situación de las trabajadoras domésticas mexicanas, pero no deja de ser una de las banderas promocionales de su Director y de la actitud oportunista de algunos funcionarios públicos del nuevo gobierno. El verdadero mensaje que nos deja ROMA no es su argumento, tampoco el elenco ni los recuerdos que reviven los mexicanos de aquel tiempo; no es la lucha de clases ni la demanda de justicia social, no; la película en si, es solo el pretexto para analizar la actitud de su protagonista con todas sus virtudes y todos sus defectos, como debería ser la vida de cualquier mexicano, al menos de los que pudiéramos asumirla como ejemplo.

Yalitza, en cada uno de sus actos - sin desearlo - rechaza el prototipo del mexicano que nuestro presidente quiere delinear con sus políticas públicas. No cabe duda que al igual que nuestro Benemérito, ella tiene el mismo carácter como para no conformarse y resignarse a la miseria de su pueblo. Es importante reconocer que con formación de educadora, no se dejó enredar por los tentáculos del sindicato magisterial que domina su territorio, renunciando a las marchas violentas y plantones como para conseguir una plaza automática y otras inmorales prebendas y aun con la Reforma Educativa en marcha, por su cuenta se dio a la tarea de ocuparse en la profesión que ama sin esperar los beneficios sociales del gobierno. Es evidente que ella no es de los que esperan que papá gobierno le resuelva sus problemas, es más, dice que para asistir al casting de la película, tuvo que hacer a un lado los miedos de la inseguridad, exponiéndose al secuestro para trata de personas debido a que no sabía quienes hacían la convocatoria. Valentía pura no apta para perdedores.

Yalitza pone en claro que el éxito no depende de una beca, de un subsidio, de una tanda o de una dádiva impuesta por el gobierno para comprar conciencias; ella nos está demostrando que un joven puede construir su futuro a partir de sus talentos, de la confianza en sí mismo y de la capacidad para adaptarse con éxito a las circunstancias sin importar quien es el presidente en turno ni su forma de gobernar. El mérito más grande de ella y de su familia es saberse pobres y aceptarse así - pero sin resignación - en la espera de subirse al primer tren de oportunidades que la vida nos ofrece. ¿Un sueño hecho realidad ?…. ¡ NO..! más bien, una realidad montada sobre la grandeza de su persona hasta el infinito en un mundo imperfecto, lleno de hipocresía y carente de valores.

Y es cierto, durante el trabajo del rodaje de la película y el desarrollo de su argumento a través del tiempo, nadie pudo suponer todas las posibilidades que tenía en el mundo del espectáculo hasta llegar a la cumbre, que también en ésto nos sirve de ejemplo. El trabajo en equipo, la combinación de talento, el estilo de liderazgo y la generosa aportación de recursos para un proyecto en un ambiente de cordialidad y de confianza aseguran el éxito. Queda en evidencia pues que la lucha de castas, la disputa de poder, la rivalidad, el señalamiento, el odio y el resentimiento no dejan nada bueno. Alfonso Cuaron, Yalitza, todo elenco, técnicos e inversionistas nos muestran qué tan importantes somos unos como los otros, que unos no podemos vivir sin los otros, que pobres y ricos nos necesitamos. Ellos hicieron un lado los odiosos señalamientos; aquí no hay fifis, ni mafias de poder, ni buenos, ni sabios, ni pueblo y para el pueblo, ni conservadores, ni de derecha menos de izquierda, ni neoliberales. Debemos partir de la primicia de sabernos todos mexicanos y punto.

Juan Antonio

Torreón, Coah.

RELACIONADAS
COMENTA ESTA NOTICIA
Cargando comentarios...
Cargando tendencia...