22 de marzo de 2019 notifications search
menu
Columnas Social

PEQUEÑAS ESPECIES

"LA HISTORIA DE BOBBY"

MVZ Francisco Núñez González
domingo 17 de marzo 2019, actualizada 10:56 am


La tormenta de nieve de esa noche decembrina era una de las más crudas que había caído en los últimos años en Edimburgo, Escocia. Cuando un anciano enfermo cruzaba el puente sobre un arroyo, vio flotar un costal el cual se movía en su interior, intrigado en saber la causa de ese incesante movimiento, el anciano tomó la rama de un árbol y como pudo condujo el costal hacia la orilla, cual fue su sorpresa que se trataba de un pequeño cachorro cruza de Maltés de tan sólo unas semanas de edad.

Inmediatamente, el perrito cautivó al anciano que vivía solo y lo adoptó, poniéndole como nombre "Bobby". Antes de conocerse, el interés por la vida no le era de lo más atractivo para el anciano, al vivir junto con su pequeño Maltés, su vida cambió por completo, la responsabilidad que tuvo hacia su mascota hizo que su salud mejorara completamente, sus olvidados alimentos los hacía ahora tres veces al día junto con su mascota, los paseos a diario mantenían su estado físico, se tornó hasta social, ya que anteriormente no platicaba con nadie y ahora lo hacía con los niños y señoras que le preguntaban por su agradable y simpático perrito que hacía reír a los niños, su carácter nato de Maltés le emanaba: simpático, astuto, festivo, inteligente y enamorado del amo. "Bobby" se volvió muy popular, no había persona que no lo tratara con cariño, ya que a todos hacía reír con sus gracias. La pareja del anciano y el perro era inseparable, habían nacido el uno para el otro, no sólo el amor se da entre seres de la misma especie, sino en organismos completamente diferentes donde el amor es el único lenguaje que los une, como lo demostraban "Bobby" y su querido amo.

Al cumplir un año de edad del fiel Maltés, la salud de su amo fue mermando, ahora más que nunca el anciano se aferraba a la vida, que más por su vida, temía dejar a su mascota desamparada. Llegó lo inevitable y el anciano murió, siempre acompañado de su noble amigo, fue sepultado y "Bobby" jamás se separó ni un instante de su amo. Temían por la salud del perrito, ya que día y noche se echaba sobre la tumba del anciano sufriendo las inclemencias del tiempo. "Bobby" se alimentaba de lo que le daban las personas en la tumba de su amo y hasta parecía agradecerlo.

En una ocasión, lo llevaron cautivo al departamento de salud por tratarse de un posible foco de infección y por no tener dueño. "Bobby", al encontrarse encerrado en las jaulas de las perreras, dejó de comer y beber agua, como si no le importara más su existencia sin estar al lado de su amo. La noticia corrió como pólvora e inmediatamente los amigos de "Bobby" costearon su licencia sanitaria y se hicieron responsables de su salud y bienestar, más "Bobby" jamás aceptó vivir con alguien, siempre pasaba las 24 horas del día junto a la tumba de su amo. Transcurrieron quince largos años hasta que "Bobby" murió de vejez junto a su amo, de quien jamás se separó.

Todo el pueblo lloró su muerte y en honor a su lealtad, le mandaron a construir una fuente con la escultura de "Bobby" en bronce, que personifica la fidelidad misma de una historia de amor que realmente sucedió. Si alguna vez viajas a Edimburgo, no dejes de visitar a esta pequeña mascota que continúa adornando las calles de la ciudad. "Bobby" fue enterrado en el cementerio de la iglesia junto a su amo. ¡Descansa en paz Bobby!

[email protected]

RELACIONADAS
COMENTA ESTA NOTICIA
Cargando comentarios...
*
Cargando tendencia...