25 de abril de 2019 notifications
menu
Internacional

Bolsonaro amplifica su ofensiva contra prensa

Comparte en sus redes una noticia manipulada para acusar a reportera de mentirosa

EFE
SAO PAULO, BRASIL, martes 12 de marzo 2019, actualizada 8:07 am

El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, emprendió ayer un nuevo capítulo en su ofensiva contra la prensa al compartir en sus redes sociales una noticia manipulada de la que se sirve para acusar a una reportera de mentirosa.

La polémica empezó la noche del domingo, cuando la página pro-Bolsonaro "Terça Livre" publicó una entrevista concedida por la reportera de O Estado de S. Paulo, Constança Rezende, al medio francés "Mediapart", en la que supuestamente habría admitido que el objetivo del periódico sería "arruinar" la familia Bolsonaro y forzar la destitución del mandatario.

"Constança Rezende del O Estado de SP dice querer arruinar la vida de Flávio Bolsonaro y buscar el 'impeachment' del presidente Jair Bolsonaro (...). Quieren derrumbar el Gobierno, con chantajes, desinformaciones y filtraciones", denunció el jefe de Estado en una publicación en Twitter, que ya contaba con más de 56,000 me gusta.

Sin embargo, O Estado de Sao Paulo, uno de los diarios con más reputación de Brasil y que desveló un caso de posible corruptelas que salpica al clan Bolsonaro, aclaró que la traducción del audio realizada por "Terça Livre" está manipulada.

Según el diario, lo que realmente dice la periodista es que el escándalo "puede comprometer" y "está arruinando a Bolsonaro", pero no relaciona su trabajo con ninguna intención de derrocarle.

La polémica publicación del presidente, que expuso el nombre, la foto y la voz de la reportera, desató controversia y un sinnúmero de críticas entre periodistas, entidades e internautas brasileños.

La Asociación Brasileña de Periodismo de Investigación (Abraji) y la Orden de Abogados de Brasil (OAB) acusaron al jefe de Estado brasileño de usar su cargo para intimidar a los medios de comunicación.

"Cuando un gobernante moviliza parte significativa de la población para agredir periodistas y vehículos, hace tambalear a uno de los pilares de la democracia", afirmaron las instituciones en un comunicado conjunto.

Aunque haya asegurado que no considera a la prensa como enemiga, esta no es la primera vez que Bolsonaro, capitán en la reserva que venció las elecciones de octubre pasado al calor de las redes sociales, ataca a los periodistas.

Hace tres semanas, salieron a la luz unos archivos de audio de tensas conversaciones entre el mandatario y el ahora exministro de la Presidencia Gustavo Bebianno, en las que el ultraderechista arremete en especial contra Globo, el mayor grupo de comunicación del país.

"Gustavo, ¿qué hacía el tipo de Globo en el Palacio de Planalto? No lo quiero ahí", dijo Bolsonaro en uno de los extractos, en alusión a un directivo del grupo al que el jefe de Estado tachó de "enemigo pasivo" que ha sido traído "adentro de casa".

Asimismo, durante la carrera electoral, el influyente periódico Folha de Sao Paulo solicitó a la Policía Federal de Brasil protección y la investigación de amenazas a varios de sus periodistas, entre ellos Patricia Campos Mello.

Campos Mello reveló una trama de empresarios que financiaban campañas contra el progresista Partido de los Trabajadores y a favor de Bolsonaro a través de la popular aplicación para teléfonos móviles WhatsApp.

La oficina de la ONG Reporteros sin Fronteras en Latinoamérica denunció los ataques a los periodistas del entonces aspirante a la Presidencia.

En medio a este escándalo, otro periodista, Ricardo Galhardo, vio su número de teléfono privado divulgado públicamente por un empresario aliado de Bolsonaro y recibió diversos mensajes agresivos y hasta amenazas de partidarios del presidente.

Después de las sucesivas polémicas desatadas por el ultraderechista en las redes sociales, el Gobierno brasileño anunció el lunes que un militar, el coronel Didio Pereira de Campos, estará al frente de la coordinación de la estructura de redes sociales de la Presidencia en un intento de evitar nuevas crisis en las plataformas digitales.

El Gobierno del presidente brasileño, Jair Bolsonaro, cesó a seis altos cargos del Ministerio de Educación, entre ellos al jefe de gabinete de esa cartera, según fue publicado este lunes en una edición extra del Diario Oficial.

Las salidas de estos seis funcionarios se enmarcan dentro de una serie de cambios impulsados por el titular de Educación, el filósofo colombiano Ricardo Vélez, en medio de una supuesta crisis dentro del despacho entre diferentes grupos de influencia.

Entre los trabajadores de alto escalón destituidos figuran el jefe del gabinete del Ministerio de Educación, Tiago Tondinelli; el asesor especial de la cartera, Silvio Grimaldo de Camargo; y el coronel de la Aeronáutica Ricardo Wagner Roquetti, quien se desempeñaba como director de programa.

Completan el grupo el teniente-coronel Claudio Titericz, quien también actuaba como director de programa; el adjunto de la Secretaría Ejecutiva, Eduardo Miranda Freire de Melo; y un director de la Fundación Joaquim Nabuco -ligada al Ministerio-, Tiago Levi Diniz.

De acuerdo con la prensa brasileña, este baile de sillas viene causando cierta agitación dentro del Ministerio de Educación, cuyo origen sería las disputas entre grupos de diferentes corrientes dentro del despacho.

Según el influyente diario 'Folha de Sao Paulo', está el grupo de los militares; los discípulos del filósofo brasileño Olavo de Carvalho, uno de los mentores de Bolsonaro; el ala de los técnicos; y por último, el de los antiguos alumnos del ministro.

El propio Olavo de Carvalho celebró en redes sociales la exoneración de algunos de esos altos cargos del ministerio, pero señaló que Vélez "necesita concluir la limpieza y echar a todo el mundo que fue colocado" en la cartera por el coronel Roquetti.

Desde que Bolsonaro asumió el poder el pasado 1 de enero, el Ministerio de Educación ha estado en el centro de algunas polémicas, la última cuando orientó a que todas las escuelas del país grabasen videos de los estudiantes cantando el himno nacional en ceremonias de homenaje a la bandera.

Vélez afirmó poco después que se equivocó y rectificó ante el gran revuelo formado por tal decisión, rechazada, entre otros organismos, por el Consed, entidad que reúne a los secretarios de Educación de todos los estados brasileños.

Ricardo Vélez ya había sido obligado con anterioridad a publicar una retractación tras haber dicho que los brasileños se comportaban como "caníbales" en sus viajes al exterior.

Cesa a seis altos cargos del Ministerio de Educación

El Gobierno del presidente brasileño, Jair Bolsonaro, cesó a seis altos cargos del Ministerio de Educación, entre ellos al jefe de gabinete de esa cartera, según fue publicado este lunes en una edición extra del Diario Oficial.

Las salidas de estos seis funcionarios se enmarcan dentro de una serie de cambios impulsados por el titular de Educación, el filósofo colombiano Ricardo Vélez, en medio de una supuesta crisis dentro del despacho entre diferentes grupos de influencia.

Entre los trabajadores de alto escalón destituidos figuran el jefe del gabinete del Ministerio de Educación, Tiago Tondinelli; el asesor especial de la cartera, Silvio Grimaldo de Camargo; y el coronel de la Aeronáutica Ricardo Wagner Roquetti, quien se desempeñaba como director de programa.

Completan el grupo el teniente-coronel Claudio Titericz, quien también actuaba como director de programa; el adjunto de la Secretaría Ejecutiva, Eduardo Miranda Freire de Melo; y un director de la Fundación Joaquim Nabuco -ligada al Ministerio, Tiago Levi Diniz.

De acuerdo con la prensa brasileña, este baile de sillas viene causando cierta agitación dentro del Ministerio de Educación, cuyo origen sería las disputas entre grupos de diferentes corrientes dentro del despacho.

Según el influyente diario ‘Folha de Sao Paulo’, está el grupo de los militares; los discípulos del filósofo brasileño Olavo de Carvalho, uno de los mentores de Bolsonaro; el ala de los técnicos; y por último, el de los antiguos alumnos del ministro.

El propio Olavo de Carvalho celebró en redes sociales la exoneración de algunos de esos altos cargos del ministerio, pero señaló que Vélez “necesita concluir la limpieza y echar a todo el mundo que fue colocado” en la cartera por el coronel Roquetti.

Desde que Bolsonaro asumió el poder el pasado 1 de enero, el Ministerio de Educación ha estado en el centro de algunas polémicas, la última cuando orientó a que todas las escuelas del país grabasen videos de los estudiantes cantando el himno nacional en ceremonias de homenaje a la bandera.

Vélez afirmó poco después que se equivocó y rectificó ante el gran revuelo formado por tal decisión, rechazada, entre otros organismos, por el Consed, entidad que reúne a los secretarios de Educación de todos los estados brasileños.

Ricardo Vélez ya había sido obligado con anterioridad a publicar una retractación tras haber dicho que los brasileños se comportaban como “caníbales” en sus viajes al exterior.

RELACIONADAS
COMENTA ESTA NOTICIA
Cargando comentarios...
Cargando tendencia...