23 de abril de 2019 notifications
menu
Nacional

Usan de caja chica fondo para mujeres

AGENCIAS
CIUDAD DE MÉXICO, sábado 09 de marzo 2019, actualizada 9:49 am

En el discurso se habla de que este es el tiempo de las mujeres en la política, de vencer las desigualdades, erradicar la violencia de género y los feminicidios: "Nunca más un México sin mujeres" dicen los políticos. En los hechos, en vez de capacitar, los partidos han preferido darles a ellas mandiles, camisetas y pulseras rosas.

Para colmo, han gastado millones de pesos en eso y en gasolina, sueldos, vehículos, escobas, botanas o encuestas, para simular que cumplen la ley, que les ordena destinar una parte de sus recursos para fomentar el liderazgo político de las mujeres. En 2008 se hizo obligatorio que los partidos ejercieran al menos 2% del total de su financiamiento público ordinario con ese fin. En 2014 ese monto se elevó a 3% y se mantiene.

En una década (2008-2018) el recurso etiquetado suma 914.9 millones de pesos, pero buena parte han sido usados como "caja chica" de los partidos, mismos que aún hoy, pese a que la fiscalización del Instituto Nacional Electoral (INE) es más severa, todavía incurren en simulación. Así lo han documentado las especialistas Natividad Cárdenas Morales, presidenta del Consejo Ciudadano para la Promoción y Defensa de los Derechos Políticos de las Mujeres e Irma Méndez de Hoyos, investigadora de la Flacso. Cárdenas ha seguido la pista desde 2008 y advierte que ahora son menos burdos, se han sofisticado. Si en ese año el PVEM usó el recurso para liderazgo político de las mujeres, a fin de comprar mandiles y pulseras, en 2009 lo destinó para adquirir un auto Jetta por 142 mil pesos. Se usó para trasladar a una dirigente, dijo.

"La importancia del financiamiento es que accedan a los cargos mujeres que tengan esa perspectiva de género que les permita detectar por ejemplo por qué no se deben eliminar los institutos de la Mujer como pasó en Jalisco o pelear los presupuestos, defender programas o proponerlos. Y ni las legisladoras ni las funcionarias están en estos debates, es la sociedad civil la que está en la defensa", dice.

Por eso, para Irma Méndez de Hoyos, es necesaria una nueva fase en la que el INE revise a cabalidad la metodología de los estudios y cursos pagados con ese fondo, y verificar que sean impartidos por instituciones públicas.

"Hay libertad de los partidos, pero si se involucran recursos públicos deben ponerse más reglas sobre en qué gastar para elevar la calidad".

En septiembre pasado el INE emitió un protocolo para buenas prácticas en el ejercicio de ese 3 %, pero los partidos siguen incumpliendo y el organismo sin involucrarse.

Para ambas investigadoras, el INE debe ser más exigente, "fue un error que perdonara multas. Es tiempo de que el INE sea severo y vigilante, y que habilite una línea telefónica para que las mujeres denuncien a los partidos".

RELACIONADAS
COMENTA ESTA NOTICIA
Cargando comentarios...
Cargando tendencia...