19 de abril de 2019 notifications
menu
Torreón

Constructores olvidan el drenaje

La solución a la descarga de aguas de lluvia no era un requisito para los desarrolladores hasta el 2016

FABIOLA P. CANEDO/ EL SIGLO DE TORREÓN
TORREÓN, COAH, domingo 24 de febrero 2019, actualizada 12:39 pm

Una parte de Torreón quedó bajo el agua el año pasado, luego de las lluvias atípicas que se registraron. Cientos de familias perdieron la totalidad de sus bienes, millones de pesos en el patrimonio de las más de ocho mil personas cuyas viviendas se inundaron, según el gobierno estatal, y que desde entonces han buscado que se solucione la falta de drenaje pluvial en la ciudad.

Tan solo entre los colonos de Provitec, Carmen Romano, División del Norte y Torreón Residencial, calcularon pérdidas por ocho millones de pesos para 600 familias, según el censo que realizaron, pero no hay quien pague por los daños ni asuma la responsabilidad de haber construido en un sector propenso a inundaciones.

Existe en la región lagunera una irregularidad en la entrega de fraccionamientos, al grado de que la mayoría no han sido entregados adecuadamente, a esto se suma que, según consta en los documentos en la Dirección de Desarrollo Urbano y Ordenamiento Territorial, la solución a la descarga de aguas de lluvia no era un requisito para los desarrolladores hasta el año 2016, cuando se elaboró el Reglamento de Desarrollo Urbano, Zonificación, Usos de Suelo y Construcción de Torreón, en el que se solicita ya un estudio de drenaje y un proyecto de manejo de aguas pluviales.

Aldo Villarreal Murra, director de Urbanismo, dijo que tras las inundaciones se hizo un recorrido en físico en las colonias más afectadas, se platicó con los desarrolladores y explicaron que había pozos de absorción en sus circuitos, lo que podía dar solución al agua generada en el fraccionamiento, pero luego se construyó en el terreno aledaño y ya no fue suficiente.

"Resulta que el terreno aledaño, que no está todavía en desarrollo, le pasa agua a este y obviamente que los pozos no son suficientes, entonces se inundan", explicó, "hubo algunos que sólo consideraron lo interno al desarrollo y no de forma más integral lo que hay en la ciudad de Torreón".

De acuerdo a los planos históricos en el Archivo Municipal, cuando nació la ciudad hubo un respeto del plan urbano, sin embargo, a partir de los años 50 la ciudad creció desordenadamente y fue cuando comenzaron los problemas de inundaciones, pues los desarrolladores dejaron de observar factores como el clima o el suelo y optaron por construir en partes bajas o sin salida para el agua de lluvia.

SIN INFRAESTRUCTURA

Francisco Aldama, coordinador del Frente pro construcción de un drenaje pluvial integral y sustentable para Torreón, señaló que la falta de drenaje pluvial en la ciudad es una realidad, mientras que las colonias y fraccionamientos han aprovechado para resolver la descarga del agua de lluvia con trabajos mal hechos, que solamente significan una solución temporal y no de fondo a la problemática.

"Son 46 colonias afectadas, en muchas de ellas no funciona ya el drenaje sanitario, están tapados, la política de la administración municipal de 25 años atrás fue poner una rejilla y conectarla al drenaje sanitario, entonces se infiltra el agua de lluvia pero la tubería es vieja y el volumen de agua muy grande, por eso truenan", comentó, "es una solución más económica la boca de tormenta, más rápida, más fácil".

En el mapeo que realizó el Ayuntamiento de Torreón, se georreferenciaron más de 44 puntos críticos por inundaciones y que requieren obras para la captación del agua pluvial. Tomás Galván Camacho, director de Obras Públicas, dijo que hace cinco años sólo se tenían contabilizados 21 puntos críticos, pero luego de recorridos el Simas y el Instituto Municipal de Planeación y Competitividad (Implan) reportaron que la cantidad había subido.

La actual administración municipal ha buscado que los constructores, basados en este diagnóstico, puedan redireccionar y generar proyectos de obra responsable para las colonias y fraccionamientos, muchos de los cuáles, no han sido entregados al Municipio.

Desde hace cuatro años, el Implan realizó un diagnóstico con la finalidad de iniciar un gran plan sobre drenaje pluvial en Torreón y se concluyó que se deben atender siete puntos de inundaciones graves en la ciudad -hoy nueve-, y modificar la Ley para que los fraccionadores consideren el desfogue adecuado del agua de lluvia y no sólo la tiren a las calles.

Eduardo Holguín, director del Implan, declaró que las "lluvias extraordinarias" en Torreón ya no lo son, es decir, cada año se presentan lluvias torrenciales durante septiembre y octubre, al menos durante un día, que dejan graves encharcamientos e inundaciones en la ciudad, pues además las circunstancias han cambiado, ya que hay más techos en grandes naves industriales que lanzan el agua a la calle, así como más fraccionamientos que hacen lo mismo.

En este sentido, consideró que la solución debe ser clara. Para este año, tanto las cámaras empresariales como los organismos civiles coincidieron en la necesidad de que se ponga como prioridad la obra de drenaje pluvial. En la propuesta que entregó Fomec (Fomento Económico Laguna de Coahuila) se indica que "cada año, la región enfrenta inundaciones y encharcamientos que afectan la calidad de vida de los ciudadanos, lo que está relacionado tanto con el cambio climático como el incremento de las zonas industriales, comerciales y de vivienda, lo que implica más techos captadores de agua, más pavimentación, pero menos permeabilidad del suelo urbano. En este sentido, la propuesta es que se destinen recursos federales para elaborar un gran plan regional, en beneficio de todos los municipios laguneros".

SATURADO EL SANITARIO

Juan Gerardo Barbosa, vecino de Valle Dorado, ha tenido que hacer distintas remodelaciones a su casa. Tanto en la fachada como en el interior se observa la humedad y salitre que alcanza más de un metro de altura en su vivienda. Tiene 20 años viviendo aquí, pero desde hace 15 enfrenta los problemas, los vecinos atraviesan por situaciones similares.

"Empezamos con el problema a raíz de que corrieron las vías y empezaron a echarnos el agua de Ferromex, abrieron los boquetes y nos empezamos a inundar, nunca antes habíamos tenido problemas, y esto se suma a que el drenaje está colapsado, escarban 30 centímetros y hay aguas negras", explicó Margarita Rodríguez, quien tiene 40 años en Valle Dorado.

Los vecinos coinciden en que, durante más de 40 años, no se ha dado mantenimiento siquiera al drenaje de esta colonia por parte de las administraciones municipales. Catalina Torres tiene 44 años en el sector, dijo que la barda de Ferromex incluso se ha caído, pero la vuelven a levantar y siguen los chorros brotando por abajo.

"El drenaje está colapsado, con poquito que llueva nos brota el agua, en los baños, en la cocina, es una cochinada", dijo.

Ana María Pantoja, habitante de Rincón La Merced desde hace 18 años, explicó que desde entonces tienen problemas, pero nunca reclamaron a la constructora porque consideraban que el tema era municipal.

Jerónimo Trinidad, vecino desde hace tres años, señaló que cualquier lluvia deja estancada aquí el agua, lo que ha derivado en una problemática grave de baches en el sector.

"Aquí vino (Miguel) Riquelme cuando era presidente municipal, prometió drenaje, pavimentación, y no cumplió", comentó, "también al licenciado (Jorge) Zermeño lo trajimos, cuando andaba en campaña, estamos esperando una solución, nos dijeron que a partir de marzo".

Enrique García, vecino de la colonia Roma, dijo que en esta zona hay una línea rota del drenaje y el agua se filtra a las casas. Refirió que el personal de Simas ha acudido a atender estos reportes, pero no se ha resuelto. Dijo que el problema comenzó hace cerca de 10 años, cuando construyeron ampliaciones en el sector, y ya no fue suficiente el drenaje instalado para todos.

"No sirve que desazolven en cada calle porque todas las calles están afectadas, tienen que abrir para que quede bien o el problema va a seguir", dijo Ana Uribe, vecina de la Roma.

ERRORES HISTÓRICOS

Para Carlos Castañón, historiador y director del Archivo Municipal, los problemas de inundaciones en Torreón vienen desde los años 50, cuando se segó el canal de La Concha para construir el bulevar Independencia, y se agudizaron en el 73, cuando se construyó el bulevar Constitución sobre el canal del Coyote, para inaugurar la "urbanización" de la ciudad.

"La ciudad que construyeron nuestros bisabuelos no fue en contra del clima y del terreno de Torreón", indicó.

Señaló que Federico Wulff construyó la ciudad desde una parte alta para que el agua escurriera a los canales de La Perla, el del Coyote y de La Concha, por lo que Torreón no se inundaba, además de que las calles eran de tierra, por lo que aún con una lluvia torrencial que anegara las vialidades, en dos horas la ciudad ya estaba libre de agua.

"Las aguas de lluvia iban a caer a los tres canales que estaban aquí, ¿por qué se inunda el bulevar Independencia? Porque está abajo, claramente hay una pendiente, toda el agua del Centro Histórico iba ahí a descansar, el drenaje pluvial natural de Torreón es grandísimo, es el río Nazas, ahí iban a caer las aguas", explicó el historiador.

En el poniente de la ciudad, donde se construyeron las empresas más grandes, se desarrollaron canales pluviales para desaguar la zona, incluso La Unión tenía un campo de beisbol como absorción natural. Junto a él, corría un canal de piedra, con dimensiones suficientes para que entre un vehículo, esto aún existe de La Compresora a La Fe, con una capacidad considerable para las lluvias.

En 1951, fue segado el canal de La Concha, más de 15 kilómetros de infraestructura hidráulica, se tapó el desfogue natural de la pendiente del Centro, en su lugar se colocó una tubería de un diámetro que prácticamente no llega a un metro. Castañón señaló que el segundo error histórico fue tapar los canales del Coyote y La Perla en 1973.

A partir de los años 50, se perdió el respeto por el plan urbano de Torreón, hubo un crecimiento desordenado, se construyó en partes bajas como el puente de El Campesino, que era la Vega del Caracol, donde el río depositaba de manera natural sus aguas. Aquí hay un fraccionamiento, un puente y pasa el periférico, pero es una zona que siempre se inunda.

"No se respetó la salida natural del agua que hay en la ciudad, al contrario, se han urbanizado y se generan así problemas, la ciudad estaba bien diseñada, integraba la infraestructura agrícola en vez de negarla, hemos negado nuestra identidad a tal punto que la ciudad está inundada y el río Nazas seco", expresó.

RELACIONADAS
COMENTA ESTA NOTICIA
Cargando comentarios...
Cargando tendencia...