20 de junio de 2019 notifications
menu
Internacional

'El Chapo' acabaría en la 'cárcel de todas las cárceles'

Los expertos saben donde 'El Chapo' cumplirá condena: la ADX "Supermax" de Florence

AP
NUEVA YORK, EUA, jueves 14 de febrero 2019, actualizada 11:32 am

Enlace copiado

En el mundo carcelario hay presos que plantean riesgos particulares. Y después está el "Chapo", que es un caso aparte.

Joaquín Guzmán tiene una historia de fugas sin paralelo, que incluye dos escapadas de prisiones mexicanas de máxima seguridad antes de una nueva captura y su extradición a Estados Unidos.

Por ello, tras su convicción del martes y su casi segura condena a cadena perpetua, muchos se preguntan adónde será alojado este traficante todopoderoso habituado a hacer fugas dignas de un Houdini.

Los expertos tienen pocas dudas del lugar donde "El Chapo" cumplirá condena: la ADX "Supermax" de Florence, Colorado, que alberga a algunos de los delincuentes más conocidos del país. Es una instalación tan segura y aislada que le dicen "la Alcatraz de las Montañas Rocosas".

El "Chapo", condenado el martes por encabezar una de las mayores redes de tráfico de drogas del mundo, "encaja perfectamente en ese penal", afirmó Cameron Lindsay, quien dirigió tres prisiones, hoy jubilado. "Me sorprendería mucho que no fuese enviado a la ADX".

Se encuentra en una vieja ciudad minera unas dos horas al sur de Denver y aloja a los criminales más violentos del país. Unos 400 reos se pasan 23 horas en solitario todos los días, en celdas de 2.1 por 3.7 metros, con muebles de cemento inamovibles.

Ted Kaczynski, conocido como Unabomber, y el conspirador del 11-S Zacarias Moussaoui son algunos de sus reos. Guzmán, cuya sentencia se conocerá en junio, sobresaldría entre todos ellos, por la magnitud de sus delitos y por sus fugas del pasado, que han adquirido contornos casi míticos.

En el 2015 se escapó de la cárcel de máxima seguridad del Altiplano en el centro de México. Se comunicó con sus cómplices por semanas a través de un teléfono celular y se fue por un hueco debajo de la bañadera, se montó en una motocicleta que lo esperaba y recorrió un túnel de un kilómetro y medio (una milla), hasta la libertad.

Se especula que pagó a muchos guardias para que hiciesen la vista gorda, lo mismo que habría hecho en una fuga del 2001 en la que fue sacado del penal escondido entre ropa sucia.

"Seguro que hubo colaboración desde adentro", afirmó Mike Vigil, ex agente de la Administración de Control de Drogas (conocida como DEA, por sus siglas en inglés) que trabajó en forma encubierta en México. "No hay duda de que la corrupción facilitó esas dos fugas espectaculares".

¿Puede fugarse de la Supermax? Difícilmente.

Los reos en la Supermax se pasan años aislados y a menudo están días enteros "casi sin hablar con nadie", señaló un informe de Amnistía Internacional. Un ex reo, entrevistado por The Boston Globe, describió el sitio como "una versión del infierno de alta tecnología, pensada para anular toda percepción sensorial".

La mayoría de los presos de la Supermax tienen un televisor. Su único contacto con el mundo exterior es una ventanita de 10 centímetros (cuatro pulgadas). El diseño de las ventanas impide que se den una idea de en qué parte del penal se encuentran. El contacto con otras personas es mínimo. Reciben la comida en sus celdas, donde comen a escasa distancia del inodoro.

La cárcel está protegida por alambradas con cuchillas y torres de vigilancia, patrullas armadas y perros.

"Si hay un penal a prueba de fugas, es el de Florence", manifestó Burl Cain, director por mucho tiempo de una prisión de máxima seguridad en Angola, Luisiana. "Es LA cárcel de todas las cárceles".

La estadía de Guzmán en Nueva York a la espera de su juicio, que duró tres meses, estuvo rodeada de grandes medidas de seguridad, que reflejaron el riesgo que representa. Fue alojado en solitario en un pabellón de alta seguridad del Centro Correccional Metropolitano de Manhattan, que ha albergado a terroristas y mafiosos.

Las autoridades cerraban el paso al Puente de Brooklyn cada vez que trasladaban al "Chapo" al tribunal de Brooklyn donde fue juzgado. En la operación participaban unidades especiales SWAT, ambulancias y helicópteros. Los alrededores del tribunal eran patrullados por agentes armados y perros que detectan explosivos. A Guzmán se le prohibió incluso abrazar a su esposa.

En la Supermax, eso no sería un problema, ya que todas las visitas son sin contacto físico y hay siempre un grueso panel de plexiglass entre el reo y el visitante.

"Con excepción de los guardias, pueden pasar años sin que los presos tengan contacto con otro ser humano", indicó el informe de Amnistía Internacional.

Se quebró ‘El Chapo’

Se reveló un video inédito de la extradición a Estados Unidos de Joaquín “El Chapo” Guzmán, ocurrida el pasado 19 de enero de 2017.

Se trata de la grabación más amplia conocida hasta el momento y se difunde luego de que el jurado de su juicio en Nueva York, lo declaró culpable de los 10 cargos que le imputaban.

En las imágenes dadas a conocer por la DEA, se puede ver al narcotraficante con los ojos llorosos y limpiándose una lágrima a su llegada a tierras estadounidenses.

El abogado de “El Chapo”, Jeffrey Lichtman, señaló no haber visto este material anteriormente. (El Siglo de Torreón)

La lista negra de Guzmán

Ramón Arellano Félix, Rodolfo Carrillo Fuentes y José Luis Santiago Vasconcelos, quien fue zar antidrogas, estaban en la “lista negra” de personas que Joaquín Guzmán Loera, “El Chapo”, quería muertas.

Como parte de las evidencias del juicio en contra del narcotraficante mexicano, que este martes fue declarado culpable de 10 cargos relacionados con liderar una organización criminal con fines de narcotráfico, así como portación de armas y lavado de dinero, el gobierno estadounidense presentó una lista de lo que denominó las “víctimas de conspiración para cometer asesinato” y que habrían estado en la mira de “El Chapo”.

El documento, fechado el 29 de enero y firmado por los fiscales Richard Donoghue y Arthur G. Wyatt, está dirigido al juez encargado del caso, Brian Cogan. Destaca que el gobierno entregó evidencia abundante: testimonios, mensajes de texto, grabaciones, droga confiscada, cartas escritas, entre otros, que prueban que Guzmán “era miembro de una conspiración con fines de narcotráfico”, como “uno de los líderes del Cártel de Sinaloa”, y que él estaba en el centro de dicha conspiración.

La lista de “víctimas de conspiración para cometer asesinato” no siempre incluye nombres específicos, bajo el argumento de que darlos a conocer podía poner en riesgo la identidad de los testigos que cooperaron con la justicia estadounidense. Pero señala que se trata de muertes u órdenes para cometer asesinatos que pueden ser atribuidas al narcotraficante sinaloense y menciona las fechas o períodos en que ocurrieron las conspiraciones o los crímenes.

En algunos casos, los asesinatos han sido probados; en otros, las víctimas perdieron la vida en circunstancias misteriosas y en otras más, fueron detenidas.

El documento señala a “Informantes”, en general y “miembros” de organizaciones criminales como los Beltrán Leyva, los Carrillo Fuentes, Los Zetas y los Arellano Félix.

Se hace referencia específica a “Miembros de los Arellano Félix en el ataque a la Discoteca Christine”, con fecha del 8 de noviembre de 1992. Ese día tuvo lugar un tiroteo en dicha discoteca, de Puerto Vallarta, Jalisco, que dejó un saldo oficial de seis muertos y tres heridos. En el lugar estaban los hermanos Francisco Javier y Ramón Arellano Félix, quienes lograron escapar.

Entre los nombres más relevantes de la lista figuran narcotraficantes como Ramón Arellano Félix, líder del Cártel de Tijuana, quien murió el 10 de febrero de 2002 en un tiroteo en Mazatlán, Sinaloa; Rodolfo Carrillo Fuentes, del Cártel de Juárez, asesinado en 2004 tras salir de un cine en un centro comercial de Culiacán, Sinaloa, como se citó durante el juicio de “El Chapo”. (Agencias)

RELACIONADAS
COMENTA ESTA NOTICIA
Cargando comentarios...
Cargando más noticias...
Cargando tendencia...