20 de junio de 2019 notifications
menu
Internacional

Activista en EUA puede ir presa por ayudar a migrantes

AGENCIAS
SEATTLE, EUA, sábado 09 de febrero 2019, actualizada 9:15 am

Enlace copiado

"Para mí la ayuda humanitaria, en general, es como un acto sagrado y realizarlo en lugares como el desierto de Arizona, en la frontera por donde pasan decenas de migrantes, es un acto de supervivencia para que el desierto deje de ser un cementerio para muchos de ellos". Así describe su trabajo como voluntaria Zaachila Isabel Orozco-McCormick, mexicano-estadounidense, de 21 años y de sangre zapoteca.

Zaachila y otras tres jóvenes estadounidenses: Natalie Hoffman, Oona Holcomb y Madeline Huse, fueron declaradas culpables en un juicio federal en la Unión Americana, acusadas de ingresar sin autorización a una área designada como refugio silvestre, en el sur del desierto de Arizona, en agosto de 2017.

"Sólo llevábamos agua y alimentos enlatados para tratar de salvar la vida de quienes cruzan, especialmente en verano, con las altas temperaturas -del desierto- y ahora nos tratan como criminales", dice.

Las chicas pertenecen a la agrupación no gubernamental y sin fines de lucro No More Deaths (No Más Muertes) y aunque no es la primera vez que prestaban este tipo de apoyo, el pasado 18 de enero el juez Bernardo Velásquez las declaró culpables por haber infringido una área federal restringida conocida como Cabeza Prieta, haber puesto en riesgo la fauna y haber "contaminado" al dejar garrafones de plástico con agua y comidas enlatadas.

Se trata de delitos menores, pero que pueden conllevar una sentencia de entre seis meses y un año de prisión, y una multa de 500 dólares para cada una de las acusadas. Las cuatro están a la espera de una revisión de sentencia. Será el 1 de marzo cuando se conozca el veredicto final.

INJUSTICIA

"Confiamos en que mucha gente que nos está apoyando pueda presionar para que no lleguemos a la cárcel, sería muy injusto", señala Zaachila: "Mis padres están tan asustados como nosotras". La mamá de esta joven universitaria y activista es originaria de Seattle, capital del estado de Washington, donde actualmente vive; su padre, José Antonio Orozco Delgado, es originario de Oaxaca, donde también la joven ha pasado tiempo y estudió algunos años.

José Antonio recomendó a su hija escribirle una carta al presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, explicándole lo sucedido y cómo ella se sintió "comprometida a proporcionar ayuda humanitaria: agua, alimentos y refugio a los migrantes, que en busca de otra vida toman la decisión de cruzar la frontera de Estados Unidos a través del desierto de Sonora.

"El agua es fundamental para sobrevivir y me preocupa que cientos de personas mueren debido a las altas temperaturas en el desierto. Decidí participar para prestar ayuda humanitaria por el gran orgullo que tengo de mis raíces mexicanas, pero también como un ser humano que quiere ayudar a los más necesitados", escribió en esa carta.

RELACIONADAS
COMENTA ESTA NOTICIA
Cargando comentarios...
Cargando más noticias...
Cargando tendencia...