Ciencia
El Siglo de Torreón Domingo 12 de jun 2005, 11:22am ... Anterior 2 de 3 Siguiente ...

Transtorno de hiperactividad aumenta en los jóvenes


Los síntomas del ADHD - trastorno de atención e hiperactividad - por sus siglas en inglés incluyen distracción, olvido, impaciencia, impulsividad y desorganización.

AP

Al igual que los dormitorios y los comedores estudiantiles, Cory Clair pensaba que el medicamento Adderall iba a ser una de tantas cosas que iba a dejar una vez saliese de la universidad.

Pero cuando abandonó el fármaco y comenzó un trabajo siguió con su constante dificultad para concentrarse, al igual que le sucedía en las clases antes de que le diagnosticaran trastorno de déficit de atención. Los médicos le recetaron un tratamiento muy común en un problema similar, trastorno de atención e hiperactividad (ADHD, por sus siglas en inglés).

"Creí que sólo tendría que tomarla durante la universidad, y que cuando saliera ya no la necesitaría más", dijo Clair, quien trabaja en relaciones públicas en Nueva York. "Me equivoqué".

Luego de unos meses en los que le resultaba sumamente difícil prestar atención a sus compañeros de trabajo y cumplir con las fechas de plazo de sus asignaciones, Clair se reunió con un médico y le recetaron de nuevo el Adderall, cubierto por su seguro médico.

"La diferencia es sustancial", dijo Clair. "Con Adderall te concentras en lo que estás haciendo".

La generación de jóvenes que requieren drogas para el ADHD está creciendo, y muchos de ellos se están dando cuenta que su dependencia al medicamento puede ser de por vida. Conforme van entrando al campo laboral -y a medida que aumenta el número de personas mayores a las que se les diagnostica el padecimiento - los medicamentos para el tratamiento de estos trastornos se están volviendo más comunes en el trabajo.

Síntomas

El ADHD puede detectarse entre el 3 y 5% de los niños, según el Instituto Nacional de Salud Mental. Alrededor de la mitad continúa experimentado los síntomas en la edad adulta, dijo Louis Kraus, directora de psiquiatría infantil y de la adolescencia del Centro Médico Rush, en Chicago. Los síntomas incluyen distracción, olvido, impaciencia, impulsividad y desorganización. A algunos pacientes, como Clair, se les diagnostica trastorno de déficit de la atención, pero no hiperactividad.

En los últimos años, las ventas de los medicamentos para tratar el ADHD se han disparado: las ganancias por las ventas se triplicaron del 2000 al 2004, según la empresa Verispan. Además, los laboratorios farmacéuticos se están enfocando cada vez más en dirigir el medicamento al mercado de los adultos.

Los expertos no se logran poner de acuerdo en si el aumento de las ventas se debe a un reconocimiento más detallado del trastorno, o si los doctores están recetando la medicina pródigamente.

¿Estigma?

La incapacidad de Gary para concentrarse es algo que sufría desde la escuela.

Durante mucho tiempo se negó a ver a un psiquiatra porque no quería reconocer que era hiperactivo. Sin embargo, años después supo que a un escritor que admiraba le habían diagnosticado el trastorno. A partir de entonces dejó de verlo como un estigma.

Sin embargo, Kraus advierte sobre el abuso en el que pueden caer las personas que lo padecen.

Algunos pacientes se las dan de médicos y suministran el medicamento a amigos y colegas que consideran lo necesitan, dijo Kraus.

Los medicamentos son relativamente baratos y fáciles de acumular. Los médicos elaboran una receta que dura un mes, pero las compañías de seguros permiten que sus clientes ordenen reservas de hasta tres meses, dijo Kraus. Ese es un sistema que la gente puede manipular.

El abuso

El abuso del ADHD no es desenfrenado en el área laboral como lo es en las universidades, donde se piensa que uno de cada cinco ha abusado de estimulantes bajo receta para estudiar. Pero no por ello no deja de existir, sobre todo entre los banqueros, operadores de bolsa y otros trabajos donde hay mucha presión y se trabajan largas horas, dijo Punyamurtula Kishore, presidente y director de la Biblioteca Nacional de Adicciones, en Brookline, Massachusetts.

Los médicos, no obstante, recomiendan que quienes padecen el desorden lo comenten con sus jefes. Además advierten que es necesaria la consulta médica a los que crean que sufren del trastorno antes de que decidan automedicarse.


Más de Ciencia

... Anterior Siguiente ...


0
RELACIONADAS
Ver más
DESTACAMOS
COMENTA ESTA NOTICIA

Cargar comentarios

Foros Torreón / Blogs de El Siglo / Más comentarios

Ordenar en línea Edición impresa + Internet
ADEMÁS LEE

Cia. Editora de la Laguna. Av. Matamoros 1056 Pte. Col. Centro, Torreón Coah. México, C.P. 27000
Conmutador: 871.759.1200 | Publicidad 759.1200 ext 1310 | Suscripciones 716.4514 | Telemarketing 759.1259 | Google | Facebook | Twitter
Para mayor información sobre el tratamiento de sus datos personales ingrese a : Privacidad
I.S. o asterisco (*) significa inserción solicitada
Síguenos en:


Hay usuarios en línea y registrados. »IR AL CHAT