19 de noviembre de 2019. notifications
menu desktop_windows
Doctor en Casa

Un problema de dos

La infertilidad en nuestros días

FABIOLA PÉREZ CANEDO
Torreón, Coahuila, martes 20 de noviembre 2018, actualizada 6:56 pm

Enlace copiado

La infertilidad se define como la incapacidad de poder lograr un embarazo, después de mínimo un año de tener actividad sexual enfocada hacia los días fértiles y sin el uso de métodos de planificación familiar, explicó el ginecólogo, Carlos Lauro Tercero Valdez Zúñiga, especialista en Biología de la Reproducción Humana y director de la Clínica para la Estudio de la Reproducción Humana.

Señaló que, si la mujer tiene más de 35 años de edad, el tiempo es un factor importante, por lo que debe buscar ayuda a los seis meses de estarlo intentando, a fin de identificar rápidamente las causas por las que no se ha logrado embarazar.

Maternidad se retrasa

En todo el mundo, existen más de 80 millones de parejas con problemas de fertilidad. En México, se estima que el 15 por ciento de las parejas tienen problemas para lograr un embarazo, es decir, 1 o 2 de cada 10 parejas tendrán complicaciones, especialmente si la mujer tiene más de 35 años.

"Si vas en la calle o en la plaza, caminando, 1 de cada 6 parejas que tú veas, al azar, va a tener problemas para embarazarse, pero cuando la mujer tiene 35 años o más, es 1 de cada 3 parejas, se eleva mucho, entonces esto es fundamental", comentó Valdez Zúñiga.

Refirió que este porcentaje se ha incrementado conforme pasa el tiempo, lo que tiene mucho que ver con los hábitos y costumbres de la sociedad, que han ido cambiando, las familias eran más grandes y hoy son cada vez más pequeñas, pues la mujer comparte gastos en el hogar y tiene metas profesionales, lo que ha provocado que la maternidad se vaya retrasando, y a partir de los 37 años hay un descenso súbito de la fertilidad.

Además del rol social, también existen algunas infecciones como la clamidia, el ureaplasma, el micoplasma, que son bichos que pueden llegar a dañar las trompas de Falopio y muchas veces son silenciosas, es decir, no presentan sintomatología. Los cambios de pareja sexual o las enfermedades de transmisión sexual son otros factores que pueden afectar la vida reproductiva, adicciones al tabaco, alcohol, drogas, generan alteraciones severas.

Diagnóstico

El especialista señaló que la infertilidad no es un problema de la mujer sino de una pareja, pues lograr el embarazo es un tema de dos. Indicó que persiste el pensamiento machista en la sociedad pero se comparte prácticamente la mitad de responsabilidad entre el hombre y la mujer, pues un 40 por ciento de las causas son de origen masculino y 60 por ciento femenino.

"Hay casos donde la responsabilidad es de ambos, hablar de infertilidad no solamente es el papel de la mujer, el hombre también tiene un papel importante, entonces tenemos que estudiar a los dos", comentó.

El estudio inicia con la historia clínica, para conocer los antecedentes de la pareja, si ya recibieron tratamientos de reproducción o no, los diagnósticos que han tenido, en la mujer se tienen que estudiar las hormonas, que funcionen adecuadamente, la tiroides, la prolactina, que las trompas de Falopio no estén tapadas, el útero debe estar en parámetros normales, sin miomas, polipos o malformaciones, se estudia el cuello de la matriz, que no tenga úlceras. En el factor masculino, hay que revisar la calidad de los espermatozoides, la cantidad, si se mueven adecuadamente, si son normales y que no haya datos de infecciones. Si se observa alguna alteración, se complementa con estudios de las hormonas y con ultrasonidos.

Estos estudios llevan de 6 a 8 semanas en conjunto y, con la evaluación, la clínica tiene el 75 por ciento de las causas por las que una pareja no puede embarazarse. Si a pesar de esto, los resultados son normales, hay otras causas como problemas de endometriosis, donde se afecta el peritoneo de la mujer.

En el caso del varón, hay un padecimiento llamado suspermia, que es la no producción de espermatozoides y algunas de las causas son de origen genético, incluso puede haber producción y luego suspenderse en la adolescencia o en la edad adulta. En la mujer, existe la falla ovárica prematura, que también es genética, donde el ovario deja de funcionar antes de los 40 años y ocurre en el 3 a 5 por ciento de las mujeres.

Sin atención

A pesar de que la infertilidad suele ser un padecimiento relativamente común, menos de la mitad de las parejas que enfrentan problemas acuden con un especialista para resolverlos. Valdez Zúñiga explicó que se suele culpar al uso prolongado de anticonceptivos, pero indicó que esto no es así, a menos que sean definitivos como la ligadura de las Trompas o la vasectomía.

"A los 30 días de haber dejado el anticonceptivo, la fertilidad debe regresar a lo normal, no es culpa de los anticonceptivos, probablemente había otra alteración por la que no se podía embarazar", comentó.

El especialista señaló que la consulta en reproducción no solamente se basa en ayudar a la pareja para que pueda embarazarse lo más rápido posible, sino que debe estar coordinada con apoyo emocional, principalmente psicológico, porque se vive un luto en términos de no poder lograr un embarazo.

"Dentro de los principales problemas que ocasiona la infertilidad, son problemas psicosociales, la paciente se siente, deprimida, angustiada, estresada, se culpa a sí misma y todo esto genera implicaciones, porque pueden ser culpas personales o echar culpa hacia la pareja, esto genera conflictos que incluso puede terminar con la relación", expresó.

Indicó que hay además un problema social, pues en las reuniones familiares o con amigos es común que se les pregunte porqué no han tenido hijos y esto deriva en que la paciente se aisle y prefiera ya no acudir a los eventos sociales o se aleje de la familia, en este sentido explicó que es necesario que se cuente con el apoyo psicológico.

Enfermedad

La infertilidad es una enfermedad. Carlos Lauro Valdez explicó que la Organización Mundial de la Salud (OMS) cataloga a la infertilidad desde abril de 2009, e indicó que, como tal, debe atenderse.

Señaló que la mayoría de las parejas pueden embarazarse y deben ser conscientes si desean tener hijos, hacer una visita preconcepcional al ginecólogo, tres meses antes, donde se revise que las menstruaciones en la mujer estén regulares, que esté ovulando, que no tenga datos de infección, que el papanicolao salga en forma correcta, de modo que se pueda comenzar a cuidar con dieta y ejercicio, de ser necesarios, así como algunos suplementos alimenticios que contengan ácido fólico.

Si dentro de un año no se ha logrado el embarazo, es necesario acudir con un especialista en reproducción, si tiene 35 años o menos. En caso de superar esta edad, debe acudir a los seis meses, pues el tiempo es primordial.

"Muchas veces pensamos que es fácil embarazarnos pero el máximo potencial reproductivo de una pareja es entre los 20 y los 30 años de edad, si somos más específicos, entre los 24 y 27 años, y este potencial máximo es alrededor del 20 por ciento", comentó Valdez Zúñiga, "a partir de los 30 años de edad, este porcentaje viene bajando, de los 30 a los 35 es un 16 por ciento, de los 35 a los 37, un 14 por ciento, después de los 40 años disminuye a un 5 por ciento por cada mes que lo intentamos".

Indicó que el especialista en reproducción se encarga tanto del hombre como de la mujer, pues ambos deben involucrarse en el tema.

Recomendó no caer en publicidad engañosa de centros de reproducción que malinforman y aseguran que sus tasas de embarazo son arriba del 90 por ciento, pues indicó que esto no es así, pues ello depende tanto del tipo de tratamiento que se seleccione, lo que debe ser en base a los estudios que previamente se realicen.

Si dentro de un año no se ha logrado el embarazo, es necesario acudir con un especialista en reproducción, si tiene 35 años o menos.
"A partir de los 30 años de edad, este porcentaje viene bajando, de los 30 a los 35 es un 16 por ciento, de los 35 a los 37, un 14 por ciento, después de los 40 años disminuye a un 5 por ciento por cada mes que lo intentamos".

Carlos Lauro Valdez Zúñiga, especialista en Biología de la Reproducción Humana y director de la Clínica para la Estudio de la Reproducción Humana.

RELACIONADAS
COMENTA ESTA NOTICIA
Cargando comentarios...
Cargando más noticias...
Cargando tendencia...