24 de junio de 2019 notifications
menu desktop_windows
Internacional

Como Trump, amenaza Bolsonaro a la prensa

El presidente electo de Brasil amenazó con retirar la publicidad oficial a 'Folha de S. Paulo'

EFE
MIAMI, EU, jueves 01 de noviembre 2018, actualizada 9:20 am

Enlace copiado

La Sociedad Interamericana de Prensa (SIP) expresó su preocupación por las declaraciones del presidente electo de Brasil, Jair Bolsonaro, que amenazó con retirar la publicidad oficial al diario "Folha de S. Paulo", en represalia por reportajes periodísticos sobre el uso de mensajes engañosos en WhatsApp durante su campaña electoral.

María Elvira Domínguez, presidenta de la SIP, expresó que "si bien saludamos la elección de los ciudadanos brasileños, nos preocupa que el presidente electo no trace una distinción entre Gobierno y Estado, al manifestar que usaría la administración pública para castigar a los medios que le resulten incómodos, negándoles la publicidad oficial".

El presidente electo de Brasil amenazó con retirar la publicidad oficial a "Folha de S. Paulo", en represalia por una denuncia periodística que señalaba que un grupo de empresarios habría invertido cuatro millones de dólares en una campaña para difundir noticias falsas en WhatsApp contra su opositor Fernando Haddad.

El Tribunal Superior Electoral (TSE) abrió el 20 de octubre una investigación sobre la publicación del diario. Bolsonaro, quien aseguró estar comprometido con la libertad de expresión, rechazó las acusaciones y expresó que el diario mintió.

Domínguez, directora del diario El País, de Cali, Colombia, agregó que "esa marginación contra `Folha de S. Paulo´ no se conduce con el respeto a las libertades de prensa y de expresión a las que Bolsonaro se comprometió a garantizar el domingo pasado tras ser elegido, y mucho menos con las convenciones internacionales sobre derechos humanos suscritas por Brasil que establecen que discriminar con la publicidad oficial a los medios o no tener en cuenta criterios técnicos para dar a conocer los actos públicos y la publicidad estatal, es violatorio a principios de libertad de expresión y de prensa".

Por su parte, Roberto Rock, presidente de la Comisión de Libertad de Prensa e Información de la SIP, agregó que "en el caso de Brasil, además de esta amenaza, estamos preocupados por los descalificativos que usa el presidente electo contra medios y periodistas críticos".

Rock, director del sitio de noticias La Silla Rota, añadió que "aunque los medios deben estar abiertos a las críticas y forman parte de esa tensa relación que es natural entre medios y gobiernos, a la prensa se le debe garantizar su libertad para que desarrolle sus funciones prioritarias, entre ellas criticar, opinar, denunciar, investigar y exigir transparencia y rendición de cuentas a todos los actores de la sociedad, sean estos públicos o privados".

Agregó que es encomiable el trabajo que la prensa brasileña desarrolló durante el proceso del Lava Jato y otros casos de corrupción.

Su política exterior podría aislar a Brasil

El presidente electo Jair Bolsonaro ha expresado reiteradamente su admiración por Donald Trump y parece dispuesto a seguir los pasos del mandatario estadounidense para hacer una reforma radical en política exterior que, los expertos advierten, podría aislar y perjudicar a Brasil.

Bolsonaro, quien asume el poder el 1 de enero, prometió retirar al país más grande de Latinoamérica del acuerdo climático de París, unirse a un puñado de países que han trasladado sus embajadas en Israel de Tel Aviv a Jerusalén, y adoptar una postura dura en contra del presidente de Venezuela Nicolás Maduro.

El excapitán del ejército, quien ganó notoriedad como congresista debido a su lenguaje violento y comentarios ofensivos, también ha criticado frecuentemente a China, el principal inversionista extranjero de Brasil.

Su plan a grandes rasgos ha provocado que diplomáticos, analistas políticos y exfuncionarios gubernamentales lancen advertencias de que esas acciones podrían aislar a la potencia regional en lugar de otorgarle apertura a nuevos mercados, algo que Bolsonaro dijo que quiere lograr promulgando una privatización generalizada de las industrias estatales.

“Si Bolsonaro hace lo que dice, Brasil no tardará en volverse un paria en la comunidad global”, dijo Rubens Ricupero, un exministro de finanzas y medio ambiente. “Brasil tiene 50.000 problemas por resolver. Quiere darnos problemas que no tenemos a cambio de nada”.

Los comentarios de Bolsonaro, una figura sumamente polémica en su país, han agraviado a distintos sectores. Llamó “desperdicio humano” a los refugiados que huyen hacia Europa, lo que indignó a países de África y Medio Oriente, e irritó a China al visitar Taiwán, a quien Beijing considera una provincia disidente.

Y, al igual que Trump, dijo que Brasil cancelaría o intentaría renegociar tratados comerciales, incluyendo el Mercado Común del Sur (Mercosur).

Además de las agresivas declaraciones de Bolsonaro, los analistas no saben bien cómo operará con exactitud. No ha dicho a quién podría nombrar como ministro del Exterior, y fuera de su exagerada retórica de campaña, su plataforma oficial dependió en gran medida de generalidades, sin entrar a detalle en materia política.

RELACIONADAS
COMENTA ESTA NOTICIA
Cargando comentarios...
Cargando más noticias...
Cargando tendencia...