19 de marzo de 2019 notifications search
menu
Finanzas

más de una banca rota

DANIEL ERNESTO GONZÁLEZ
viernes 21 de septiembre 2018, actualizada 4:31 am


El país tiene grandes pendientes económicos, principalmente en materia de pobreza y combate a la desigualdad social; por el otro lado, tampoco se puede negar que México es una de las economías más grandes del planeta con una aceptable calificación crediticia, esta dicotomía de la economía mexicana hace pensar a unos que "podríamos estar mejor" y a otros en que "podemos estar peor".

La polémica desatada por Andrés Manuel López Obrador (AMLO) durante el arranque de su gira del agradecimiento al comentar: "el país lleva 30 años en bancarrota, lo que pasa es que la noticia ha pasado de noche; pero imagínense como está el sector energético. Ojalá se hiciera un balance, porque estamos produciendo petróleo como hace cuarenta años. En pobreza hay muchos más pobres ahora que antes, en inseguridad, peor aún: 80 homicidios diarios", pone en el escenario una discusión que está pendiente en la economía mexicana.

Por un lado, un jefe de estado no puede hacer comentarios tan a la ligera, pues podría generar inestabilidad en los mercados y crear un clima de desconfianza para inversionistas, para importantes sectores de la economía nacional, de hecho para un sector importante de la población esta condición de bancarrota no existe en México debido al crecimiento moderado de la economía, la llegada de nuevas inversiones y por la visión que se tiene de México en el exterior en materia comercial. Este comentario pudo ser interesante si lo hubiera hecho un candidato de oposición, pero no el futuro presidente.

Es innegable también que no se pueden dar discursos diferentes de un mismo tema según el público al que va dirigido ya que un jefe de estado tiene la obligación de dirigirse a todos por igual, pero es innegable también que conforme pasen los meses este tipo de mensajes lejos de suavizarse podrían ser cada vez más duros debido al entorno económico que se proyecta en el mediano plazo en el mundo en general.

Como economista entiendo que este tipo de mensajes son inadmisibles para el principal responsable de la política económica de un país, por otro lado, también entiendo que el próximo gobierno está en la búsqueda de un discurso que empatice más con millones de mexicanos que no entienden de finanzas y mercados; y que llevan años sufriendo fracasos económicos y que el lenguaje coloquial les permite entender mejor su circunstancia.

Si por un momento se deja de lado el libro especializado de economía y finanzas y se busca la definición de bancarrota por internet, se podría encontrar que este concepto se entiende como el hundimiento económico o falta de recursos de un Estado o Administración.

Ahora bien, imaginemos a un individuo que enfrenta una crisis financiera, seguramente dada su condición sus ingresos son menores a sus gastos, lo que para el sistema de cuentas nacionales de un país se podría definir como déficit fiscal que por cierto se proyecta de un 2 por ciento al cierre del 2018 en México.

Si esta persona tampoco cuenta con recursos económicos para enfrentar una emergencia (y se solicita una línea de crédito de Fondo Monetario Internacional por 88,000 millones de dólares), y además los pagos de sus necesidades básicas las realiza con la tarjeta de crédito (algo así como deuda pública para un país y que alcanzó ya el 48 por ciento del Producto Interno Bruto) pues si efectivamente puede decir "estoy quebrado".

Si la persona sólo completa cubrir pagos mínimos de sus deudas y los acreedores no dejan de insistir en que se cumpla con las obligaciones financieras no quedándole recursos para nada más, pues adivine que… (por cierto, casualmente son estos acreedores quienes dicen que la única forma de considerar la bancarrota de un país es cuando no se les puede pagar a ellos).

Por último, si se tienen remordimientos por las malas decisiones tomadas digamos en los últimos 40 años de neoliberalismo y por el consumo presente por las altas deudas futuras, se podría decir que el individuo en cuestión enfrenta una crisis financiera, ¿la historia le parece familiar?

Como economista reconozco que esta ciencia va más allá de la terminología financiera, que es una ciencia social que se relaciona con economía política, sociología, filosofía, ética, moral, etc. Y que esta forma de ver a la economía no es propiamente "chairismo" es la consideración de la transversalidad de la disciplina económica que toca todas las decisiones de la vida humana. Pero también antes que de ser economista soy ciudadano y definitivamente no soy parte de esos 27.7 millones de mexicanos que marca Coneval como no pobre ni vulnerable económicamente, por lo que con la declaración del presidente electo recibí un mensaje acorde a mi condición de vida, negar esto es síntoma de que no entendimos lo que sucedió el primero de julio de 2018.

RELACIONADAS
COMENTA ESTA NOTICIA
Cargando comentarios...
*
Cargando tendencia...